RENOVACIÓN JUDICIAL

Chediak asumió presidencia de la SCJ

Admitió que nuevo Código de Proceso Penal “va a empezar, aunque con problemas”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Chediak asumió en presencia de Bonomi y los expresidentes Sanguinetti y Lacalle. Foto: F. Flores

Va a empezar aunque con problemas. La apreciación sobre el arranque del nuevo Código del Proceso Penal que se implementará a partir del próximo 17 de julio fue de las más repetidas por el magistrado Jorge Chediak quien ayer asumió la presidencia de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), por tercera vez en su carrera, reiteración que no ocurría desde los años 30.

"Para julio no va a 100% toda la infraestructura" y el nuevo Código del Proceso Penal "puede incluso llegar a funcionar peor que el actual Código porque los roles no se aceitaron", dijo Chediak, quien consideró que pese a ello "va a tener una decente implantación".

Chediak será el encargado de guiar la implementación de la reforma que será el objetivo primordial del Poder Judicial para este año. Hay aspectos en los que anticipa "errores" y en otros sostiene que se va a retrasar su puesta en marcha, especialmente en el interior, por problemas locativos.

Para el nuevo presidente de la SCJ "la bondad de este código, que es garantista, no se podrá juzgar en agosto, septiembre u octubre".

Si bien se ha asociado el nuevo Código con mejoras a nivel de la seguridad, Chediak dijo que "el impacto en la seguridad pública no lo podemos vaticinar" porque "no fue diseñado para esto". Según él, "los códigos no hacen milagros" y por tanto "esperar un impacto en la seguridad es desencaminado". El presidente recordó que la gesta del nuevo Código comenzó en el primer año de gobierno de Tabaré Vázquez en 2005, cuando "no había problemas de seguridad como los actuales", al punto que, recordó, "se liberaron en el entorno de mil presos del sistema carcelario". El foco del nuevo Código, dijo, es "dar transparencia y agilidad".

Parte de ese proceso se basa en que habrá audiencias públicas y "los fiscales penales van a tener que aprender a juzgar en público y los defensores a defender en público", y eso a su vez va a generar "más transparencia" porque hoy, dijo, no queda claro por qué ante una rapiña a un delincuente se le impone una pena y a otro otra. En la audiencia pública es donde Chediak ve que se podrían dar los mayores escollos. "Para empezar hay otro código de vestimenta, porque no se puede estar totalmente descontraído en una audiencia pública, el juez no puede ir con la corbata desabrochada, los abogados no pueden ir de campera, la actitud no puede ser la misma", dijo Chediak.

Asimismo, "la dinámica es distinta porque es más rápida, entonces parte de que todos vamos a tener que aprender a resumir y ser sucintos". En este sentido dijo que las audiencias "no podrán ser de un promedio de cinco o seis horas porque se van a crear dos turnos". Pero también dijo que habrá que resolver problemas como la protección de la identidad porque "mucha gente va a tener miedo de declarar".

Según Chediak en Uruguay había "una tradición de resumir los escritos y los alegatos por avaricia, porque el papel de oficio había que pagarlo por foja, pero con la computadora se perdió y en las últimas décadas tenemos guardados considerandos estándar que toco un botón y la impresora me imprime 40 páginas de considerandos que se podían haber resumido en dos o prescindido, entonces se perdió la capacidad de síntesis y nos volvimos grandes gastadores de papel".

Por otra parte dijo que con el nuevo código "vamos a pasar la supervisión de la investigación policial de un colectivo que tiene gran experiencia que son los jueces penales para que lo tenga un colectivo que no lo ha hecho nunca y allí se van a generar problemas, para empezar porque la Policía tiene claro que recibe órdenes de los jueces penales, pero nunca ha recibido órdenes de los fiscales penales y allí puede haber problemas de coordinación que en los primeros meses se van a evidenciar".

En el evento de asunción de Chediak participó el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, el fiscal de Corte, Jorge Díaz, y los expresidentes Luis Alberto Lacalle y Julio María Sanguinetti, y los legisladores Álvaro Delgado y Pablo Mieres, además de otras personalidades.

Chediak dijo que su principal preocupación es encontrar una salida al diferendo salarial. "Nos estamos acercando al final de un proceso judicial por el tema salarial, se han dado pasos importantes", dijo.

TERMINÓ LA FERIA JUDICIAL.

Hay varias causas en el tapete.

Ayer se reanudó la actividad judicial al finalizar la feria mayor. Jueces especializados en Crimen Organizado y magistrados penales ordinarios reiniciarán las investigaciones de hechos que generaron elevada repercusión pública en 2016.

Ya sea porque impactaron en intereses político-partidarios, o porque sacudieron el ambiente del fútbol. Algunos casos, como el crimen de Lola Chomnalez, aún mantienen en vilo a los uruguayos, que se preguntan cómo el asesinato de una adolescente en una playa puede quedar impune.

La denuncia penal sobre posibles actos de corrupción en la gestión de Ancap presentada por la oposición es una de las causas que comenzará a agilitarse en el arranque de este año.

El pedido fiscal de condena para Fernando Lorenzo, exministro de Economía, y Fernando Calloia, expresidente del Banco República, por el remate de los aviones de Pluna, tendrá una resolución en las próximas semanas.

Otro caso que se dilucidará es la apelación presentada por la defensa de Héctor Amodio Pérez al procesamiento por violaciones a los derechos humanos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)