Pieza metálica “aterrizó” muy cerca de San José de Mayo

Cayó del cielo, se clavó en la ruta y lo robaron

Un extraño objeto metálico apareció en la mañana de ayer hundido en el asfalto de la ruta 11, frente al Parque Rodó y a muy pocos metros del inicio de la planta urbana de la ciudad de San José de Mayo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En la mañana de ayer la televisión local concurrió a filmar el extraño objeto.

Nadie supo explicar qué era pero en la tarde de ayer ya había desaparecido y apenas quedaron algunas marcas.

Una vez que se supo de su existencia uno de los primeros en llegar al lugar fue el arquitecto Luis Castro Pollero. El profesional confirmó a El País que a la hora 9:00 de ayer tomó contacto con el objeto.

Lo describió como "algo parecido a una masa de auto con un octógono en el medio y con dos agujeros irregulares que atraviesan de lado a lado la pieza". Según el profesional, el objeto es de "material que parece ser aluminio pero es de un color gris oscuro. Podría tratarse de manganeso o algo similar", especuló.

Castro estima que el objeto estaba hundido con un profundidad de 10 centímetros. A partir de ese elemento, intentó estimar la potencia de un eventual impacto. Para ello se basó en la fórmula utilizada por el Esclerómetro, un aparato utilizado para medir la resistencia o compresión del hormigón de los edificios.

"No soy calculista pero estudié durante cuatro años en la facultad materias de cálculo, es muy fácil sacar la cuenta. La resistencia mecánica del bitumen es de unos 2.000 kilos por centímetro cuadrado, el objeto mide unos 30 centímetros de diámetro; me da que la fuerza del impacto fue de 1.410 toneladas. Podría haber venido a gran velocidad hasta incrustarse", estimó el arquitecto.

Con esos datos, las especulaciones de los vecinos se dispararon. El propio Castro se puso a indagar la posibilidad de que el objeto fuera "basura espacial", provenietne de un satélite terrestre. Sin embargo, todos los datos que encontró indican que no hay piezas industriales de ese tamaño afuera de la atmósfera, explicó.

También se planteó la hipótesis de que fuera una parte de los aerogeneradores que se están instalando en la zona. "Si así fuera no se entiende por qué se hundió de esa manera en el asfalto", dijo. Castro hizo saber del caso a los medios de comunicación de San José y envió fotos a la Dirección de Aeronáutica de la Fuerza Aérea Uruguaya.

Otros vecinos de San José consultaron a mecánicos de aviación quienes no reconocieron la pieza como de uso en esa industria, según pudo saber en la tarde de ayer El País.

En la tarde de ayer el objeto metálico que había sido visto y filmado en la mañana ya no estaba. Los vecinos dijeron que no vieron a nadie quitar el objeto. En opinión del arquitecto, para retirar el objeto se tiene que haber utilizado herramientas como picos o palas. "Yo pensé en sacarlo pero no lo hice", admitió entre risas.

Riesgos de la basura espacial


Carcasas de cohetes, satélites abandonados y chatarra procedente incluso de misiles orbitan alrededor de la Tierra a gran velocidad, a unos siete kilómetros por segundo, lo que amenaza también el futuro de la exploración espacial. La NASA viene explorando tecnologías para quitar la chatarra espacial.

En total hay unos 500.000 desechos espaciales de diverso tamaño, aunque los más peligrosos son los alrededor de 20.000 de al menos diez centímetros de longitud.

"Incluso si la humanidad dejase de enviar artefactos al espacio, el problema seguiría aumentando porque las piezas allí arriba continúan chocando y multiplicándose", según afirmó la astrofísica malasia Mazlan Othman, directora de la Oficina de Naciones Unidas para el Espacio Exterior a la agencia EFE.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)