COIMAS EN EL FÚTBOL

Caso Figueredo: ratifican pagos de sobornos a directivos de fútbol

Director de TyC declaró el viernes; Bauzá está citado como indagado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bauzá y Figueredo minutos antes de que comience un partido de Uruguay. Foto: F. Flores

El director de la compañía argentina Torneos y Competencias (TyC), Ignacio Galarza, ratificó el viernes 10 ante la Justicia Especializada en Crimen Organizado, que esa empresa participó en un entramado de corrupción con presidentes de asociaciones de fútbol de América Latina para adjudicar los derechos de televisión de la Conmebol a las compañías Fox y Full Play Group.

El próximo miércoles, el expresidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Sebastián Bauzá, declarará en el mismo juzgado en calidad de indagado. Fue acusado por el exvicepresidente de la FIFA y expresidente de la AUF, Eugenio Figueredo, de haber cobrado US$ 400.000 en coimas y sobornos para favorecer a TyC en la adjudicación de los derechos de televisación de los partidos de la Conmebol (Libertadores, Recopa, Sudamericana y Copa América).

Esos campeonatos cuentan con millones de televidentes en América Latina y en un mercado en permanente crecimiento de aficionadas al fútbol como el de Estados Unidos.

Galarza, quién declaró ante la Justicia como testigo aunque fue acompañado por el abogado penalista Nicolás Pereira, mencionó que TyC llegó a un acuerdo con la Fiscalía de Estados Unidos para resarcir en varias decenas de millones de dólares su accionar ilegal junto con jerarcas de la Conmebol. Los ilícitos habrían comenzado en 1999.

Ante la jueza especializada en Crimen Organizado, María Helena Mainard y el fiscal especializado, Luis Pacheco, Galarza dio a entender que, en documentos de la fiscalía de Estados Unidos, se mencionaba que presidentes de federaciones y asociaciones de fútbol se habían beneficiado de sobornos millonarios para favorecer a Torneos en la adjudicación de los derechos de televisión de partidos de fútbol.

Galarza, un abogado argentino que cuenta con experiencia en el mundo del marketing financiero en Estados Unidos y México, llegó a Torneos en junio de 2015 para realizar un "operativo limpieza".

Sustituyó al exdirector Alejandro Burzaco, quien fue acusado por el gobierno de Estados Unidos de ser uno de los principales promotores de la corrupción en la FIFA. Poco después del arribo de Galarza a la compañía, fueron despedidos otros 11 ejecutivos de primera línea, según informó el diario La Nación el 23 de junio de 2015.

El escándalo fue denominado por la prensa mundial como "Fifagate". En Uruguay ya fue procesado por esos ilícitos el ex vicepresidente de la FIFA y expresidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, Eugenio Figueredo.

La entonces jueza especializada en Crimen Organizado, Adriana de los Santos y el ex fiscal especializado, Juan Gómez, procesaron a Figueredo por un delito continuado de estafa en reiteración real.

Poco después de su procesamiento, Figueredo llegó a un acuerdo con Gómez amparado en la figura del colaborador, vigente en la ley contra el lavado de activos (artículo 6° de la ley 18.494).

Dentro del acuerdo se encontraba la entrega de 13 propiedades del exjerarca de la FIFA, valoradas en un monto superior a los US$ 10 millones. El acuerdo permitió que el Estado se hiciera de esos bienes sin tener que esperar la sentencia de la magistrada.

El 15 de junio del año pasado, Figueredo acusó a las anteriores autoridades del fútbol uruguayo de cobrar sobornos pagos por la empresa Torneos por los derechos de televisación de los campeonatos de fútbol de la Conmebol.

Figueredo dijo: "Ratifico lo que dije en su momento que le entregué físicamente al doctor Bauzá la suma de US$ 400.000, en dos entregas. Pero el monto eran US$ 400.000 reales. Producto de los sobornos que se habían repartido a otros presidentes (...) Eso ocurrió en 2013".

Bauzá negó las acusaciones. "Por supuesto que niego totalmente esas imputaciones. Me extraña que eso siga. Pensé que el caso estaba cerrado", dijo a El País en junio de 2016.

Full Play es la actual propietaria de los derechos de televisación de la Selección Uruguaya de Fútbol.

La AUF enfrenta dificultades financieras por incumplimientos de esa compañía a raíz de decisiones judiciales. Para la AUF, Full Play no cumplió lo acordado al haberle sido congeladas por la Justicia tanto una garantía de US$ 1.700.000 como dos cuotas de US$ 500.000 establecidas en el contrato.

Denuncia.

En 2013, la Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales denunció ante la Justicia Penal supuestos pagos de sobornos para la adjudicación de los derechos televisivos por los torneos organizados por la Conmebol. Esta denuncia fue uno de los argumentos usados por la Justicia para el procesamiento de Figueredo por estafa.

El viernes 10, los abogados de la Mutual, Miguel Barreiro y Gumer Pérez le preguntaron a Galarza, en la audiencia judicial, si Torneos tenía contrato con la Conmebol para trasmitir los partidos de fútbol de las copas Libertadores, Recopa y Sudamericana.

Según participantes de la audiencia, Galarza señaló que Fox es la compañía que tiene los derechos de televisación de la Conmebol y Torneos le hace la producción. Es decir, nada cambió pese a las investigaciones judiciales realizadas en varios países sobre los casos de corrupción, agregaron las fuentes. "Galarza confirma y ratifica los dichos de Figueredo. El director de Torneos se refirió a las coimas y a la creación de sociedades que funcionaban en la trama de corrupción para adjudicar los derechos de televisión para Fox y Full Play", dijo Pérez a El País.

Burzaco confesó: "Di decenas de millones de dólares en coimas".

En abril de 2016, se hizo pública la confesión del ex director de Torneos y Competencias, Alejandro Burzaco, ante la Fiscalía de Estados Unidos.

El acusado dijo que Torneos pagaba coimas ya antes de su llegada a la compañía en 2005 y que, informado de ello, acordó "tener un papel activo en el esquema de sobornos". Según consignó el diario argentino La Nación, Burzaco testificó: "Lamento la decisión. Estaba equivocado", le dijo al juez. Agregó que desde 2005 y hasta 2015 pagó sobornos a "múltiples responsables de Conmebol y FIFA" para "obtener y mantener los derechos comerciales de varios torneos".

Burzaco enumeró la "Copa Libertadores, Copa Sudamericana, Copa América, las ediciones 2018, 2022, 2026 y 2030 de la Copa del Mundo, y varios partidos amistosos". Admitió haber pagado "decenas de millones de dólares" a dirigentes de esas organizaciones. Tras pasar unos días prófugo, Burzaco se entregó a la policía italiana el 10 de junio de 2016 y tras ser extraditado a Nueva York, fue liberado bajo una fianza de 20 millones de dólares.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)