NO SE TRIANGULA

Conaprole: acusación brasileña es absurda

El propio presidente de Conaprole, Álvaro Ambrois, asistió a la conferencia de prensa de los ministros. Es que la cooperativa es la principal empresa de un sector que vende al exterior el 75% de su producción.

Álvaro Ambrois, presidente de Conaprole. Foto: Archivo El País
Álvaro Ambrois, presidente de Conaprole. Foto: Archivo El País

Ambrois, que habitualmente mantiene un perfil bajo, señaló que la traba impuesta por Brasil es "preocupante sin duda, ya que ningún escenario es bueno para tener este problema, pero obviamente este momento que vive la lechería lo hace más preocupante". "No podemos vender con fluidez nuestra producción y sería insólito que estuviéramos importando. Parece realmente absurdo hablar de triangulación", como lo hace Brasil, señaló Ambrois. El 78% de las ventas de lácteos a Brasil es de leche en polvo. Es el principal mercado de los lácteos locales.

"Tenemos problemas adicionales. Venezuela que era un comprador importante está con compras cero no solo a Uruguay sino al mundo", agregó. Ambrois no quiso adelantar si la medida brasileña obligará a repensar los ritmos de producción de la cooperativa o si incidirá en su postura de cara a la próxima ronda de negociación salarial. "Estamos vendiendo en África, en Asia y en Cuba. Nosotros seguimos vendiendo en el mundo, pero esto obviamente es muy preocupante", insistió. Ambrois señaló que lo ocurrido evidencia la necesidad de contar con más acuerdos comerciales porque el Mercosur genera ventajas, pero también "ciertas restricciones" y existen para las empresas uruguayas "desventajas arancelarias en mercados importantes del mundo". Ambrois opinó que no es fácil sustituir a Conaprole como proveedor por la elevada calidad de sus productos y pidió abordar el tema con serenidad.

En 2016 Conaprole fue la principal empresa exportadora de Uruguay (al igual que en nueve de los diez años transcurridos entre 2007 y 2016). En 2007 colocó en el exterior productos por US$ 196 millones. En una década, de la mano del salto en la producción lechera, se disparó porque en 2016 sus exportaciones habían trepado a US$ 432 millones. El conjunto del sector lácteo exportó ese año US$ 563 millones. Las dificultades para colocar en Brasil también pueden llegar a afectar a las empresas Pili (Paysandú) y Claldy (de Young).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)