UNA LARGA VINCULACIÓN

Causa de los barrabravas en una caja fuerte del juzgado

Jueza penal Ruibal entendió que era necesario “preservar intimidades”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En 2014 y 2014 efectivos de Inteligencia inspeccionaban ómnibus. Foto: F. Flores

La jueza penal de 13° Turno, Ana Ruibal, sacó del expediente y guardó en la caja fuerte del juzgado las transcripciones de escuchas telefónicas a hinchas de Peñarol que mencionaban a la diputada del MPP, Susana Pereyra, y al ex ministro de Transporte, Enrique Pintado.

En sus informes al entonces juez de la causa, Homero da Costa, Inteligencia Policial enviaba lo más relevante de las transcripciones de las interceptaciones telefónicas efectuadas a una decena de miembros de la barrabrava de Peñarol. Entre ellas había comentarios de barrabravas sobre que la diputada del MPP y esposa del ministro del Interior, Eduardo Bonomi, había advertido a uno de ellos que sus teléfonos estaban pinchados. Sin embargo, ninguna de las intervenciones constataron que Pereyra hubiera dicho tal advertencia a través de su celular o teléfono particular.

Según consta en distintos folios del expediente, en la caja fuerte del Juzgado de 13° Turno también se guardaron los audios de las escuchas contenidos en varios CD.

Da Costa se jubiló el 29 de abril de este año. Su sucesora en el cargo, la jueza Ruibal, debía decidir si hacía lugar o no al pedido de la fiscal Ana Luzi de archivar el expediente, ya que desde "hace meses no hay ningún tipo de novedades". Es decir, para el Ministerio Público no había ninguna razón para mantener abierta la investigación judicial.

Ruibal hizo lugar al pedido de la Fiscalía de ponerle punto final a la investigación. Al mismo tiempo, fueron retiradas del expediente todas las intervenciones telefónicas que mencionan a Pereyra y a otras personas. "Los CD con las transcripciones de las escuchas y los audios de las mismas fueron guardadas en una caja fuerte del Juzgado de 13° Turno como forma de resguardar la intimidad de las personas escuchadas. Además en esos documentos (transcripciones de escuchas y audios) no hay indicios de ningún delito", dijo una fuente judicial a El País, en alusión a que la Fiscalía entendía que en los documentos no había pruebas para acusar a nadie.

Es usual que las transcripciones de las escuchas telefónicas no estén incluidas en los expedientes, señalaron a El País operadores judiciales.

En el expediente tampoco constan citaciones a la diputada Pereyra ni al senador Pintado por parte del magistrado del caso. Tampoco hubo pedidos al respecto del Ministerio Público. El miércoles 10, la diputada Pereyra dijo a Canal 4 que es absurdo que hubiera informado a una persona que tenía el teléfono pinchado si sabía que policías de Inteligencia estaban escuchando.

Pintado, hoy senador de Asamblea Uruguay, negó ayer haber otorgado la autorización a ómnibus que iban a trasladar hinchas a Argentina.

"La autorización le corresponde a la Dirección de Transporte", dijo el parlamentario a Canal 12.

El ex jerarca ministerial sostuvo que la Dirección de Transporte siempre "ha sido muy exigente", lo cual le ha generado críticas en el sector, y advirtió que no creía en que dicha repartición otorgara una habilitación a un ómnibus en malas condiciones.

Prófugos.

La mayor investigación judicial sobre la barrabrava de Peñarol comenzó en 2013 y fue descalificada el jueves 4 por la jueza de 13° Turno, Ana Ruibal.

Allí se constata en el documento que, entre 2014 y 2015, personas buscadas por la Policía fueran sacadas o ingresadas al país en ómnibus contratados por barrabravas que viajaban al extranjero a ver a Peñarol.

El expediente conteniendo declaraciones, análisis de organismos estatales y transcripciones de intervenciones telefónicas, superan los 1.000 folios. Sin embargo, en este momento son públicas unas 300 páginas.

La investigación judicial —la carátula dice "Borba Moreira, Aurelio"— refiere a un individuo que organizaba excursiones para la barrabrava de Peñarol y que fuera procesado con prisión por tráfico de drogas en 2013.

