Estudiantes de la Udelar buscan revitalizar el potencial turístico del parque

Concurso premia ideas para revalorizar Arboreto Lussich

Dos propuestas para recuperar el Camino Lussich, el Arboreto y su zona de influencia, elaboradas por estudiantes de la Universidad de la República, compartieron el primer premio del Concurso de Ideas Proyectuales y Acciones Paisajísticas (IPAP), convocado por el Centro Universitario Regional Este y la Unión vecinal de Punta Ballena, Laguna del Sauce y del Diario.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sendas para ciclistas y más circuitos fueron contemplados en las propuestas estudiantiles.

Jóvenes que cursan carreras en la Facultad de Arquitectura y de Agronomía, presentaron un total de nueve proyectos, para recuperar y revitalizar una zona emblemática y patrimonial de Maldonado, que en los últimos años fue motivo de polémicas y controversias.

Como es sabido, está en marcha la construcción del denominado anillo perimetral que permitirá —en un futuro cercano— una vía rápida de tránsito entre Punta Ballena y los balnearios situados al este del arroyo de Maldonado, evitando atravesar Punta del Este.

Si bien los proyectos no son vinculantes, aportan una visión nueva e ideas muy innovadoras que respetan el ecosistema y ponen en evidencia el potencial de un espacio patrimonial e histórico como lo es el Camino Lussich y el bosque que lo circunda. Los proyectos cierran además una polémica que se registró en los últimos siete años entre los vecinos y las anteriores autoridades de la Intendencia de Maldonado.

Las propuestas ganadoras se presentaron con seudónimo: Órgnon realizada por Tamara Terra, Camila Rodal, Enrique Robaina, María Padula y Desafaltando de Arthur Le Forestier, Tomás Pereyra, Macarena Rodríguez y Estefanía Bentaberry.

Ambas lograron la mayor calificación.

"Fue una sorpresa general, ante la calidad de los trabajos", dijo a El País, Alfredo Pacheco, secretario de la Unión Vecinal de Punta Ballena. Pacheco, un empresario uruguayo, que luego de vivir por más de 35 años en Buenos Aires, decidió retirarse y afincarse de forma permanente en los alrededores de la laguna del Diario, sostuvo que el concurso "premió las ideas" y se manifestó "sumamente satisfecho" porque "lo que los jóvenes presentaron, es una lección para los técnicos de vialidad de la administración pública".

Desafío.

Los estudiantes que se postularon, asumieron el proyecto como un desafío y un aporte a la comunidad y no por el premio de la convocatoria, ya que el mismo—si bien tiene un valor simbólico importante— era de $ 10.000 en libros, que será, ahora, compartido entre los dos grupos ganadores.

Como se sabe el trazado y la construcción del llamado anillo perimetral norte (nombre que rechaza la Unión Vecinal), hizo que, tiempo atrás, se talaran eucaliptus y robles centenarios y se afectara el paisaje de una zona declarada Monumento Histórico Nacional desde 1984.

La movilización de los vecinos obligó a las autoridades a la rectificación del proyecto inicial, que no conformó y no tuvo en cuenta hasta ahora la revitalización de la zona.

El concurso paisajista contó con el apoyo y el asesoramiento del Taller de Diseño de Paisaje, dirigido por los arquitectos Rafael Cortazzo y Juan Articardi. En las instancias de estudio y análisis de las propuestas, además de la Unión Vecinal, se hicieron presentes representantes de los Departamentos de Turismo, Planeamiento e Higiene de la nueva administración de la Intendencia de Maldonado.

Los proyectos apuntan no solo a recuperar el camino y el arboreto, sino también los espacios que rodean la tumba de Antonio Lussich, ubicada enfrente a la que fuera su casa de veraneo y desde donde se puede contemplar una vista excepcional de Punta del Este.

También se impulsa crear sendas para ciclistas y refugios en las paradas de ómnibus. El tramo que comprenden los proyectos arranca desde el comienzo del Camino Lussich, en la Ruta Interbalnearia hasta el llamado Camino Marítimo, en cuyo trayecto además del Arboreto, hay casas particulares, una escuela y un camping.

Bosque artificial.

El hoy llamado Arboreto Lussich comprende 192 hectáreas en las que el poeta, marino y empresario uruguayo Antonio Dionisio Lussich, descendiente de croatas, cultivó y plantó especies vegetales de todas partes del mundo entre 1897 y 1928.

Uno de sus mayores logros estuvo en que árboles de climas totalmente diferentes crecieran y se desarrollaran con una rapidez hasta entonces desconocida. Sin proponérselo, Lussich descubrió las excepcionales condiciones del Uruguay para la forestación.

Su obra fue calificada por el célebre paisajista francés Carlos Thays, en el Congreso Mundial de Botánica celebrado en Francia en 1919, como "el bosque artificial más importante del mundo, creado por la mano del hombre".

Originariamente el bosque Lussich abarcaba más de 1.800 hectáreas, comprendidas entre el arroyo El Potrero y la Laguna del Diario.

La siembra de Lussich, serenó al viento y cambió para bien el agitado clima de Punta Ballena. Transformó, además, a la costa este del país y permitió el surgimiento del mayor centro de atracción turística del Uruguay.

Más de 400 especies exóticas en el parque.

El 5 de octubre de 1896, Antonio Lussich, propietario de una empresa de salvamento marítimo, compró un terreno de 1.800 hectáreas que se extendían desde el Arroyo el Potrero a la Sierra de la Ballena, y del Río de la Plata a la Laguna del Sauce, en el que entonces existían sólo rocas y dunas de arena. Al año siguiente emprendió los trabajos de forestación, que continuaron durante 30 años. En la actualidad, el arboreto cuenta con más de 400 especies exóticas y alrededor de 60 autóctonas.

Don Antonio Lussich

plantó especies

vegetales de todas

partes del mundo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)