cine

El cine pierde a uno de sus grandes referentes

Abbas Kiarostami, uno de los mejores y más personales directores de cine de los últimos años, falleció a los 76 años de edad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Flickr

Con sus eternos anteojos de sol, este director es en gran parte responsable de que se hable de "cine iraní", aunque ese país haya producido una nómina de directores con tanto talento como personalidad. 

Nacido en 1940 en Teherán estudió pintura y empezó filmando avisos publicitarios, pero una década antes de la Revolución Islámica, en 1969 se unió a Kanun, (Centro para el Desarrollo Intelectual de Niños y Jóvenes) donde creó el departamento de cine y empezó a proyectarse como director. 

Su cine, como el de varios de sus compatriotas (Mohsen Makhmalbaf y su hija, Samira Makhmalbaf, Ashgar Farhadi, Jafar Panahi y otros), suele ser tildado como "difícil" para los grandes públicos. Y tienen razón. No es un cine fácil, porque no es un cine que apunte exclusivamente al entretenimiento y a complacer. 

Es un cine que, más bien, se vale de todos sus recursos para no solo contar historias sino también plantear preguntas y —en el mejor de los casos— generar una reflexión un poco más trascendente que "¡Fua, qué buenos efectos especiales!". 

Ver una película como Primer plano (1990), es acceder a una realidad que pone en entredicho los estereotipos que podamos tener acerca de las relaciones entre hombres y mujeres en la sociedad irani, como también lo hizo la más reciente (2011) Una separación, de Asghar Farhadi.

Aunque las masas no acudieron a sus películas, el talento de Kiarostami era inapelable, y tuvo varios reconocimientos importantes. El más relevante de todos fue la Palma de Oro del Festival de Cine de Cannes en 1997 por una película que entra en la categoría "obra maestra", al lado de las mejores de Ingmar Bergman, Stanley Kubrick, Akira Kurosawa o Robert Bresson: El sabor de las cerezas

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)