VIDA, CONVIVENCIA Y LIBERTAD DE CREACIÓN

Chistes políticamente correctos

Comuna canaria y el Mides premiarán con $ 90.000 humor que no estigmatice a minorías.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cucuzú: el humorista no tiene pensado participar del concurso. Foto: Archivo El País

En el Mides y en la Intendencia de Canelones quieren reírse de otra cosa. Ya no quieren escuchar chistes verdes, de mujeres, homosexuales o de gallegos. Para eso convocaron a participar de un concurso de humor bajo la consigna: "¿Y si nos reímos de otra cosa?".

De acuerdo a las bases, que están disponibles en la página web de la comuna canaria, se premiará a las "propuestas escénicas que a través del humor, nos den señales claras de que podemos reírnos sin discriminar por cuestiones de etnias, género, orientación sexual o discapacidades".

Quienes obtengan el primer premio del certamen ganarán 15 contrataciones para realizar la presentación del espec-táculo en diferentes localidades del departamento de Canelones, por $ 6.002,28 por actor y presentación. Los ganadores del segundo premio se harán acreedores a ocho contrataciones en las mismas condiciones.

En las bases del concurso se establece que los criterios para la puntuación tendrán en cuenta "el humor, la adecuación al tema, la creatividad y la originalidad". Los dos últimos requisitos tendrán 20 puntos cada uno, sobre un total de 100. La "adecuación al tema" será valorada con 60 puntos, y en caso de no ser contemplada, ameritará la descalificación.

Persecución.

La convocatoria despertó críticas en humoristas uruguayos consultados por El País, sobre todo en los profesionales del "chiste verde". Walter "Cucuzú" Brilka, uno de los humoristas de mayor convocatoria en el carnaval y espectáculos independientes, dijo que no tiene previsto presentarse al concurso.

Está convencido de que no se puede herir a nadie con humor.

"Humor es humor; no es agresión. Si empezamos con esas sutilezas, ¿de qué nos vamos a reír? La gente se ríe de todo. Una vez fue a Rumbo a la Cancha (programa en que actúa "Cucuzú") Carlos "Bocha" Pintos, que es negro y me pidió chistes de negros", aseguró.

En el año 2013 fue acusado por el coreógrafo Martín Inthamoussu de "homofobia" por su interpretación de un personaje

llamado "Gayman". Ese año "Cucuzú" se presentó en el desfile de carnaval por 18 de Julio vestido con un traje color rosa y bananas en las manos.

"Cucuzú" admitió que hay una persecución sobre su forma de hacer humor por parte de "una manga de pseudomoralistas y pseudovanguardistas que se hacen los modernos porque tienen una necesidad de hacerse ver".

Para el humorista uruguayo, los críticos "se fueron al carajo".

Aseguró que no es posible hacer un buen espectáculo de humor sin romper las bases del concurso propuesto por el Mides y la Intendencia de Canelones.

"¿Está mal hacer chistes de borrachos? Yo soy alcohólico y lo sabe todo el mundo. ¿Me podría sentir ofendido si alguien hace chistes de borrachos? Creo que no", afirmó.

Cambios.

Por su parte, el reconocido humorista Diego Delgossi aseguró a El País que en 20 años cambió la forma de hacer humor. Recordó que en aquel momento se podía hacer chistes sobre personas con discapacidades que hoy no son aceptados por el público.

En esa línea, se manifestó de acuerdo con ese cambio en el relacionamiento social. No obstante, advirtió por una nueva forma de limitación a la tarea de los creadores.

"Una cosa es la preservación de las formas de acuerdo al avance de los derechos, lo que me parece muy bien, y otra es cuando se transforma en una cacería de brujas en la que uno tiene que estar mirando para los costados a ver si puedo o no decir un chiste", afirmó.

Para Delgrossi "se está coartando la libertad de expresión artística, no solamente en el humor. Sucede en el periodismo o en el carnaval".

El humorista señaló que en una de sus rutinas hace una anécdota sobre sus antepasados gallegos. Tras una presentación "vino una persona muy ofendida porque mencioné la palabra gallego".

"Yo no había dicho nada negativo, conté una anécdota, no dije que eran brutos ni nada por el estilo. Lo mismo me sucedió en otra ocasión por decir la palabra argentino. Me dijeron: Cuidado que acá hay argentinos. Yo no dije argentinos ladrones o corruptos, no dije nada", indicó.

"La gente está en una trinchera esperando lo que uno va a decir para disparar a discreción. Son las mismas personas que salen a la calle y ven a un niño con hambre y no lo ayudan", aseveró el humorista.

El curioso lenguaje de las bases del concurso.

Las bases del concurso "¿Y si nos reímos de otra cosa?", un documento oficial divulgado por el Ministerio de Desarrollo Social y la Intendencia de Canelones, incluyen un cambio sustancial en el idioma español. Cuando se refiere a todos, recurre el barbarismo "todxs", para incluir a ambos sexos. Otro tanto sucede cuando pretende señalar el término directores. Para no ofender a nadie, utiliza la palabra "directorxs". En la bases del concurso se alude a "lxs participantes", "lxs seleccionados", y también a "lxs miembrxs" del jurado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)