UN CRIMEN QUE CONMOVIÓ AL PAÍS

Citaron a la Justicia a los maestros de la escuela de Felipe

Gente del deporte y familiares también serán convocados.

La jueza Adriana Morosini dispuso la citación para los próximos días de varias personas que mantenían algún tipo de relación con el niño asesinado Felipe Romero.

Efectivos de la Dirección de Investigaciones de la Jefatura de Policía de Maldonado se constituyeron ayer de tarde en la Escuela N° 2 de Maldonado y notificaron a los responsables del centro educativo que deberán presentarse en la sede judicial. Las citaciones alcanzan también a otras personas vinculadas con el niño, a nivel familiar y en su entorno deportivo. En la lista de convocados por la Justicia se encuentran además los padres de Felipe, quienes, por estar atravesando un tiempo de duelo, serán los últimos en comparecer ante la magistrada.

Morosini quiere establecer las condiciones en que el niño fue entregado en la escuela a quien a la postre sería su asesino. "No significa que vaya a haber una responsabilidad penal de maestras o padres. Pero nosotros, como la fiscal, tenemos que determinar las condiciones en las que Felipe fue entregado a (Fernando) Sierra", dijo la jueza a la emisora FM Gente.

Morosini también libró un oficio al Servicio de Material y Armamento para saber si el arma empleada por Sierra figura en sus registros. En caso de identificarse al titular del arma, será conducido ante la jueza.

Educadores.

Héctor Florit, consejero de Educación Inicial y Primaria, explicó a El País que el retiro de los alumnos en Primaria o Educación Inicial lo realiza quien está autorizado por la familia y, en caso de que se presentara un desconocido, "la maestra llama por teléfono a la casa para verificar que viene por encargo de la madre, padre o tutor".

Es en la reunión realizada a comienzos del año en todas las escuelas que las familias deben manifestar a los educadores quiénes son las personas de referencia para retirar a los niños y quiénes asumen la patria potestad y la representación de la familia para firmar el carnet y los comunicados, ser convocados a reuniones o citados frente a cualquier situación.

Todo eso queda registrado en la ficha del alumno. Frente a conflictos o cambios en la tenencia de los niños debe haber una comunicación inmediata a la escuela.

Según Florit, el homicida "era una de las personas de referencia, actuaba con la autorización de la madre y por eso retiró a Felipe con la misma naturalidad que lo hizo otras veces". Sierra "era un adulto autorizado al punto que asistía a las reuniones de padres, desempeñaba ese rol, y no una vez sino varias, incluso este año, y era de los adultos referentes anotados voluntariamente para cumplir tareas de colaboración en la escuela" de Maldonado.

Florit dijo a radio Sarandí que la madre de Felipe nunca llegó a informar al centro de estudios sobre la prohibición de que Sierra viera o retirara al niño.

"Faltó la comunicación a la escuela", afirmó el jerarca.

Si bien Sierra no firmó el libro de salidas para hacerse cargo de que se llevaba al niño, él estaba autorizado para hacerlo, remarcó el consejero Florit.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)