INTERPELACIÓN

Cardoso dijo que pincharon su celular, Diputados aprobó presentar denuncia

"Han intervenido mis cuentas de correo electrónico. Tengo la información desde dentro del ministerio", dijo el legislador colorado que promovió la interpelación de Eduardo Bonomi. El ministro respondió que "no cree" que eso sea cierto, pero lo instó a presentar la denuncia ante la Justicia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Germán Cardoso respondió a Bonomi en el Parlamento. Foto: Ariel Colmegna

El diputado colorado Germán Cardoso denunció este miércoles en el Parlamento que el Ministerio del Interior tiene "intervenido su celular y correo electrónico".

La denuncia la formuló en el marco de la interpelación —que ya lleva más de diez horas— al ministro Eduardo Bonomi por la violencia en el fútbol y también el tema de la seguridad del país en general.

"Yo sé que el Ministerio del Interior escucha mis conversaciones telefónicas y han intervenido mis cuentas de mail. Tengo la información desde dentro del ministerio", dijo el legislador que promovió la interpelación parlamentaria del secretario de Estado.

Bonomi le respondió que "no cree" que eso sea cierto, pero de todas formas lo instó a presentar la denuncia ante la Justicia.

"Que haga la denuncia al Poder Judicial que es la que puede auditar si eso es cierto y nos puede decir quién lo hace. Yo no lo creo. Yo no creo que tenga ningún mail o celular intervenido por el Ministerio del Interior, pero tiene la obligación de hacer la denuncia", sentenció Bonomi.

Esta situación generó una fuerte polémica en la interpelación por lo que finalmente se aprobó, por 86 votos en 85, "la moción de fueros que permitirá investigar la presunta interceptación del celular y correo electrónico" del legislador Cardoso.

Si no puede ver el tuit haga click aquí

Una polémica desde el principio.

Al comenzar la interpelación, hubo una discusión sobre si entraban o no asesores del ministro Bonomi, y la mayoría de los representantes de la oposición se negaban a que ingresaran. Pero finalmente con 51 votos en 93 se aprobó ingreso 6 asesores y jerarcas policiales.

Cardoso denunció que “quienes más sufren la inseguridad son los más pobres" y criticó que el ministro del Interior intenta justificar lo sucedido en cada caso de delincuencia. “La delincuencia sigue siendo la dueña de las calles", agregó. El diputado colorado hizo un repaso por las diferentes muertes ocurridas en las últimas semanas a causa de balas perdidas de tiroteos entre bandas delictivas.

¿“Cual fue el error” en esos casos?, se preguntó, criticando que la respuesta del gobierno siempre es que “se podría haber evitado”. Y esa “no es la respuesta”, sentenció. La respuesta no es que la Policía se instale en el territorio y que se retires “48 o 72 horas después como lo ha hecho” y “dejar de nuevo tierra de nadie”.

"Enero nos dejó un saldo de 4 mujeres asesinadas", agregó, opinando que "es serio lo que nos está pasando como sociedad! y que "estamos anestesiados porque un nuevo hecho violento nos hace olvidar de los que ya pasaron".

“Basta de minimizar” diciendo que “se mataron por ajustes de cuentas” cuando se trata de delincuentes, porque a raíz de los enfrentamientos entre ellos “pasan estas cosas, hay daños colaterales, mueren personas honestas, chiquilines, jóvenes embarazadas".

“No son lo uruguayos honestos los que deben dejar de hacer cosas (…) es el Estado el que debe incidir y la verdad es que poco se ha hecho”, dijo Cardoso.

“Yo no le puedo creer a las estadísticas del ministro, como no le cree la inmensa mayoría de los uruguayos (…) La acción del ministro en la conducción del ministerio parecer una tomada de pelo, va para adelante y para atrás”, agregó. "Estamos perdiendo por goleada. La batalla contra la delincuencia se viene perdiendo", sostuvo Cardoso.

En relación a la violencia en el deporte, Cardoso dijo que la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) “es frágil y el gobierno cree que no es un problema suyo”.

“El gobierno actúa en función de que (la violencia en el fútbol) es un problema de los clubes y acá hay que tener una visión estructural de la situación”, dijo.

Cifras oficiales.

Si bien al principio Bonomi habló sobre la violencia en el fútbol, también se refirió a la cifra de homicidios durante su gestión al frente de la cartera de Interior. 

El ministro afirmó que "no es correcto decir que (los homicidios) subieron. No se ajusta a la realidad. En 2016 tuvieron una caída pronunciada de 9,6% en todo el país y de 15,6% en Montevideo".

El ministro informó que en enero de este año se produjo un 10% en la baja en homicidios, 5,4% en hurtos y 5,3% en rapiñas sobre la baja registrada en el 2016.

Luego enumeró los porcentajes de incremento promedios de homicidios en los gobiernos anteriores al actual de Tabaré Vázquez.

Bonomi presentó un gráfico en el Parlamento con los siguientes porcentajes de evolución en un período de gobierno versus el anterior, desde la restauración de la democracia en Uruguay hasta la presidencia de José Mujica.

Julio María Sanguinetti: +25%
Luis Alberto Lacalle: +25%
Julio María Sanguinetti: +10%
Jorge Batlle: -4%
Tabaré Vázquez: -2%
José Mujica: +12%.

