SERPIENTE

Capturan peligrosa yarará oculta en una casa de Piriápolis

Centro especializado lleva doce serpientes capturadas este año.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Serpiente: La yarará en un recipiente, luego de ser capturada. Foto: Alternatus Uruguay

Una yarará que se había refugiado en el interior de una humilde casa de Piriápolis, después de morder a una gata, fue capturada por personal de Alternatus Uruguay, un centro educativo de cría y rescate de reptiles. El ofidio, que resultó lastimado al recibir una serie de arañazos en su refriega con la gata, se introdujo en la vivienda, serpenteó velozmente por el piso y se ocultó detrás de unas tablas de madera. La dueña de casa debió pedir auxilio.

El rescatista Ignacio Etchandy, responsable del criadero de reptiles que funciona en el parque municipal La Cascada, cercano a la vivienda, contó que el operativo para capturar a la serpiente fue bastante extraordinario.

"Cuando llegué, la señora me mostró una foto que le había hecho con el celular, y era una yarará, indiscutiblemente. La casa estaba llena de cosas, había un colchón en el piso y una niña estaba saltando encima. Un peligro, porque con el calor que hacía y después de ser atacada por la gata, la serpiente estaba muy alterada y no sabíamos dónde se ocultaba".

"Tuvimos que desarmar las tablas de la pared y, en un momento, la vemos salir rapidísimo… Me costó bastante atraparla con el gancho e introducirla en un recipiente de plástico que habíamos traído", contó Etchandy.

La yarará se encuentra ahora en el centro de cría y rescate. "Vamos a coordinar la liberación en una zona despoblada, para que no haga daño. Es importante conservar las especies autóctonas", dijo el responsable de Alternatus Uruguay.

La yarará pude medir entre 22 y 92 centímetros de longitud, Esta especie (Bothrops pubescens), se caracteriza por su nerviosismo y excitabilidad. Es una de las dos especies que causan accidentes ofídicos en nuestro país; la mayoría se producen la acercarse mucho al animal o pisarlo en forma accidental.

No es la primera vez que el centro Altarus participa en rescates de serpientes en Piriápolis.

"Tenemos en promedio unos veinte rescates por temporada, y este año llevamos 12 intervenciones", dijo Etchandy a El País.

En los meses de calor las serpientes están más activas y los encuentros con ellas son mucho más frecuentes. Según el especialista, Piriápolis se considera una "zona caliente" en cuanto a ofidios ponzoñosos. "Estamos rodeados de cerros, y las serpientes bajan hasta la ciudad. Nosotros hemos llegado a encontrar yararás en el centro de Piriápolis", aseguró.

El centro Alternatus, que puede ser visitado por el público, posee una colección de serpientes nativas y exóticas. Tienen cobras y boas, y una pitón de 70 kilos, entre otras.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)