Hubo gestiones directas con Nicolás Maduro en Caracas

Está cerca un acuerdo para deudas venezolanas

Una reunión el sábado de la semana pasada en Caracas entre un grupo de uruguayos y el presidente Nicolás Maduro permite avizorar una solución para que cobren varias empresas uruguayas que proveyeron al sector público venezolano. En la reunión participaron el diputado del Movimiento de Participación Popular,

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Embajador venezolano en Uruguay, participa de las negociaciones por deudas. Foto: M.Bonjour.

Daniel Placeres, y el directivo de la ex Funsa, Enrique Romero, además de otras personas vinculadas a empresas recuperadas por sus trabajadores que proveen habitualmente a Venezuela. En las conversaciones también se involucró el embajador venezolano en Uruguay, Julio Chirino.

El principio de acuerdo supondría una solución para que puedan cobrar un total de US$ 44,5 millones Conaprole, la ex Funsa, Urutransfor, Granja Tres Arroyos y el laboratorio Fármaco Uruguaya. La cooperativa láctea tiene para cobrar US$ 27,2 millones, Urutransfor unos US$ 2 millones, Fármaco Uruguaya US$ 4,8 millones, la ex Funsa US$ 3,3 millones y granja Tres Arroyos US$ 7,3 millones. El mecanismo supondría que Petróleos de Venezuela aceptaría que Ancap redireccionase a una cuenta de Bandes Uruguay de la cual se cobrarían los exportadores los fondos que originalmente estaban destinados al pago de importaciones de crudo. De todas formas, faltan definir aspectos operativos.

Granja Tres Arroyos vendió pollos a Venezuela, la ex Funsa productos destinados al transporte público y Urutransfor transformadores para Corpoelec, la empresa eléctrica venezolana.

Romero dijo a El País que la ex Funsa provee a Venezuela desde 2009 y que es su principal mercado. La próxima semana enviará 17 contenedores y evalúa renovar el contrato que tiene con una importadora estatal que recibe sus productos.

De todas formas, en esta solución no entran otros US$ 25 millones por mercaderías enviadas por otras empresas uruguayas y todavía no cobradas.

Venezuela atraviesa una durísima crisis económica. Tiene la inflación más alta de América del Sur y un agudo desabastecimiento. El desplome del precio del petróleo ha hecho que merme el ingreso de dólares al país por lo que le resulta difícil acceder a divisas con las que pagar las importaciones.

El intercambio comercial con Venezuela ha caído y esto afecta en particular a las empresas lácteas Conaprole, Pili, Calcar y Claldy que tenían en ese país un destino fundamental para sus quesos y que ahora ven que las exportaciones se han detenido totalmente. Los quesos representaban más del 40% de las exportaciones uruguayas a Venezuela que en los dos primeros meses de 2014 llegaron a US$ 78 millones y en el mismo lapso de este año no pasaron de US$ 18 millones, lo que representó un derrumbe del 77%.

Datos a los que accedió El País muestran, por ejemplo, que la láctea Pili exportó diversos productos por US$ 42,7 millones a Venezuela en 2014 y que en los tres primeros meses de 2015 solo envió US$ 2,9 millones. En cuanto a Claldy, pasó de US$ 23,6 millones a US$ 1,7 millones en el mismo lapso.

Las empresas arroceras Arrozal 33, Casarone y Coopar que en 2014 realizaron algunos embarques en lo que va del año no han hecho ninguno al igual que Granja Tres Arroyos. El propio vicepresidente Raúl Sendic se ha involucrado en las negociaciones para procurar restablecer el intercambio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Edinson Cavani festejando su gol número 151 con la camiseta del PSG

Cavani no quiere hablar del récord de Zlatan

Max caracteres: 600 (pendientes: 600)