ESTABA FUGADO

Capturaron en el Cerro Norte al delincuente conocido como "el Ricky"

En un principio se informó que el delincuente había sido detenido en Colonia, pero la Policía confirmó a El País que el "Ricky" fue capturado en el Cerro Norte.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ricky: Ricardo Astesiano, que hoy tiene 23 años, es padre de dos hijos. Foto: Facebook

Efectivos del Departamento de Información Táctica detuvieron hoy al delincuente conocido como "el Ricky". En un principio se informó que el delincuente había sido detenido en Colonia, pero la Policía confirmó a El País que el "Ricky" fue capturado en el Cerro Norte.

El "Ricky" estaba recluido en el hogar del Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente (Inisa) y aprovechó una salida transitoria concedida por la Justicia de Adolescentes para fugarse. La Policía lo buscaba desde el jueves 18, al declararse la alerta cuando el joven no regresó al Hogar Paso a Paso, ubicado en Garibaldi y 8 de Octubre.

Era, hasta que se fugó, uno de los 120 adultos que conviven con los menores recluidos en los centros de internación del organismo. Muchos de ellos cumplen penas que se incrementan porque incurren en nuevos delitos cada vez que se fugan.

La jueza de Adolescentes Patricia Borges le concedió, el pasado mes de noviembre, autorización para salir a trabajar en el Puerto de Montevideo. Lo hizo pese a la oposición de la fiscal Nancy Hagopian y a informes desfavorables del Instituto Técnico Forense (ITF).

Para resolver a favor de la salida transitoria del Ricky, la jueza Borges se basó en informes del organismo que sostenían que el joven, recluido desde 2008 por homicidios, rapiñas, y más de 15 fugas, se había recuperado. "Él se merecía una oportunidad", dijo entonces a El País un jerarca del Inisa (el instituto que tiene a su cargo los centros de reclusión de adolescentes).

Comenzó a delinquir a los 8 años, admitió.

Según datos de un perfil psicológico que se hizo de Ricky en el INAU, cuando era menor de edad, él dijo que comenzó a delinquir cuando tenía apenas 8 años. Más de una decena de veces fue internado en hogares del INAU, y otras tantas se escapó.

En los primeros años de la década formó parte de una generación de delincuentes juveniles altamente peligrosos con varios años de actividad. "El Talibán", el "Prandon", "El Rey" y "El Tatín" eran los alias de otros menores de la banda con los que se habían hecho reconocidos a través de la crónica policial.

Las bandas "de la granada" y "del marrón" se enfocaron fundamentalmente en locales de pago, restaurantes y supermer- cados de varios barrios de Montevideo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)