RECLAMARON POR SEGURIDAD

Colonia rusa de San Javier marchó contra la violencia

Pobladores aún sacudidos por el asesinato de Cristina Viera.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los manifestantes de San javier colocaron velas y flores frente a la chacra de la víctima. Foto: Daniel Rojas.

Más de un centenar de vecinos de San Javier salieron a las calles a reclamar por mayor seguridad: una marcha inédita para esta comunidad de 1.600 habitantes, fundada por inmigrantes rusos, que se vio conmovida por el asesinato de Cristina Viera, una mujer de 60 años, asesinada a hachazos por un joven de 20 años oriundo de Paysandú.

Los vecinos entienden que este desenlace pudo evitarse si la policía que actuó en primera instancia ante un llamado por violencia doméstica, hubiera detenido al individuo que amenazó de muerte a su pareja y a sus suegros, y dijo que incendiaría la vivienda. La policía no pudo controlarlo y cuando se les perdió de vista recorrió unos 600 metros hasta la chacra de Viera. La mujer alcanzó a pedir auxilio, pero cuando llegaron los efectivos, ya estaba en el suelo, gravemente herida. Fue trasladada al CTI de Paysandú donde falleció al día siguiente. El homicida fue detenido y procesado con prisión por la jueza Carol Ceraolo, de Fray Bentos.

"Esta marcha se realizó porque necesitamos que en San Javier no sucedan más hechos como lo que pasó con nuestra querida Cristina. Por eso como sociedad pedimos más seguridad, no más desacato, no más violencia y que nos cuidemos entre todos porque queremos seguir siendo un pueblo tranquilo", expresó la proclama leída por Alexis Villagrán en la puerta de la chacra hasta donde llegó la marcha que partió de plaza Libertad. La convocatoria no tenía fines políticos ni religiosos. "Queremos recordar a una persona que por un hecho violento ya no está entre nosotros", precisó Villagrán.

Patricia Vargas, una de las hijas de la mujer fallecida, encabezó con su familia la marcha a la que asistió la gente portando flores y velas encendidas. "Todavía no caemos, parece una pesadilla", dijo Patricia.

"No es contra la policía pero pudo haberse evitado si lo hubieran aprehendido antes", lamentó Rosario Ortiz, otra vecina que advirtió que en la pintoresca y apacible San Javier "antes se dormía de puertas abiertas y ahora se vive con miedo".

El alcalde de la localidad, Aníbal Facchín, le trasladó al jefe de Policía de Río Negro, Xavier Galnares, las inquietudes de la población por la escasa presencia policial y una reciente serie de hurtos no aclarados que hasta hace poco no eran frecuentes. La violenta muerte de Cristina Viera fue la gota que derramó el vaso.

"Esta desgracia y la forma como se dio, fue algo que dejó al pueblo muy dolido. Marcó un antes y un después para San Javier y es cierto que el accionar de la policía debería notarse mas", precisó el alcalde.

"Hablamos con el jefe de policía sobre la cantidad de funcionarios que tienen en la seccional. Hemos constatado que a veces hay solo uno o dos policías por turno y cuando se los llama, por diferentes razones no pueden acudir", indicó Facchín que recibió como respuesta de Galnares, el compromiso de cambiar la situación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)