FOTOGALERÍA

Una ciudad que vuelve a vivir

El espíritu de los habitantes de Dolores se impone a la tragedia, a 6 semanas del tornado.

Cifra: 32 aulas prefabricadas fueron instaladas por la ANEP. Foto: ANEP
Cifra: 32 aulas prefabricadas fueron instaladas por la ANEP. Foto: ANEP
Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas

A seis semanas del tornado que arrasó la ciudad, Dolores trabaja sin pausa en pos de su reconstrucción, una tarea que, según los entendidos, insumirá al menos los próximos dos años. La ciudad ha vuelto poco a poco a su rutina, mientras de fondo se sigue escuchando el ruido de maquinaria pesada y de camiones que continúan retirando escombros de casas destruidas por el fenómeno climático. Son cientos los albañiles que trabajan durante todo el día en la tarea de levantar paredes y colocar techos. Al esfuerzo privado se le sumó esta semana un grupo de oficiales y albañiles contratados por la Intendencia para ayudar a las cuadrillas del ministerio de Vivienda y de la Dirección de Arquitectura.

A partir del miércoles 1° de junio, 1.550 liceales de Dolores volverán a tener clase tras el paréntesis provocado por los destrozos causados a los centros educativos el 15 de abril. En 26 días, la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) instaló 32 aulas prefabricadas, cinco baterías de baños y trasladó el mobiliario necesario a un terreno que incluye caminería interna.

Las autoridades actuaron con presteza para resolver los daños en las instalaciones de los liceos N° 1 y 2. El primero fue el que recibió el mayor impacto, en el tercer piso, mientras que el otro quedó prácticamente reducido a escombros, lo cual implicará levantar un nuevo centro educativo.

Durante este período, los más de 1.500 estudiantes asistieron a clases en una carpa instalada en un predio contiguo a la sede de la Universidad del Trabajo (UTU) de la ciudad, con el fin de que no perdieran el vínculo educativo, pese a que los cursos normales no eran posibles en esas condiciones.

Llaves.

El viernes, ANEP entregó simbólicamente las llaves del nuevo edificio construido en tiempo récord.

"En primer lugar hay que hacer un reconocimiento a las familias de los estudiantes y los docentes que tomaron este tiempo como una etapa de aprendizaje y con sacrificio cumplieron en estas semanas diversas prácticas educativas.

"Ahora llegó el momento de recuperar parcialmente la normalidad que sostenían estos dos liceos previo al desastre", indicó a El País, el presidente del Codicen, Wilson Netto.

Tres empresas trabajaron en conjunto para construir un complejo con 32 aulas y servicios sanitarios en un predio perteneciente a UTU.

"Entre este establecimiento que acabamos de montar y la UTU que está al lado, queda concentrada toda la juventud de la ciudad, es decir una de las riquezas más importantes que tenemos", expresó el jerarca.

Netto informó que mientras el Liceo N° 1 frente a la plaza principal será reparado en breve, no ocurre lo mismo con el Liceo N° 2 a partir de algunas sugerencias de construirlo en un espacio más amplio que permita proyectarlo al futuro.

"Lo teníamos proyectado en el plan de obras para los próximos 3 años, pero esto ha cambiado porque hay que demolerlo y construir uno nuevo. Vamos a trabajar escuchando a toda la comunidad", expresó el presidente del Codicen.

Dino.

El cantautor popular Gastón Ciarlo "Dino" vive transitoriamente en la casa de su cuñado, mientras a unos cien metros, una cuadrilla de Mevir reconstruye su casa en la esquina de Rodó y Guelman.

Dino estaba trabajando en la sala Zitarrosa cuando le llamó su hija para avisarle que había ocurrido un tornado.

"Fue espantoso, enseguida intenté comunicarme y ya no había línea. A las 19:30 viene Varela y me dice: nos vamos, es grave. Allí se me vino el mundo abajo", recuerda Dino.

Su familia estaba adentro de la casa cuando llegó el tornado. "En pocos segundos voló el techo, destruyó las paredes y lastimó a mi hijo Santiago en sus brazos, por lo que tuvo que ser hospitalizado y operado al día siguiente", indicó el artista.

"El camino fueron cuatro horas interminables en medio de una tormenta intensa. Cuando estábamos a dos kilómetros de Dolores veíamos que había luz en los extremos de la ciudad y en el medio una gran franja en la que no había nada", recuerda.

Cuando despertó a la mañana siguiente, recién pudo tomar conciencia del daño causado por el tornado. "Pensé que con todo eso lograron salvarse y era lo más importante", dice con voz resquebrajada en medio de la magnitud del fenómeno, del que aún en su cuadra quedan chapas retorcidas y ropas colgando de los árboles como vestigio del desastre.

