vea el video

Cinco de seis exprisioneros firmaron el acuerdo y levantaron campamento

El que no firmó no sabe si se quedará en Uruguay. La firma duró más de dos horas, fue en la casa donde viven. La cancillería será quien pague los $ 15.000 mensuales a los refugiados.

Esta mañana cuatro de los seis refugiados y exreclusos de Guantánamo firmaron el acuerdo que el gobierno elaboró y que establece los compromisos que asumirán para poder comenzar con más formalidad su inserción en Uruguay. Uno de ellos ya había firmado.

El sirio Jihad Ahmad Diyab fue el único que no firmó porque está en dudas de si se queda en Uruguay. Ahmad Diyab fue el que en febrero viajó a Buenos Aires y llamó la atención de las autoridades kirchneristas, al punto que Migraciones le exhortó al Consulado uruguayo que el sirio regrese a Montevideo. Lo hizo sin apuro, luego de encontrar una mezquita para rezar. En los primeros días en Uruguay, a donde llegó en diciembre pasado, el único gesto que tuvo fue asomar a la ventana una foto de su hijo asesinado y el pantalón naranja que usaba en Guantánamo.

En la firma del acuerdo, los refugiados estuvieron acompañados de Mauricio Pígola, el abogado que asesora a cuatro de ellos, y Christian Mirza, el interlocutor del gobierno con ellos. 

Los exreclusos levantaron la medida de acampar frente a la embajada de Estados Unidos, pese a que en el acuerdo no hubo cambios y que aún no lograron hablar con autoridades de la embajada de Estados Unidos, como reclamaban. Mirza aseguró que no se cambió en nada la carta compromiso inicial y explicó que ahora los refugiados aceptaron el acuerdo porque había habido problemas de "entendimiento" a raíz de que ellos no hablan español. Se mantiene la partida mensual que recibirán en $ 15.000, la cual variará cuando lleguen sus familias y el plazo del acuerdo, que es por un año con opción a dos. 

El Ministerio de Relaciones Exteriores será el que financie la partida de $ 15.000 y no el Servicio Ecuménico para la Dignidad Humana, representante de Acnur en Uruguay. 

La reunión para la firma de la carta compromiso comenzó a las 10:00 y duró más de dos horas. Los exprisioneros prefirieron no hacer declaraciones.

Los liberados firmaron una copia de la carta compromiso en español y otra en árabe. El acuerdo incluye disposiciones sobre el alquiler de las viviendas que correrá por cuenta del Estado y que variarán en función de la cantidad de familiares que los liberados quieran traer. La instrumentación del traslado estará a cargo de la Cruz Roja que pagará los pasajeros correspondientes y se encargará de la documentación.

A cambio de vivienda y de un monto mensual de $ 15.000 los refugiados se comprometieron a aprender español y a recibir capacitación laboral.

El refugiado palestino Mohamed Tahamatan ya señaló su aprobación del convenio y no participó de la protesta frente a la embajada de Estados Unidos. De hecho, no ha sido visto en compañía de los otros cinco liberados.

Los refugiados ya no parecen tener tampoco más un contacto fluido con la dirigencia del Pit-Cnt que les facilitó la casa de Palermo en la que se instalaron inicialmente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)