La jueza falla hoy sobre el líder y otros dos detenidos por el caso Milvana

Careo entre los cabecillas de la banda de secuestradores

La jueza de 10° Turno, Dolores Sánchez realizará, en la mañana de hoy, un careo entre los dos cabecillas de la banda que secuestró a la médica Milvana Salomone en la tarde del 17 de mayo pasado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Uno de los detenidos fue trasladado al Juzgado Penal de Bartolomé Mitre. Foto: M. Bonjour

El careo, que se efectuará entre Gustavo Lepere Mederos y Pedro Leone Echart, tiene varios objetivos: saber si existe o no un autor intelectual del secuestro de Milvana; determinar si el secuestro de la médica fue al azar o había otro objetivo principal y la responsabilidad de cada uno en el ilícito, entre otros detalles.

"Creemos que puede haber otras personas prófugas que tuvieron que ver con el secuestro de Salomone", dijo a El País un investigador policial.

Pedro Leone Echart se entregó en la tarde del martes en el barrio Carrasco a efectivos de la Dirección de Información Táctica de la Jefatura de Montevideo. El delincuente se sabía cercado. Concurrió a un conocido bar se tomó un café —pagó $ 65—, habló por teléfono con un familiar directo y luego salió hacia el exterior. Minutos más tarde, al lugar arribaron dos móviles de la Dirección de Información Táctica y se lo llevaron a Jefatura.

Leone Echart enfrentó dos intensos interrogatorios: el primero en la Jefatura de Montevideo donde lo indagó el propio jefe Mario Layera. Los policías sabían que Leone Echart "era un pesado". Tenía antecedentes penales en Italia por homicidio y tenencia de armas. En un juicio efectuado en su ausencia en Italia, se lo vinculó con el crimen organizado.

Leone Echart también debió enfrentar un segundo exhaustivo interrogatorio en la sede penal por parte de la jueza de 10° Turno, Dolores Sánchez y la fiscal de 2° Turno, María Camiño.

En la indagatoria, hubo "contradicciones" en los relatos de Lepere Mederos y Leone Echart sobre la responsabilidad de cada uno en el secuestro de Milvana. "Uno acusa al otro de ser el cabecilla del ilícito", afirmó una fuente del caso.

En la tarde de ayer, fueron detenidos por efectivos policiales otros dos sujetos que podrían estar vinculados a la banda. La jueza Sánchez y la fiscal Camiño se expedirán sobre los tres detenidos antes de las 16 horas de hoy.

Uno de los detenidos de ayer es familiar de un secuestrador ya procesado por la jueza Dolores Sánchez por el delito.

Según fuentes policiales, uno de los encarcelados ayer era conocido como "el Melli". La Policía cree que su hermano supuestamente tuvo algún tipo de participación en el ilícito.

El miércoles 17, en su declaración en el juzgado penal, Lepere Mederos trató de desvincular a los dos hermanos del secuestro. "Los Mellis no tienen nada que ver. Fuimos Leone y yo que planificamos y ejecutamos el secuestro", dijo a la jueza Sánchez y a la fiscal Camiño.

Desde el jueves 4, la Policía ya tenía firmes indicios de los integrantes de la banda gracias a las informaciones proporcionadas por un preso que tenía vinculaciones con integrantes de la gavilla, según señalaron las fuentes del caso.

Luego Salomone confirmó las hipótesis policiales: la banda tenía un "cerno duro" —Leone Echart y Lepere Mederos, ambos con antecedentes por homicidios— y un "cerno blando" —compuesto por un changador de la construcción y un peón—. Ambas personas debieron cuidar de Milvana o participar en su "entrega".

En la "periferia" de la banda se encontraban Mariano F., el cuñado de Leone Echart, un hombre de buen pasar que vivía en Punta Gorda y poseía cuatro taxis. En la década de los 90, Mariano F. y su esposa fueron detenidos por tráfico de cocaína en España. Mariano fue remitido por receptación.

El último eslabón de la cadena la conformaba un ex boxeador jubilado llamado Ari M., quien trabajaba en un depósito de Malvín Norte. Su cometido fue guardar los US$ 300.000 del rescate durante unos días.

Caso Cerrado.

Para la Policía, el caso Milvana ya está cerrado. Los objetivos principales fueron cumplidos: la aparición con vida de Milvana, la recuperación de gran parte del rescate —no se sabe el destino de US$ 50.000— y la captura de toda la banda. Ahora la Policía busca a dos individuos. Los investigadores suponen que fueron ellos quienes prepararon un secuestro que terminó con Milvana Salomone cautiva.

Una pista que sigue la Policía es que, meses atrás, se realizaron obras en el haras del hermano de Milvana y que algún trabajador pudo tener contacto con Lepere Mederos, un maestro carpintero, o con otro integrante de la banda encarcelado que hacía changas en la construcción.

En el entorno familiar de Salomone se cree que alguna persona con antecedentes penales vinculada al turf brindó información sobre Milvana.

El martes 23, en una entrevista concedida a El País, el director Nacional de Policía, Julio Guarteche dijo que todavía se investiga si el secuestro de Milvana fue al azar o no. "Queremos llegar realmente a la fuente que proporcionó la información para darle tranquilidad real a la familia", dijo. Enseguida agregó: "Cuando se está pidiendo información sobre una persona, se conoce todo el entorno. Es importantísimo llegar al fondo del asunto".

SABER MÁS

Banda buscaba "otro objetivo".


"Por la información que estamos manejando, puede ser más sorprendente todavía" el final del caso Milvana, dijo el martes 23 a El País el director Nacional de Policía, Julio Guarteche. El jerarca policial se refería que el caso tendría una "vuelta de tuerca" después de la caida de la banda de secuestradores.

Ayer, en el programa "Código País", de Canal 12, el jefe de Montevideo, Mario Layera dijo que los secuestradores tenían "otro objetivo". Es decir, buscaban a una persona distinta a Milvana. "La investigación apunta ahora a ese nuevo objetivo de esta misma gente. Se trata de una nueva investigación porque ya tenemos a los actores, que pueden implicar a otras personas", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)