CONTAMINACIÓN

Cianobacterias ponen en riesgo al turismo

Empresarios de Montevideo reclaman “acciones efectivas”

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La bandera sanitaria fue prácticamente desplegada en todas las playas de Montevideo. Foto: F. Ponzetto

Si bien la costa de Montevideo es el espacio más democrático de la capital, donde confluyen todos los estratos sociales, a la fecha los ciudadanos que quieran refrescarse en una playa deben contar con los recursos suficientes para salir del departamento.

Ayer, la Intendencia de Montevideo inhabilitó para baños todas las playas de la capital ante la presencia de cianobacterias. Oficialmente apenas se salvaron dos: la Carrasco y la Verde, aunque ésta última tenía en la tarde de ayer la bandera sanitaria.

Por tanto, si un montevideano quiere disfrutar de una playa sin contaminación, tiene que ir a una zona más cercana al océano Atlántico, dado que el agua salada frena la presencia de la bacteria.

En Canelones se ha registrado la presencia de la cianobacteria, pero en pocas ocasiones se inhabilitaron sus playas. En ese sentido, en enero pasado las playas de Atlántida debieron ser inhabilitadas, en un hecho sin precedentes.

Llegar desde Montevideo a una playa oceánica de Rocha, por ejemplo, puede exigir un viaje de más de tres horas y puede costar entre $ 442 y $ 600 (según el destino final) por tramo, en ómnibus de línea. En automóvil hay que cubrir el costo del combustible, unos $ 1.500 dependiendo del modelo del coche, más tres peajes a razón de $ 70 cada uno.

En riesgo.

Algunos empresarios del turismo montevideano ya comienzan a percibir efectos nocivos en el mediano y largo plazo. Eduardo Santos, presidente de la Cámara de Hostales y Posadas del Uruguay, aseguró que "si no se toman medidas efectivas nos va a afectar, hay mucha gente que viene a disfrutar de las playas y el boca a boca funciona. Y así como lo bueno se propaga, lo malo también y más rápido". Por tal motivo, Santos advirtió que la aparición de cianobacterias debería se un tema que importe a la "sociedad en su conjunto".

El empresario señaló que los turistas preguntan por la situación de las playas y las cianobacterias. "Explicamos que es una costa con agua de río, para dar una buena impresión siempre les recomendamos que hablen con los guardavidas, no queremos meter miedo en el tema pero es un asunto a prestar atención", dijo.

Montevideo recibió a unos 935.847 turistas extranjeros durante el año 2015, según datos divulgados por el Ministerio de Turismo. En ese período se registró un incremento del 11% respecto al año anterior. De acuerdo a esas cifras, la capital fue la ciudad que captó un mayor número de visitantes.

Para Luis Aubriot, doctor en Ciencias Biológicas y docente de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República, la forma de evitar la presencia de cianobacterias en las playas de Montevideo es "controlando el aporte de nutrientes en las principales cuencas del Río Negro y el Río Uruguay; hay tres países involucrados, es un cuenca grande".

"Los nutrientes que están en exceso en los cuerpos de agua son fósforo y nitrógeno. Sumado al tiempo de retención del agua en los grandes embalses que tienen una morfometría muy irregular. Allí el agua es retenida por mucho tiempo y alcanza altas temperaturas, eso combinado con los nutrientes de la actividad agrícola, son condiciones para el crecimiento de cianobacterias", dijo Aubriot a El País.

En caso de no bajar la presencia de nutrientes se podría esperar un aumento en la presencia de cianobaterias. "Puede ser que se produzca un aumento, en la zona del Río Negro y Río Uruguay es un fenómeno que ya excede la estacionalidad y está presente todo el año debido a las condiciones hidrológicas y a que las cargas de nutrientes han ido en aumento en la actividad agropecuaria y las industrias", dijo Aubriot.

Por otro lado, el científico subrayó que las cianobacterias no avanzan hacia las playas de mar. "Tienen una capacidad de resistir en niveles bajos de salinidad", informó.

El experto mencionó que la aparición de cianobacterias en las playas se produce con la presencia de vientos del suroeste. "Esto hace que los organismos, que tienden a flotar, se acumulen en las orillas y terminen en las playas", señaló.

Aubriot puntualizó a El País que la mitigación del fenómeno se puede alcanzar con un plan conjunto que incluya todos los países de la región.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)