CAMBIOS EN ZONA EMBLEMÁTICA DE PUNTA CARRETAS

Cante Grill: acuerdo salomónico permitirá una obra millonaria

Antiguo local comercial creado por Humberto Pittamiglio será restaurado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Conservarán la fachada en el predio de Cante Grill. Foto: Darwin Borrelli

Después de Semana Santa se conocerá la autorización de la Intendencia de Montevideo para la construcción de una torre en el predio que ocupó la ex Confitería Cante Grill durante siete décadas, la construcción de Humberto Pittamiglio de 21 de Setiembre y Williman, según confirmaron a El País fuentes comunales y empresariales.

Un año debieron esperar los inversores para desarrollar el proyecto. Cuando el grupo empresarial adquirió el predio no había reserva patrimonial, es decir que estaba en condiciones de demoler el tradicional local. Sin embargo, un grupo de 5.000 personas firmó una petición para detener la operación.

La Intendencia introdujo en el debate medidas cautelares para suspender la obra seis meses. La Junta Departamental de Montevideo, el alcalde del Municipio CH, Andrés Abt, y el entonces director de Planificación de la IMM, Jorge Rodríguez, atendieron el reclamo y formaron una comisión de trabajo a la que convocaron a expertos en patrimonio como el edil y exintendente Mariano Arana, el arquitecto Alfredo Ghierra y el docente Willy Rey.

Tras un proceso de discusión técnico y urbanístico en la comisión se alcanzó un acuerdo con la empresa para conservar y restaurar el local a cambio de la autorización de ampliación de altura, llegando a superar en tres pisos el nivel que se permite en 21 de Setiembre.

El edificio que se construirá llevará el nombre de Alquimia y fue diseñado por el arquitecto Osvaldo Mara. Está previsto restaurar el tradicional espacio comercial que cuenta con 400 metros cuadrados construidos y doble altura. Se iluminará el torreón, que va a sobresalir en la esquina junto a la torre. El edificio contará con una altura de 14 niveles donde se distribuirán 57 apartamentos.

Polémica.

El render de la fachada fue colocado en distintos sitios web de interés para arquitectos y defensores del patrimonio. La imagen fue tomada de la página de una inmobiliaria que estaba promocionando el emprendimiento.

En los foros de discusión sobre arquitectura el proyecto recibió la aprobación de muchos participantes que vieron con alivio que se mantenía el edificio creado por Humberto Pittamiglio. Algunos marcaron cierta preocupación por el incremento en la altura resuelto.

Sin embargo, algunas voces se pronunciaron contra la solución alcanzada por la comisión creada por la Intendencia. En tal sentido, el discurso más levantisco fue el de la arquitecta Laura Alemán que publicó el 31 de marzo una carta en la diaria donde se manifiesta en contra del acuerdo.

"La obra de Pittamiglio no será demolida, sino sometida a una operación más traumática: deberá soportar el peso imposible de una burda vertical, que aplasta la cáscara de ladrillo y la convierte en un ridículo basamento", escribió la arquitecta.

Alemán llega a otros niveles, sostiene que el "ingrato desenlace del proceso de debate —que espero que no derive en la concreción de la obra proyectada—, queda la impresión de que una muerte digna del edificio rojo de Pittamiglio habría sido una mejor opción".

Más adelante asegura que "la reunión de ambos edificios en el predio es una broma de pésimo gusto, una espantosa burla a quienes asumieron la posición defensiva; un acto de cinismo del que, hoy, ellos mismos son inculpados".

Habilitan que la Torre tenga tres pisos extra.

El proyecto inmobiliario Alquimia implica la construcción de una torre que contendrá 57 apartamentos distribuidos en 14 niveles, tres más que los habilitados por la reglamentación habitual en la zona. Además incluye la restauración total del local que ocupara durante 70 años la confitería Cante Grill que será puesto a la venta por la inmobiliaria Golf, según confirmó a El País Alexandra Ladeira, directora de la empresa. Tras un año de negociación, en los días siguientes a la Semana Santa se estaría firmando la autorización municipal para el inicio de la construcción, de acuerdo a fuentes del ejecutivo de la IMM. La operación exigirá una inversión total de siete millones dólares, dentro de lo que se encuentra la compra del predio y la obra posterior.

Polémica: el patrimonio barrial en peligro.

El 9 de mayo de 2016 el escritor y columnista de El País Diego Fisher, anunció el cierre de la confitería Cante Grill de Punta Carretas. Aquella crónica provocó la indignación de vecinos y activistas patrimoniales que se movilizaron rápidamente para evitar la demolición del edificio. En aquella crónica Fischer recordó que la confitería fue creada en 1947 como heladería por Gerardo Fariña, un uruguayo hijo de inmigrantes gallegos, y que en sus comienzos era un pequeño local que daba sobre 21 de Setiembre y en el que se vendían solamente helados y natillas elaboradas con recetas propias.

En 1955 Fariña se asoció con Ignacio Crespo, un joven de 19 años que un año antes había llegado desde Orense (España). En poco tiempo Fariña fue adquiriendo locales vecinos hasta llegar a completar el amplio edificio. "Llegamos a tener 60 empleados permanentes y en las fiestas contratábamos 20 personas más", recordó Ignacio Crespo, entrevistado por Fisher.

Se trata de quien hasta hace cinco años atendía la caja de la confitería y dirigía el negocio con el mismo entusiasmo que en 1955. En 2011 Crespo resolvió retirarse. Recuerda que en los 56 años que trabajó allí, le dedicó al negocio un promedio de 10 a 12 horas diarias. "Nunca supe de fines de semanas ni feriados", comentó.

El empresario recordó que la clave del éxito de Cante Grill estuvo en contar con maestros reposteros extraordinarios de origen español e italiano, que a su vez formaron a profesionales uruguayos. "Utilizamos recetas propias y los mejores productos de plaza o importados", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)