20 mil uruguayos de entre 12 y 19 años se casaron, divorciaron o enviudaron

Casados y viudos antes de los 20

En Uruguay hay 20.000 jóvenes entre 12 y 19 años que están casados, son viudos, están divorciados o viven en pareja de forma estable, bajo lo que se conoce como "unión libre", ya sea con alguien del otro sexo o del mismo. Los datos se desprenden del Censo 2011 y como tales son los últimos formales que describen la realidad de la población en su conjunto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Especialistas estiman que es una forma de encontrar cariño que falta en casa.

En concreto, son 20.775 los uruguayos que, antes de cumplir los 20 años, ya vivieron situaciones formales estables y tomaron la decisión de oficializar su relación, algo que suele ser propio de la vida de los adultos.

De ellos, 32 no entraron en la tercera década de su historia pero ya vivieron la experiencia de que se muera su esposo, esposa o pareja. Son viudos. De ellos, dos tienen entre 12 y 14 años y cuatro vivieron esta realidad entre los 15 y los 19.

Un segundo grupo de uruguayos viudos antes de los 19 lo integran un varón y 24 mujeres que vivían bajo unión libre y perdieron a su cónyuge. Todos eran mayores de 15 pero el relevamiento del INE no precisó si pertenecían a Montevideo o al interior del país.

Por otra parte, 38 de 19 años o menos ya están divorciados. Seis tienen entre 12 y 14. Es decir, hay un grupo de adolescentes uruguayos que no tiene edad para comprar alcohol legalmente, para votar o sacarse la libreta de conducir pero ya escriben "divorciado" en cualquier formulario oficial en el que se les pregunte sobre su estado civil. En su cumpleaños de 15 ya tendrán exmarido o exesposa.

"Hoy en día los adolescentes (y es-to se ve en todas las clases sociales) están más solos que antes. A veces no viven la soledad física porque hay alguien físicamente, pero no lo está desde el punto de vista de lo que significa estar", expresó Susana Grunbaum, psiquiatra de niños y adolescentes y actual directora del Programa Nacional de Adolescencia y Juventud del Ministerio de Salud Pública.

"Todas las encuestas muestran que cuanto menor es el involucramiento de los padres en la vida de los adolescentes mayor va a ser la búsqueda fuera

de la familia de vínculos que den afecto, que sostengan y complementen de alguna manera", precisó Grumbaum y agregó que esto es independiente de que los padres estén divorciados o no.

Para la psiquiatra, es importante no interpretar los números con una mirada moral en cuanto a si reflejan una realidad buena o mala. "Hay muchos chicos que se valen del apoyo de sus amigos y sus parejas para sostenterse y salir adelante. Cuando un adolescente empieza una vida de pareja o de familia uno dice es muy joven pero de pronto es su forma de salir y buscar su autonomía y su independencia", reflexionó.

En este marco, los que ya son viudos quedan en una situación de especial vulnerabilidad, apuntó. "Si imaginamos una situación de desamparo y vulnerabilidad social donde no hay nadie que pueda ser un referente, ni abuelos ni tíos y la pareja también se pierde, es una situación muy traumática. Es estar en un desamparo social y familiar muy grande", señaló.

Pusieron su firma.

El Registro Civil no cuenta con estadísticas de personas que se hayan casado antes de los 18 o los 19. Sin embargo, a través de los edictos matrimoniales que son publicados en el Diario Oficial es posible acceder a cuántos matrimonios de estas características se contraen en el año en Montevideo.

Según este registro, en 2014 hubo 150 uruguayos de 19 años o menos que contrajeron matrimonio en la capital del país; 22 eran menores de 18, tenían 17 y 16 años. En cantidad de casamientos, se trata de entre dos y tres por semana con algún cónyuge de 19 o menos.

En lo que va de 2015 el Diario Oficial ya anunció 55 casamientos con estas características. Entre los 60 novios y novias que dieron o darán el sí hay 6 que son menores de edad.

Si no aparecen casamientos de menores de 16 anunciados es porque desde 2013 en Uruguay está prohibido el casamiento de menores de 16 años. Así fue establecido en la Ley de Matrimonio Igualitario (N° 19.075), la cual modificó la ley mínima para casarse. Hasta entonces, las mujeres podían hacerlo si eran mayores de 12 y los hombres si eran mayores de 14.

De todas formas, aunque la edad mínima para contraer matrimonio sean los 16, por ser menores de 18 años, deben presentar el consentimiento de sus padres o adultos responsables.

