PROYECTO

Clasificadores contra propuesta de la IMM: no quieren dejar sus caballos

Los clasificadores que usan caballos para recorrer las calles con sus carros consideran que la propuesta de la Intendencia de Montevideo, de sustituir los animales por motos con tráilers, “es una solución muy violenta y discriminadora”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La basura muchas veces es sacada del contenedor por los hurgadores. Foto: Ariel Colmegna

La Intendencia de Montevideo (IMM) propuso esta semana cambiar carros con caballos de los hurgadores por “motocarros”. Si bien es una idea que se viene manejando desde el año 2006, recién ahora la comuna la vuelve a plantear oficialmente con la promesa de llevarla adelante.

El lunes, el prosecretario de la IMM, Christian Di Candia, mantuvo una reunión con representantes de Basta de TAS (Tracción a sangre) para discutir el cronograma para la eliminación de los carritos tirados por caballos.

Se estableció un plan piloto para que las personas que utilizaban la tracción a sangre pasen a brindar servicios de recolección y clasificación de residuos a empresas y comercios. Aclararon que es una idea que se irá implementando de a poco.

Pero los hurgadores no están contentos con la noticia: el presidente del sindicato de la Unión de Clasificadores de Residuos Urbanos Sólidos (Ucrus), Carlos Silva, señaló en declaraciones a El Espectador que lo que plantea la comuna es "una solución muy violenta y muy discriminadora”.

Silva dijo que uno de los principales motivos por los que rechazan la idea son los costos de mantenimiento del vehículo y también para obtener la libreta. "Es más barato un carro de caballos para reparar", explicó.

El dirigente destacó que “para saber conducir en el tránsito" los clasificadores "precisan una cierta capacitación, y hay una gran cantidad de compañeros que no saben leer ni escribir”.

También dijo: "No tenemos por qué sufrir la obligación de entregar nuestros carros de caballos porque los compramos con nuestro esfuerzo y sudor”.

Y en relación a las protectoras de animales, Silva denunció que éstas se enriquecen con “donaciones, padrinos de fines de semana y bonos colaboración”. Y dijo que éstos son "un pequeño grupo" de personas que "se creen los designados por Dios para quedarse con nuestros animales".

Silva reconoció que aunque pueden existir casos puntuales, “no se puede decir que todos los clasificadores maltratan" a sus caballos.

En su opinión, además, de llevarse adelante el proyecto, la entrega de los "motocarros" no será justa y no todos se verán beneficiados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)