INTERNA NACIONALISTA

La Concertación divide a los blancos

Mientras el directorio discute qué hacer, García reivindica el instrumento y genera rechazo.

Nacionalistas discuten que será del futuro de la Concertación. Foto: Archivo
Nacionalistas discuten que será del futuro de la Concertación. Foto: Archivo

La vigencia del Partido de la Concertación está dividiendo a los nacionalistas en Montevideo. ¿Sirve como instrumento para alcanzar el gobierno del departamento? ¿Hay que reformar el mecanismo? ¿Por qué no se reúne al menos una vez al año su convención?.

Esas y otras preguntas se hacen en el directorio del Partido Nacional donde se procesa una discusión interna sobre qué hacer con el Partido de la Concertación y determinar si le sirve a sus intereses para la departamental de 2020. Mientras esto sucede, el senador del Espacio 40 Javier García, del sector Todos de Luis Lacalle Pou, salió públicamente a reivindicar a la Concertación "mejorándola, aprendiendo de los errores pasados, pero reafirmando el instrumento político-electoral".

Esto causó una reacción interna furibunda. El diputado Jorge Gandini (Por la Patria, Alianza Nacional), dijo a El País que la actitud de García "fue una deslealtad" hacia los compañeros que se encuentran analizando el tema en el seno del ejecutivo partidario, y que atenta contra la unidad partidaria. Meses atrás, Gandini presentó ante el organismo un documento solicitando la discusión de la viabilidad futura de la Concertación, haciéndolo con suficiente tiempo antes del inicio de la próxima campaña electoral para el departamento.

La Concertación fue un lema que se fundó antes de la elección departamental de 2015 como alianza entre los partidos tradicionales con el fin de terminar con el gobierno frenteamplista en Montevideo. Llevó como candidatos a Edgardo Novick, Álvaro Garcé y Ricardo Rachetti, pero no logró sus propósitos.

"El directorio ha realizado ya varias reuniones a las que vamos. El jueves 16 fue la última y se prepara otra para el jueves 7 de diciembre", informó Gandini a El País.

En el marco de la actividad "Montevideo Nos Une", organizada por el Espacio 40, García propuso "llegar a la campaña electoral nacional con un discurso también sobre Montevideo", que incluya "ideas para su gestión" y "una estrategia político-electoral" con "candidatos dedicados a esta tarea".

Sobre la Concertación, manifestó que "hay que separar el instrumento de su aplicación" y que "los defectos e inexperiencias de la elección pasada no invalidan la herramienta". "Con la Concertación se pudo avanzar y ganar gobiernos municipales (Ch y E) y tener presencia muy importante en otros, que por estrictas razones matemáticas sin la Concertación no se hubieran logrado. Separados, todos los que queremos el cambio en Montevideo, no podemos lograrlo", sentenció.

Por este motivo, concluyó que la alianza de los partidos tradicionales, "mejorándola, aprendiendo de los errores pasados, pero reafirmando el instrumento político-electoral" puede resultar una herramienta útil para un cambio en el gobierno departamental.

Malestar.

"Me siento defraudado" por la actitud de García, dijo Gandini, porque el directorio promueve "un debate interno" sobre la Concertación. "La experiencia de la Concertación tuvo claros y oscuros, y hay que pensarla mirando hacia el futuro. Requiere una política de alianzas para el departamento y lo nacional, y con quién", dijo.

En las reuniones a que convoca el directorio blanco participan los diputados por Montevideo, los ediles y los senadores vinculados a la capital del país.

Consultado sobre si la postura de García tiene relación con la elección de jóvenes en Montevideo, donde el Espacio 40 obtuvo la mayoría de los votos, Gandini dijo que no. "Si tuviera algo que ver con eso, lo más adecuado sería la prudencia y liderar el conjunto. Al revés. Me parece una pena que estropee un debate que no tiene sentido seguir dando", estimó.

Irónicamente, Gandini señaló que "ahora cada uno de los blancos dará su opinión en forma pública, nos mostraremos en diferentes posiciones y la gente podrá interpretar con derecho que no estamos unidos. Si cada uno debate por la prensa, no damos buenas señales".

"Para los que le gusta la Concertación, primero hay que concertar adentro del partido y después afuera", enfatizó.

El crédito se lo llevó Novick.

Quizás casi nadie se acuerde hoy, pero el Partido de la Concertación aún existe formalmente, aunque no funcione. Fue la vía para que blancos y colorados comparecieran juntos a la elección departamental de 2015 con mejores posibilidades que en ocasiones anteriores. De hecho ese fue el germen que derivó en la irrupción de Edgardo Novick en la política. Votó mejor que Lucía Topolansky y hoy, dos años después, Novick lidera un nuevo espacio político, el Partido de la Gente, que se largó a crear después de que desde tiendas blancas y coloradas le hicieran ver que no podría usar ese lema para una campaña nacional porque había sido creado como lema departamental para Montevideo. Desde el 10 de mayo de 2015, cuando se conoció que Daniel Martínez sería el intendente, la Concertación comenzó un largo proceso de estancamiento. Se formó una bancada de ediles en la Junta montevideana que al poco tiempo comenzaron con diferencias por su propio origen blanco y colorado. Hoy actúan inorgánicamente. El ejecutivo del partido se reunió muy pocas veces, y la convención nacional nunca lo hizo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)