inn content para meikle bienes raíces

Cinco consejos de expertos para encontrar la casa ideal

El equipo de Meikle Bienes Raíces se reunió para compartir sus tips a la hora de elegir propiedades.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El equipo de asesores de Meikle Bienes Raíces reunido en la inmobiliaria.

Comprar una casa es una decisión muy importante para cualquier familia, y por eso es útil tomar en cuenta algunas recomendaciones. Una buena planificación, paciencia, y la experiencia de un buen consultor son factores que pueden hacer la diferencia. En este sentido, el equipo de asesores de Meikle Bienes Raíces se reunió para transmitir los principales puntos a tener en cuenta a la hora de elegir la casa ideal.

Tener bien definida la ubicación

Como bien dice el dicho, hay tres variables a la hora de elegir una propiedad: “ubicación, ubicación y ubicación”. Pero este concepto no sólo se aplica al valor de una casa como inversión. “Hoy la tendencia es a simplificar la vida, entonces lo que más toman en cuenta los compradores es la ubicación, no solo como inversión inmobiliaria propiamente dicha, sino también teniendo en cuenta el valor en tiempo y calidad de vida que aplica directamente a su familia”, dice Ignacio Albanell, uno de los directores de la empresa.

Por eso, la dinámica de trabajo en Meikle es distinta a la de una inmobiliaria tradicional. Antes de mirar casas, los asesores tratan de coordinar una primera reunión con el cliente, para conocer la dinámica familiar y sus necesidades. ¿Dónde trabajan los padres? ¿A qué colegio van los chicos? ¿Dónde viven los abuelos? “Toda esta información nos ayuda a entender las necesidades de nuestros clientes y así ayudarlos en su búsqueda. Hemos aprendido que en el largo plazo ahorramos tiempo y nos aseguramos de encontrar la opción más adecuada”, dice el director.

Las inmobiliarias cuentan con un importante activo: la experiencia de haber buscado propiedades para mucho clientes. Este know how les permite conocer distintos puntos de vista y aprender de cada situación, para así interpretar mejor qué conviene a cada familia. Por más que cada situación es diferente, hay muchos puntos que son comunes a todas ellas.

No hay casas para toda la vida

Un error clásico. Todas las familias sueñan con la casa grande, llena de verde, rodeada de niños y perros que se conserva hacia la eternidad. Pero la realidad marca que las necesidades de una familia cambian con el tiempo, y la mayoría se termina mudando mucho antes de lo que se imagina.

“Cuando los hijos son chicos los padres quieren el cuarto cerca, pero a medida que crecen y se vuelven adolescentes buscan mantener cierta distancia. Y cuando los hijos se empiezan a mover solos, lo que más valoran los padres es que estén cerca o con rutas de acceso al liceo o la universidad”, explicó una asesora.

Las nuevas tendencias pasan no tanto por elegir una casa que dure para toda la vida, sino evaluar la que sea más adecuada al momento. Una estrategia recomendada es pensar en etapas: dónde quiere vivir uno durante los próximos diez años.

Enfocarse en lo importante

Cuando se visita una casa, el ojo tiende a concentrarse en desperfectos que saltan rápidamente a la vista, como las humedades y filtraciones. Pero salvo que se traten de vicios muy graves, no hay que desmotivarse.

Según el equipo de Meikle, lo más importante a la hora de juzgar una casa es la distribución de los ambientes, porque es lo más costoso de modificar. El diseño, los espacios, las ventanas, la ventilación y la iluminación natural son las principales características a valorar. “Los desperfectos se pueden arreglar, y las reformas siempre se pueden contemplar en el precio final”, explicó otro de los especialistas.

La inmobiliaria tiene un ejemplo paradigmático al respecto. Hace muchos años, existía en Carrasco una casa en la plaza Thays que nadie quería porque estaba abandonada y descuidada, y el rumor decía que “se hundía” por falta de cimientos. Donde todos veían un problema, Esther Meikle —la fundadora de la inmobiliaria— vio una oportunidad. Compró la casa, la reformó, y vivió allí durante muchos años. Finalmente la vendió, y terminó cerrando uno de los mejores negocios inmobiliarios de su vida.

Abstraerse de la presentación

Una regla básica en bienes raíces es que el vendedor debe presentar su casa como si la fueran a visitar sus mejores amigos. Un hogar limpio, ordenado y con una decoración de buen gusto hace más fácil para los compradores proyectarse viviendo allí. Sin embargo, este principio es un arma de doble filo, ya que los interesados pueden desmotivarse si la presentación no es de su agrado.

Según los asesores de Meikle, sorprende la cantidad de gente que descarta una casa por cosas accesorias. Los muebles, el color de las paredes, o incluso una alfombra fuera de lugar pueden generar una falsa impresión de una vivienda. Por eso el mejor consejo es abstraerse y concentrarse únicamente en si la disposición se adapta a las necesidades de la familia.

Encontrar un asesor que te escuche

En estos tiempos, existen numerosas plataformas donde contactar directamente al propietario. Y si bien este método tiene sus ventajas, carece de filtros. Los compradores pueden pasarse meses mirando propiedades sin encontrar lo que buscan.

Por eso, si se quiere hacer un buen uso del tiempo, lo más recomendable es contactar a un asesor inmobiliario, que escuche al comprador y lo guíe. Según el director Ignacio Albanell, lo más importante en este negocio es la confianza, y un buen asesor es aquel que te ahorra tiempo, te informa sobre el mercado y es sincero con cada cliente.

El equipo de asesores de Meikle Bienes Raíces está conformado por once personas, la mayoría mujeres. Según el director, encontrar vendedores en el mercado inmobiliario es fácil, lo difícil es encontrar un equipo de personas que generen un vínculo de confianza con el cliente.

La honestidad, la iniciativa y el buen trato son las principales cualidades que la empresa busca en sus asesores inmobiliarios, y es lo que le ha otorgado un perfil que se mantiene después de tantos años. “Nosotros siempre decimos que no tenemos vendedores, sino asesores. Y lo más importante es que sepan escuchar”, dijo.

Más de tres décadas de experiencia

Desde hace 35 años, MEIKLE Bienes Raíces es un referente en el sector inmobiliario. Fundada por Esther Meikle, la empresa de asesoría inmobiliaria se especializó en proyectos en el barrio de Carrasco, pero con las nuevas generaciones se inició un proceso de expansión hacia otros sectores de la ciudad. Hoy Meikle es dirigida por los hijos de Esther, Ignacio y Matías Albanell, que mantienen con vida las tradiciones de la empresa.

El equipo de Meikle frente a la sede de la inmobiliaria en la calle Carlos Sáez.
El equipo de Meikle frente a la sede de la inmobiliaria en la calle Carlos Sáez.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)