NUEVAS DERIVACIONES

Citan otros 6 indagados por Cambio Nelson

El juez Marcelo Souto indagará a integrantes de cinco empresas a las que Sanabria está vinculado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sanabria sale de la seccional 10. Foto: Ricardo Figueredo

El juez penal de Maldonado Marcelo Souto, que investiga la operativa de Cambio Nelson que desembocó en su cierre y ya procesó con prisión a su propietario Francisco Sanabria y a dos de sus colaboradores, Nelson Calvete y Soledad Ubilla, citó a declarar como indagadas a seis personas integrantes de empresas en las que Sanabria tenía participación.

En tanto, Souto espera el resultados de las nuevas pericias que pidió en torno a la actuación del expresidente del Banco Central, Humberto Capote, para decidir si lo procesa con prisión o no como lo pidió el fiscal Rodrigo Morosoli.

Morosoli dijo ayer al programa En Perspectiva de radio Oriental que en sus declaraciones Capote deslindó responsabilidades en el manejo del cambio, asegurando que "era un compilador de datos", lo que "fue refutado por otros indagados" y "sobre todo por los informes de Banco Central que dicen que hay ocultamiento deliberado" de información.

Fuentes del caso no descartan que el fiscal recurra la decisión del juez Souto de liberar bajo emplazamiento a Capote.

Los defensores de los procesados disponen ahora de un plazo de 48 horas para apelar la decisión del juez Souto.

Pruebas.

Ayer se dio a conocer el auto de procesamiento redactado por el juez Souto del cual se desprende la existencia de indicios de las maniobras irregulares que llevó adelante el cambista Francisco Sanabria y sus colaboradores al frente de Cambio Nelson.

Según consta en el auto "en la empresa también se recibía dinero de particulares a los que se les abría una cuenta corriente, donde estos indicaban en algunos casos los gastos a realizar, por ejemplo pago de servicios y facturas varias".

No obstante, existía otra modalidad de depósito irregular en que "solo se depositaba el dinero, previo acuerdo de un cierto interés que en algunos casos alcanzaba el 9% anual".

Los depósitos se recibían en pesos uruguayos y dólares estadounidenses billetes y "por sumas que variaban entre los $ 10.000 y los US$ 850.000".

Por otra parte, el juez sostiene que Sanabria "tenía participación en distintas empresas del medio, las que fueron identificadas" y "dichas empresas tenían cuentas abiertas en Camvirey S.A. (razón social del Cambio Nelson) y que por orden expresa del indagado (Sanabria) ese dinero también se utilizaba para otros fines, como ser pagar sus cuentas personales así como gastos de dichas empresas".

El documento sostiene que "también el dinero recibido por concepto de la red de cobranzas, los que contractualmente deberían ser volcados a Nummi S.A. (RedPagos) en un plazo de 24 horas, era utilizado para comprar divisas, para que el cambio pudiera operar, dicha decisión por lo general era tomada por Nelson Calvete" gerente y operador de cambio de la empresa.

Souto sostiene que "dichas conductas fueron provocando el vaciamiento de la empresa, generando serios problemas de liquidez".

Asimismo, se da cuenta que "las transferencias eran realizadas en su gran mayoría por Soledad Ubilla —contadora del cambio y oficial de cumplimiento ante el Banco Central del Uruguay— quien era la encargada del Tesoro y tenía la llave electrónica destinada a tales efectos".

Durante la indagatoria encabezada por el fiscal Morosoli y el juez Souto, quedó establecido que "a los efectos de bajar los costos de la empresa el indagado (Sanabria) organiza un sistema donde incluye a la indagada (Ubilla)" por la que "comienzan a liquidar los sueldos de los empleados por un importe bastante inferior, comunicando que varios trabajadores no concurrían a trabajar, cuando efectivamente lo hacían, buscando así disminuir los aportes al Banco de Previsión Social (BPS)".

La contadora Beatriz Silva, que fue procesada sin prisión, "se encargaba de la liquidación de los haberes de los empleados de la empresa y recibía las liquidaciones siendo ella la que recibía las liquidaciones, y a pesar de haber sospechado de la falsedad de la información que recibía, y haber consultado decidió continuar imprimiendo la información", dice el auto de procesamiento.

El juez subraya la actitud de Sanabria, quien al enfrentar serios problemas de liquidez, "libra una cantidad importante de cheques sin provisión de fondos, habiendo sido algunos de ellos presentados al cobro y devueltos por el Banco contra el cual habían sido librados".

Algunos tenedores de esos cheques y titulares de cuentas abiertas en Cambio Nelson se presentaron a radicar la denuncia, pero mucho otros no lo hicieron levantando sospechas.

Se detectaron alrededor de 2.000 clientes.

El fiscal de la causa que indaga la realización de maniobras irregulares en la gestión de Cambio Nelson por parte de Francisco Sanabria y dos de sus colaboradores, sostuvo que las investigaciones del Banco Central del Uruguay detectaron 650 clientes de la empresa, pero aseguró que "hay en el entorno de 2.000 clientes que depositaban y se les debitaba para pago de tarifas etc., o depósitos con renta".

En declaraciones al programa En Perspectiva de radio Oriental, Morosoli explicó que los clientes son "del entorno fernandino, pero también (de otros puntos) del territorio nacional e incluso argentinos".

El fiscal informó que se identificaron "tres cuentas que recibían intereses, una por un monto de US$ 800.000 otra que pasaba los US$ 200.000 y otra que estaba en torno a los US$ 300.000 o US$ 400.000".

Asimismo, Morosoli sostuvo que "la familia Sanabria tenía un considerable número de empresas que no han sido relevadas todas a la fecha. Las empresas tenían cuentas abiertas allí (en Cambio Nelson) y a través de las cuentas gestionaban pagos de funcionamiento y sueldos".

Finalmente, el fiscal dijo que en el juzgado penal de Maldonado hay unas 30 denuncias por apropiación indebida.

Corren los plazos para la apelación.

Ahora el expediente quedó de manifiesto para que los abogados defensores de los procesados se notifiquen del mismo y eventualmente interpongan recursos de apelación contra el auto de procesamiento. Esto dependerá de la estrategia que diseñe cada abogado respecto de su cliente. Una vez notificados de los fundamentos del juez para procesar a sus clientes, cada abogado tendrá cuarenta y ocho horas para interponer el recurso de reposición, apelación en subsidio y de nulidad contra el auto de procesamiento. También puede ocurrir que los abogados apunten directamente a las etapas de sumario y plenario. Esto se definirá en las próximas 24 horas de acuerdo a los plazos legales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)