Entre los últimos uruguayos que se casaron bajo la norma anterior estuvieron Nicole y Emiliano, que se conocieron cuando ella tenía 14 y el 23 y se casaron en 2010. Según ellos, fue amor a primera vista; él la vio cuando un amigo salía con su hermana y al poco tiempo comenzaron a salir. Una tarde de paseo por Paso Molino entró a una joyería, salió con dos alianzas y le propuso matrimonio. Hoy viven en La Teja.

Edades y profesiones.

A través de los edictos matrimoniales puede inferirse el perfil social de los adolescentes y jóvenes que se casan antes de cumplir 20. Entre los 180 avisos de todo el 2014 y lo que va de 2015 con cónyuges de 19 o menos, las ocupaciones que más se repiten son "empleado" y "estudiante".

La mayoría de las novias fueron estudiantes y la mayoría de los novios empleados. Una de las pocas profesiones que se repitió tres veces fue la de militar. También hubo un policía. El resto fue deportista, pintor, tatuador, lustrador, peluquero, albañil, músico, carpintero, feriante, mecánico, electricista, misionero y empresario. De las mujeres, las novias que no eran estudiantes (la amplia mayoría lo era) hubo una educadora preescolar, una auxiliar contable, una modista y una peluquera.

En cuanto a las edades, la mayoría han sido cercanos en las edades, si uno tenía 17 el otro 19 o poco más de 20. En casos aislados el hombre tenía más de 20, de 50 e incluso de 80. Solo en un caso se dio al revés, que el menor fue el varón y la novia mayor de 40.

Consultada sobre si el casamiento en adolescentes es una forma de "resolver" problemas económicos, Susana Grumbaum desde el Programa de la Niñez y la Adolescencia del MSP dijo que sí es posible.

"No se puede generalizar pero hay chicos y chicas para los que (el casamiento o la vida con alguien) es el deseo de ser grandes, de independizarse y tener sus propias cosas", precisó la psiquiatra. "Es un acto de felicidad de energía de cosa nueva, que es saludable, la cuestión es cómo esa vida se sustenta, se organiza y cómo siguen construyendo su proyecto de vida", reflexionó.

A nivel internacional, Unicef establece claramente que el matrimonio infantil (definido como el que se celebra antes de los 18 años de edad) "es también una estrategia para la supervivencia económica", ya que las familias pueden estimular esta opción para reducir su carga económica.

Para las organizaciones de derechos de niños y adolescentes esto no es positivo en sí mismo porque pone a las mujeres en mayor riesgo de un embarazo precoz y limita su acceso a la educación y a un empleo.

El Censo de 2011 registró a 12.280 mujeres de 19 o menos con uno o más hijos. 95% vivía en la ciudad y 97 tenía menos de 14 años. Además, 460 habían perdido a su bebé tras el nacimiento antes de cumplir 20.

Lo que dice la ley de los casamientos adolescentes.

Desde 2013 en Uruguay está prohibido el casamiento de menores de 16 años. Así fue establecido en la Ley de Matrimonio Igualitario (N°19.075), la cual modificó la edad mínima para contraer matrimonio. Hasta entonces, las mujeres podían hacerlo si tenían 12 años cumplidos y los hombres si tenían o eran mayores de 14.

Formalmente hoy la ley establece que es "impedimento dirimente para el matrimonio ser cualquiera de los contrayentes menor de 16 años". De todas formas, por ser menores de 18 años, para casarse los novios deben presentar el consentimiento de sus padres o adultos responsables.

El bebé tiene 60% más riesgo de morir

El matrimonio infantil, que se define como un matrimonio formal o unión informal antes de los 18 años, es una realidad para los niños y las niñas, aunque a las niñas les afecta de manera más desproporcionada, según Unicef. Alrededor de una tercera parte de las mujeres de 20 a 24 años de edad en el mundo en desarrollo se casaron cuando eran niñas.

Si bien los datos muestran que la edad mediana del primer matrimonio aumenta gradualmente, esta mejora se limita a las familias con ingresos más altos. En general, el ritmo de cambio sigue siendo lento. Mientras que el 48% de las mujeres de 45 a 49 años se casaron antes de cumplir 18, la proporción solo bajó a 35% de las mujeres 20 a 24 años de edad. (UNICEF, Progreso para la Infancia, 2010).

Las pruebas indican que mujeres que se casan temprano abandonan a menudo la educación oficial y quedan embarazadas.

Las muertes maternas relacionadas con el embarazo y el parto son un componente importante de la mortalidad de niñas de 15 a 19 años, lo que representa 70.000 muertes cada año (UNICEF, Estado Mundial de la Infancia, 2009).

Si una madre tiene menos de 18 años, el riesgo de que su bebé muera en su primer año de vida es 60% más que el de una madre mayor de 19 años (UNICEF, Estado Mundial de la Infancia, 2009).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)