Si no puede ver el tuit haga click aquí

Desde el oficialismo, varios representantes salieron al cruce de la interpelación de Cardoso a través de Twitter:

 

La respuesta del ministro

Eduardo Bonomi dijo que le gustaría que "la oposición pueda celebrar cuando al país le va bien", ya que "se han empecinado en disfrutar eventuales fracasos, por eso pronostican anticipadamente el fracaso y celebran lo que viven de forma efímera".

El secretario de Estado critico que desde filas opositoras "se pasan un año pidiendo cifras y cuando se las dan las desmienten". Indicó que "han bajado los homicidios, han bajado las rapiñas y los 10 principales delitos" que ocurren en el país, y que la "estrategia" opositora "es de cuanto peor mejor". "No es fácil que algunos cambien".

"Podemos equivocarnos porque no somos infalibles, pero reconocemos los errores", afirmó el ministro, quien explicó que la cartera parte de "una situación multicausal que provoca la violencia. Pero el Ministerio del Interior es el encargado de prevenir, disuadir y reprimir los delitos, mientras tanto se logra lo otro".

Violencia en el deporte

"Es la primera vez que en la historia del país un ministro del Interior es interpelado por un tema relacionado a la violencia en el deporte", informó el jerarca. "En diciembre del año pasado se suspendió el clásico porque no había condiciones de seguridad. Eso junto a la detención de los instigadores y procesamientos parece ser el objeto de la interpelación" , añadió.

Dijo que "el ministerio sabía por una investigación que estaba dirigiendo un juez, que es el que determina los pasos a dar y dice si parar el clásico implica alertar a los que estaban siendo investigados que lo estaban".

"Teniendo la información que se tenía", señaló, "también había que tratar de ver si se lograba evitar sin quemar una investigación". El fiscal de Corte, Jorge Díaz, "hace tiempo critica el sistema de investigación ubicado en la justicia, porque no permite globalizar las investigaciones. Todo el mundo cree que critica a la policía. Pues no", sentenció.

Bonomi dijo que "antes de vaticinar el apocalipsis en el deporte, deberían recordar eventos que terminaron con muertos y heridos en estadios pero en donde ningún ministro fue interpelado". "Se quiere poner de relieve una situación para instalar que estamos en el peor momento de violencia en el deporte. Hay que tener memoria para entender el presente", expresó.

"No estamos diciendo que no hay problemas de violencia en el deporte", dijo Bonomi, "pero queremos ubicarlo en su dimensión real. Háganse cargo de lo que hicieron antes. No hicieron casi nada cuando el problema de las barras bravas se instalaba en Uruguay", dijo el ministro a la oposición y afirmó que al problema "lo dejaron crecer por omisión o incapacidad".

Luego, Bonomi presentó una línea de tiempo de la violencia en el deporte.
El primer partido clásico suspendido "fue en 1905 bajo la presidencia de José Batlle y Ordoñez, siendo su ministro Claudio Williman. Hace 112 años, Nacional recibía al CURCC en el Parque Central el 14 de mayo de 1905 por la Copa Uruguaya. Unas 8.000 personas asistieron a la cancha".

"El segundo intento", de disputar el partido, "fue el 9 de julio, y el mal comportamiento de público determinó que el árbitro lo suspendiera por falta de garantías. Un clásico suspendido dos veces". Finalmente, el partido se disputó el 6 de agosto de ese año en Villa Peñarol, señaló mientras leía la crónica del diario El Día.

Bonomi indicó que "el primer muerto por el fútbol en Uruguay ocurrió el 2 de noviembre de 1924 bajo la presidencia de José Serrato en Copa América", en un partido entre Uruguay y Argentina. En esa jornada, "la violencia era tal que un grupo de diputados del Partido Colorado y el Partido Nacional presentaron un proyecto de ley para prohibir los enfrentamientos entre la selección uruguaya y otros". Serrato "mandó un mensaje antes del partido y se dispuso que más de 400 personas custodiaran el estadio, y el palco lo compartieron los presidentes de Uruguay y Argentina como señal positiva".

Ese día, "un joven 24 años, Pedro Demby", murió a causa de "dos balazos" durante los incidentes en la puerta del Hotel Colón. "El asesino", contó el ministro, "se refugió en el hotel y fue amparado por los jugadores, que lo ayudaron a escapar". Finalmente, José Lázaro Rodríguez, "el asesino fue a la cárcel".

El secretario de Estado se trasladó entonces al 22 de septiembre de 1957, cuando se produjo la primera muerte de un hincha en el torneo local, cuando Carlos Gómez, hincha de Sudamérica, fue asesinado a golpes por parciales de Progreso en el estadio Belvedere. "Murió en un centro asistencial de la zona. Fue el segundo muerto de la historia. El ministro del interior era Héctor Grauert".

“A partir de 1985, nos encontramos ante un fenómeno de violencia distinto, una violencia colectiva, organizada, estructurada", señaló el ministro.

Y agregó que el fenómeno de las barras bravas es una estructura de carácter criminal que "se debe de reprimir severamente".

El jerarca dijo que “las barras bravas existen porque se habilitó su existencia", pero aseguró que "si se toman las medidas correctas, este fenómeno (de la violencia en el fútbol) se puede revertir".

Lo que sucede, según el ministro, es que "durante años los dirigentes de los clubes mintieron. Sostuvieron que no entregaban entradas y que no daban beneficios".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)