En su casa, la Policía encontró 50 entradas de obsequio para el partido Vélez-Peñarol.

Informes.

Ayer, el senador de Vamos Uruguay, Pedro Bordaberry anunció que presentará un pedido de informes al Poder Judicial y al Ministerio del Interior para saber si las versiones periodísticas sobre que la diputada Pereyra advirtió a los barrabravas que eran escuchados por la Policía son ciertas.

En su columna en el programa "Cosechando Amigos" de Radio El Espectador, el periodista Carlos Peláez señaló que en una de las llamadas interceptadas "se identificó a la diputada Pereyra que en 2013 pedía a barrabravas que participaran en las elecciones internas del MPP realizadas en ese año".

Según Peláez, los investigadores de Inteligencia escuchan otra llamada de la diputada Susana Pereyra "advirtiendo a los hinchas que tenían los teléfonos pinchados. Esta información surge del propio expediente judicial. (...) No es la única información que tiene la Justicia", agregó.

El periodista de radio El Espectador dijo que otra llamada interceptada por la Policía era del entonces ministro Pintado "autorizando" salidas de autobuses de la hinchada mirasol "en situación irregular. Son dos hechos muy graves".

Controles policiales a ómnibus de hinchas.

Uno de los informes de Inteligencia enviado en 2014 al entonces juez penal Homero da Costa expresa que efectuaron controles a ómnibus que trasladaban a parciales carboneros cada vez que Peñarol jugaba en el extranjero. En esos controles de rutas, se detectó que los ómnibus estaban en malas condiciones y habían recibido una autorización para viajar por el entonces director de Transporte del Ministerio de Transporte. La Justicia no citó al jerarca para que explicara por qué dio el supuesto aval.

Una investigación de tres años para conocer a barrabravas.

El 6 de marzo de 2013, el entonces juez penal de 13° Turno, Homero da Costa, procesó con prisión a José Aurelio Borba Moreira —hincha de Peñarol con seis antecedentes penales— por tráfico de estupefacientes. En su casa, la Policía halló 50 entradas para el partido Vélez-Peñarol. Estos boletos fueron dados de obsequio por Peñarol a referentes de la barra aurinegra y estos se los entregaron a Borba Moreira para que organizara una excursión a Buenos Aires.

La investigación del juez Da Costa continuó con allanamientos, seguimientos e intervenciones telefónicas de hinchas violentos. Las escuchas y las posteriores indagatorias por parte de efectivos de la Dirección Nacional de Inteligencia, involucraron a un dirigente de fútbol. "¿Querés llevar un arma a Argentina por las dudas?", le preguntó un dirigente a uno de los integrantes de una de las barrabravas en 2014. "Ello prueba que existió connivencia entre dirigentes de fútbol y barrabravas", dijo una fuente del caso a El País.

La investigación judicial iniciada en 2013 por Da Costa y que fue archivada el jueves 4 por la actual jueza de 13° Turno, Ana Ruibal, solo tuvo como procesado a Borba Moreira. Sin embargo, sirvió para entender el funcionamiento de los grupos de hinchas violentos, según señalaron investigadores policiales.

Dos días antes de jubilarse, Da Costa dejó sentado en un escrito que la investigación debía continuar para poder identificar a todos los participantes de la barrabrava de Peñarol. "Son un bando de matones", dijo.

La investigación sobre barrabravas no sólo se limita al Juzgado de 13° Turno. El entonces juez penal de 19° Turno Gabriel Ohanian, unificó cuatro expedientes relacionados con hinchas violentos. Uno de los documentos, referido a la muerte del ex preso Richard Luján ocurrida el 10 de febrero de 2015 en Cerro Norte, brinda información sobre la vinculación entre barrabravas y reclusos. Tal extremo continúa siendo investigado por la Policía.

Operadores judiciales indicaron a El País que hoy la situación es otra: la barrabrava de Peñarol "está más controlada por la Policía. Han cambiado muchos de sus referentes. La seguridad de Peñarol se reúne con la Policía".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)