"No nos van a ganar", dice pensando en sus vecinos, en su gente, "esa que perdió todo lo que había logrado en su vida con mucho sacrificio y que en un instante en el que un agujero en el techo se lo llevó todo".

"Va a costar mucho tiempo, mucho dinero y sacrificio, pero se va a hacer porque la gente tiene que volver a vivir en forma digna. Ningún tornado va a doblar el espíritu de la gente", explica el artista y recuerda que al día siguiente aparecieron brigadas con voluntarios de todos lados para ayudar en la emergencia.

"Todo eso nos da un panorama de lo que es el oriental. Hubo mucho de Artigas y al comentárselo a Daniel Viglietti, me dijo que es el mejor ejemplo de los versos de la poetisa Idea Vilariño: "De todas partes vienen los orientales".

Reconoció que de todo esto seguramente saldrá poesía y canción. "La vida está decidida a no dejarse aplastar. Experta en mil labores nunca echando pa atrás, cabeza en alto, orgullosa, Dolores salió a trabajar", son algunas de las frases que esbozó Dino en su intento de componer una letra que recoja el dolor, el sacrificio y en definitiva el poder de resiliencia de los doloreños.

Se muestra infinitamente agradecido a sus colegas y toda la gente de la cultura que se reunió para realizar una jornada solidaria en su beneficio.

"Fueron muestras de cariño muy grandes que a uno le hacen sentirse reconfortado", y enumera cada artista que se acercó o le hizo llegar un mensaje de aliento.

Contenedores.

Entre el estado y la Asociación Civil "Reconstruyamos Dolores", fueron 80 los contenedores dormitorio desplegados en los diferentes barrios para asistir a las familias que se quedaron sin vivienda y no tienen a quien recurrir.

"Lo más importante es la vida, pero por cierto que materiales perdí mucho, recién ahora estoy asimilando las cosas que ya no tengo", dijo Miriam Pérez, alojada en un contenedor ubicado en Barrenechea y Lavalleja "porque en la casa de mi hijo el espacio es muy reducido" y tampoco quiso "invadir su privacidad porque la espera por una vivienda será larga".

"Acá estamos bien atendidos. Nos traen comida caliente, agua, pan y productos de limpieza, pero además el médico te visita todos los días", cuenta la joven Vanesa Rodríguez, embarazada de cuatro meses.

Mientras espera su vivienda, la mujer está alojada junto a su esposo e hijo en un contenedor contiguo a la Escuela 102.

Empresas y vecinos juntos por la ciudad.

Al otro día del tornado un grupo de vecinos y organizaciones formó la asociación civil "Reconstruyamos Dolores", una agrupación conformada en principio por la Asociación Agropecuaria de Dolores, la Liga Comercial e Industrial de Dolores, profesionales y vecinos de la localidad.

Una de las primeras iniciativas surgió de un empresario imprentero. Aportó unos carteles que, con letras amarillas y fondo rojo, decía "Doloreños: juntos y unidos podremos". Esa frase fue colocada en todos los rincones de la ciudad con el propósito de elevar el ánimo de los más afectados.

Al mismo tiempo se presentó un sitio web (www.reconstruyamosdolores.org) con toda la información disponible sobre la catástrofe. Desde ese lugar se informan los avances y necesidades que se producen en el proceso de reconstrucción.

En el sitio hay planillas donde se puede observar las donaciones en dólares, pesos uruguayos y materiales. Hasta anoche la organización había recibido un total de US$ 87.846 y $ 681.321.

Los representantes de la asociación se reúnen semanalmente con las autoridades de la Intendencia y del gobierno central para coordinar los aportes.

Desde el comienzo se formaron distintas comisiones de trabajo. Entre otros, hay un equipo que trabaja los asuntos legales, otro los temas de arquitectura y han formado una comisión de apoyo para las escuelas, colegios privados y liceos afectados con la idea de que los estudiantes no pierdan sus cursos.

Un asunto que preocupa a los vecinos de la ciudad de Dolores es el de la salud. Con el tornado el hospital público se vio severamente afectado. En tal sentido, se está buscando la forma de implementar un servicio en que actores privados y públicos funcionen en un mismo espacio físico.

Al mismo tiempo, teniendo en cuenta que el gobierno nacional resolvió que su prioridad sería atender la emergencia de las viviendas, la asociación apostó a colaborar con pequeños comercios o industrias que también fueron afectados, según explicó Laura Echezarreta al programa En Perspectiva.

Se estima que unos 150 comercios, en su mayoría pequeños o medianos, fueron afectados directamente por el tornado.

Para colaborar con "Reconstruyamos Dolores" se puede aportar en las cuentas del Banco República, caja de ahorro en pesos 012-142478, y la caja de ahorro en dólares 012-142486.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)