vea el video

Concierto de músico ciego para ayudar a escuela de perros guía

Por un Mundo sin Barreras se denomina el primer concierto que realizará en Uruguay el músico argentino invidente Nahuel Pennisi, el próximo domingo en la Sala Zitarrosa. El mismo será a beneficio de la primera Escuela Integral de Perros de Asistencia y Terapia del país.

El propósito del recital de este joven, de ascendente carrera artística, es sensibilizar acerca de la necesidad de trabajar para un mundo y una cultura más inclusivos, promover la integración social de las personas con discapacidad y mostrar que ellas tienen muchos talentos para ofrecer. La actividad es organizada por Fundappas (Fundación de Apoyo y Promoción del Perro de Asistencia).

Pennisi nació en Buenos Aires en 1990 y desde pequeño mostró gran cercanía con la música y el canto. En la adolescencia decidió ser músico callejero, cantó y tocó su guitarra durante unos tres años en la peatonal Florida del microcentro porteño.

Su nombre y su talento comenzaron a trascender, ganó un concurso que le permitió cantar en el escenario principal del festival de folklore de Cosquín de 2009. Luego siguió desarrollando su carrera y compartiendo su música con artistas de la talla de los argentinos León Gieco, Luis Salinas, Lito Vitale y Pedro Aznar, y del mexicano Juan Gabriel.

El año pasado, junto a la propuesta Mundo Alas de Gieco, participó de un concierto en la sede de las Naciones Unidas, en el marco de la Conferencia de los Estados Partes de la Convención por los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Respecto a la necesidad de una sociedad más inclusiva para las personas con discapacidad que él pregona, dijo que en los últimos tiempos nota que "se está tratando de implementar una integración para que las personas con capacidades diferentes se sientan en igualdad de condiciones con el resto".

"Esta problemática siempre estuvo, pero hay que tratar de llevarla adelante y darle oportunidad a los chicos con capacidades diferentes para que hagan actividades. Todos tienen muchas posibilidades, es cuestión de encontrar el punto y la forma. Hace muy bien a todos y es una iniciativa importante desde lo social y lo humano", acotó el músico.

"Por ejemplo me doy cuenta que la gente normal tiene un poco de temor o incertidumbre de tratar con una persona discapacitada por miedo a ofender o molestar y pienso que eso se da por desconocimiento. Habría que vincular más a la gente discapacitada pero con el perfil de que no es que les falta algo sino que tiene otras cosas", comentó a El País.

"Entiendo que cuesta a veces dialogar con alguien que tiene una imposibilidad y que la integran a toda la persona. Es importante buscar una relación más carnal y real entre todos", agregó.

La calle.

Entre los 15 y 16 años, Pennisi pensó que podría vivir de la música. Fue entonces cuando comenzó a tocar como artista callejero.

"Me fue bien, empecé a tener una entrada laboral im-portante y lo prioritario era mostrar lo que me gusta, con-tar quién soy a través de la música".

"A partir de ahí definí que era mi vocación, que era muy importante para mí la música. Desde chico como hobby y ahora lo tomo como un desafío, siempre aprendiendo, que es lo principal", destacó.

Siente que los años de músico callejero marcaron su vida: "He aprendido mucho, creo que la calle es parte esencial de nuestra vida, nos marca mucho y uno absorbe y aprende de todos. Creo que esa experiencia de la calle fue lo principal para lo que me toca vivir ahora, que lo tomo con mucha felicidad".

Pennisi dice que se siente "muy protegido" con artistas argentinos y de otros países que destacaron su música. "Pero no cambia mi persona, soy muy perfil bajo, siempre espero seguir aprendiendo de todos los que me rodean y sobre todo agradecer a la vida por ponerme a artistas tan grandes en el camino. No queda más que disfrutarlo", afirmó.

Fundappas prepara a los primeros perros.

Fundappas cuenta con 13 cachorros que están socializando y de los que se espera salgan los primeros perros de asistencia entrenados en Uruguay. Actualmente hay cinco de estos perros en el país, todos traídos por Fundappas del exterior.

Esta organización ya cuenta con un terreno cedido por la IMM en el Parque Rivera, para instalar allí la primera Escuela Integral de Perros de Asistencia y Terapia de Uruguay. Cuentan con el compromiso del gobierno de colaborar con la construcción del lugar, pero aún restan trámites ante la comuna para iniciar la obra.

A más tardar en octubre, Fundappas necesita contar con este local para alojar y entrenar a los futuros perros de asistencia. En la organización hay optimismo en que se llegará a tiempo, pero también cierta preocupación, dijo Alberto Calcagno, vocero de la fundación.

El próximo domingo, llegará un instructor enviado por la Federación Internacional de Escuelas de Perros Guía, quien durante 15 días trabajará con los cachorros y preseleccionará a los que considere que pueden seguir en carrera. En Fundappas esperan que sea un porcentaje mayor al 50%.

Si no puede ver el video haga click aquí

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)