PLANTEO POR LEY

Cautela opositora ante el proyecto sobre el alcohol

Blancos e independientes no quieren adelantar su postura.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Getty Images.

Los blancos y el Partido Independiente se paran con cautela frente a la convocatoria que hizo a todos los partidos políticos el Poder Ejecutivo para presentarles el alcance de un proyecto de ley que será enviado pronto al Parlamento para regular distintos aspectos vinculados al consumo de alcohol.

El coordinador de la bancada blanca, el senador Álvaro Delgado, dijo a El País que trasladará a la Agrupación Parlamentaria nacionalista la iniciativa, y recordó que la participación de la senadora nacionalista Verónica Alonso en el grupo que trabajó barajando ideas para el proyecto, fue "a título personal". No quiso adelantar opinión sobre la iniciativa.

El senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, señaló a El País que el diputado de su sector Daniel Radío, quien también estuvo en el grupo, no participó de la redacción. Los independientes creen que es necesaria "algún tipo de regulación", pero que debe abordarse "con mucho cuidado" para evitar "medidas drásticas y contradicciones", dijo Mieres.

En la comisión que trabajó en el asunto también participó la Federación de Obreros y Empleados de la Bebida (FOEB).

El proyecto del gobierno establece que se crearía una Unidad Reguladora de Bebidas Alcohólicas (cuyo cometido será promover y proponer acciones tendientes a gestionar los riesgos y reducir los daños asociados al consumo problemático de bebidas alcohólicas), y que se prohibirá la venta y ofrecimiento de estas bebidas entre las 22 y las 8 horas. Estarían excluidos los locales en cuyo interior está autorizado el consumo de alcohol como los bares. También quedaría vedado el expendio bajo la modalidad de "canilla libre" o "happy hour" en locales y confiterías bailables, discotecas, salones de baile, clubes y bares.

Quedaría asimismo vedada la publicidad que incite al consumo de bebidas alcohólicas a los menores de 18 años. Asimismo se crearía un registro único de vendedores de bebidas alcohólicas, se eliminarían los carros ambulantes que comercialicen ese tipo producto, sacaría de las cajas de los comercios las petacas y se limitaría a un determinado porcentaje el espacio físico utilizado para la venta de alcohol.

El promedio de consumo de alcohol por persona es de 6,1 litros a nivel mundial pero en Uruguay alcanza a 6,8 litros por persona. En toda América se ubica en el puesto 10 entre 24 países.

De acuerdo con el último informe de la Junta Nacional de Drogas correspondiente al año pasado, nueve de cada diez personas de entre 15 y 65 años ha probado alcohol alguna vez en la vida, y siete de cada diez lo hizo en el último año.

La mayor proporción de consumidores se verifica en los varones, de entre 19 y 25 años, aunque también preocupa el crecimiento del consumo a nivel de las mujeres. En Uruguay se calcula que hay 260.000 personas que tienen consumo problemático de alcohol.

Argentina encabeza el ranking de América del Sur con 9,1 litros per cápita seguida por Chile (9 litros), Perú y Brasil (ambos con 8,9 litros), Venezuela (7,1), Uruguay (6,8), Paraguay (6,3) y Bolivia (5,9).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)