MARIHUANA

Más casos de allanamientos a cultivadores de cannabis registrados

El mes pasado ocurrió en Tacuarembó. En mayo una persona fue detenida en Nueva Helvecia y pasó la noche en un calabozo con otros cultivadores.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El 2 de mayo se inicia el registro de compradores de marihuana. Foto: AFP

En su edición de hoy, La Diaria informó sobre nuevos casos de cultivadores de marihuana registrados que fueron víctimas de allanamientos por parte de la Policía, siendo detenidos en algunos casos.

Una de estas situaciones ocurrió en Tacuarembó. Simón Silva, registrado en el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca) contó que hace menos de un mes, una decena de policías llegaron a su casa con una orden de allanamiento a raíz de una “denuncia por planta”.

Vienen a lo bestia y piensan que están pateando la puerta de un traficante, de Pablo Escobar, porque vienen con escopeta, ametralladora y las caras tapadas”, dijo.

El cultivador dijo que le explicó a los agentes que era un autocultivador registrado pero "empezaron a revolver todo, cortaron el fondo de un sofá para ver lo que tenía adentro, y sacudieron todo”. Además, "me rompieron la tapa de un lavarropas, buscando no sé qué, porque al final les dije que la cosecha la tenía adentro de un ropero”.

El hombre contó a La Diaria que posee seis plantas, el máximo permitido por ley, y fue acusado de tener 10 kilos de cannabis, pero se pesaron "hojas, ramerío y cogollo que estaba todo semillado”.

Una situación similar fue la que le ocurrió a un joven cultivador de 19 años en Durazno a principios de mayo, quien llegó a ser procesado con prisión por una jueza por tener 11 kilos de marihuana. Luego se comprobó que en el allanamiento, la Policía había pesado las plantas enteras ─la madre contó que querían contabilizar cada rama como una planta─ y no la cosecha.

Simón Silva relató que tenía "dos kilos de florcita", más de los 480 gramos anuales permitidos. "¿Pero qué hago con el excedente? La otra vez fui al Ircca a preguntar, y no me supieron responder qué hacía con el excedente”, contó.

También en Colonia.

Días después del caso de Durazno, el 18 de mayo, policías acudieron a la vivienda de un vecino de Nueva Helvecia, cultivador registrado, con una orden de allanamiento, comunicando que venían a buscar "sustancias", junto con una orden para revisar su auto, ya que era vinculado “con una situación de boca (de venta de droga)”.

A pesar de que el cultivador, Eduardo Sansberro, les mostró su permiso pero "siguieron adelante con el allanamiento”. El hombre no tenía plantas en el lugar ya que había cosechado en abril. La Policía le incautó flores y hojas, y le informaron que él tenía que estar presente cuando las pesaran, aunque esto no sucedió.

Según Sansberro, los agentes no tenían una balanza adecuada y utilizaron la de "un boliche de la zona" sin que pudiera observar el procedimiento. Señaló que el resultado fue de "alrededor de 670 gramos”, aunque el peso “variaba” siempre que preguntaba.

El vecino fue trasladado a la seccional 5ª de Nueva Helvecia y allí se encontró con alrededor "otras personas involucradas en otros allanamientos”. Recuperaron la libertad por la tarde pero nunca le devolvieron la cosecha.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)