CAMPANERO

Una cárcel en Minas para los presos VIP

La cárcel de Campanero está ubicada a tres kilómetros de Minas sobre la ruta 8, en dirección a Villa Serrana. Allí cumplirá su prisión mientras se sustancia el juicio el propietario del Cambio Nelson, Francisco Sanabria.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Chacra de la cárcel de Campanero. Foto: Ricardo Figueredo

En esa apacible cárcel —no tiene los niveles de hacinamiento ni la violencia que caracteriza a los módulos 8 y 9 del Comcar— también fueron alojados en el pasado Pablo Goncálvez, acusado de cuatro asesinatos; los empresarios argentinos Matías Campiani y Sebastián Hirsch, exresponsables del consorcio Leadgate que tuvo a su cargo el control de Pluna y el empresario gastronómico de Maldonado procesado con prisión por abusos sexuales a menores.

Las autoridades carcelarias niegan que Campanero sea una "cárcel VIP". Una junta de técnicos del Instituto Nacional de Rehabilitación decide el destino de cada preso en función de su perfil y lo fundamenta, dijeron fuentes penitenciarias.

El penal se llama Campanero porque cerca pasa el arroyo homónimo, de los más caudalosos del departamento de Lavalleja. A poca distancia del penal se encuentra un cerro que lleva el mismo nombre.

La entrada de la cárcel tiene varios celdarios. Allí se quedan cinco días los reclusos recién llegados.

El penal está subdividido en cuatro sectores: celdas colectivas cuyas puertas están abiertas durante el día. Los presos entran y salen de las barracas. Pasean, toman mate. También tienen derecho al uso de celulares, pero de manera muy regulada.

Los puestos de vigilancia observan a cada uno de los sectores. En Campanero, hay un sector mejor que los otros tres: cuenta con gimnasio y sus paredes están pintadas. Al costado del penal funciona una chacra para presos que están por salir en libertad.

Progresividad.

Los reclusos de Campanero tienen determinado perfil: no ser violentos y haber cumplido con el sistema de progresividad. En el penal pueden convivir un delincuente de "guante blanco" con un rapiñero que pasó por distintas etapas de rehabilitación.

"No calificaría a Campanero como una cárcel VIP. Está dentro del grupo de cárceles que funcionan correctamente", expresó a El País el comisionado parlamentario, Juan Miguel Petit.

Dentro de ese grupo, se encuentran las cárceles de Cerro Largo, Florida, Durazno y Artigas.

Petit calificó como un "avance" la situación de estas cárceles. "El sistema no es perfecto. Pero el trabajo de la junta de clasificación le da transparencia", dijo.

Campanero aloja alrededor de 300 detenidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)