A NUEVA POLÍTICA EXTERIOR DE BRASIL

El canciller que inquieta a Uruguay

Serra se acerca a Argentina, es crítico con el Mercosur y apuesta a tratados bilaterales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
José Serra perdió dos elecciones con el PT. Foto: AFP

Cuando parecía que se había logrado coordinar la política de comercio exterior en la región, el cambio de gobierno en Brasil y la designación de José Serra como canciller del nuevo gobierno de Michel Temer pateó el tablero. Dentro del gobierno uruguayo y el Frente Amplio tienen claro que el flamante jerarca brasileño es un claro opositor al Mercosur y, por ende, sus políticas podrían pegarle en el corazón del programa de la coalición de izquierda, que prioriza al bloque regional en la estrategia de inserción internacional.

Serra, de 74 años, es un economista que vivió gran parte de su vida en el exterior por motivos políticos y académicos. Fue gobernador de San Pablo y senador socialdemócrata, y los analistas políticos consideran que mantiene ambiciones presidenciales —tras ser derrotado en 2002 por Luiz Inácio Lula da Silva y en 2010 por Dilma Rous-seff— y, por tanto, podría utilizar la Cancillería como plataforma para posicionarse co-mo candidato para las elecciones de 2018.

Entre las 2.353 palabras que dijo Serra en su discurso al asumir el pasado 12 de mayo, no figura Uruguay. Por el contrario, hizo énfasis en el rol estratégico que pasarán a tener Argentina, Estados Unidos, la Unión Europea, China y Japón en su política exterior. Con Argentina, es más, habló de la necesidad de complementarse y de la sintonía que existe. Mañana lunes, de hecho, Serra viajará a Buenos Aires para mantener una reunión con la canciller Susana Malcorra. Con Nin Novoa Hubo un breve contacto, pero protocolar y de presentación.

La elección de los países en los que Serra pondrá foco no fue arbitraria. El flamante canciller brasileño dejó en claro que el peso de la sintonía política para el manejo de las relaciones exteriores será descartado. "La diplomacia volverá a reflejar de manera transparente e intransigente los legítimos valores de la sociedad brasileña y los intereses de su economía al servicio de Brasil como un todo, y no más de las conveniencias y las preferencias ideológicas de un partido político y de sus aliados externos", afirmó Serra al asumir.

El problema para Uruguay pasa por el peso que representa Brasil dentro del bloque Mercosur y en el comercio. Ese destino es clave para las exportaciones uruguayas de lácteos, vehículos y autopartes, o plásticos. Más de 60% de las exportaciones uruguayas al Mercosur se dirigen al mercado brasileño. Además es el segundo destino en importancia. Pero más allá de eso, Brasil es un país clave en la región con miras a las negociaciones con otros países o bloques por fuera que pretende encaminar el Ministerio de Relaciones Exteriores uruguayo.

Serra es crítico con el Mercosur al punto que ha dicho que es "un delirio megalómano" que afecta la "soberanía en política comercial de Brasil". Por eso, al asumir el cargo planteó en su discurso la necesidad de flexibilización ya que consideró que el bloque "deja mucho que desear". Hoy el Mercosur tiene prohibido por la resolución 32 hacer acuerdos con terceros países si no es en bloque, aunque hay intención de modificarla, incluso del lado uruguayo. Esta resolución, y la oposición de sectores del Frente Amplio, hicieron caer las negociaciones de un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos en el primer gobierno de Tabaré Vázquez (2005-2010).

En esta línea, si bien dijo que Brasil apoyará las negociaciones que se vienen realizando para un Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea, si el multilateralismo no funciona "no podemos permanecer impasibles" por lo que las negociaciones bilaterales deberán ser el camino. Hay chances de que esto pueda ocurrir. No solo el canciller Rodolfo Nin Novoa planteó que en una primera instancia ninguna de las partes quedó conforme con las ofertas realizadas, sino que Brasil, además, cuenta con un acuerdo marco.

Nin Novoa planteó esta semana en el programa Código País de canal 12 que a Serra "no le gusta mucho el Mercosur, está mirando más para Europa que para adentro de la región pero vamos a tener que hablar y que negociar con él". El ministro no anduvo con vueltas y advirtió: "A Brasil una cosa que le gustaría mucho sería que lo suspendieran del Mercosur", lo que anticipó "sería un problema para todos". "Nosotros proponemos un marco de acuerdo entre los países del Mercosur que quieran iniciar conversaciones para lograr acuerdos con bloque de países. Una vez logrado el consenso, que cada país marche a la velocidad que pueda", dijo.

La encrucijada de Nin Novoa pasa por atenerse al programa de gobierno, aunque considera que el camino es mayor apertura y la posibilidad de que el país se integre a acuerdos multilaterales, como el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, que integran 12 países y representa el 40% de la economía mundial.

En la interna del Frente Amplio, el Movimiento de Participación Popular, la lista 711, el Partido Comunista, Casa Grande y el Partido por la Victoria del Pueblo ya expresaron su rechazo a una flexibilización del Mercosur y a la firma de tratados de libre comercio en forma bilateral. El problema es que si Brasil avanza de forma bilateral, hay quienes consideran que a Uruguay solo le quedará "subirse como pueda a los demás".

LECTURAS OPUESTAS.

"Serra es símbolo de todo riesgo"

El excanciller frenteamplista Roberto Conde dijo a El País que el canciller de Brasil José "Serra es el símbolo de todos los riesgos porque ni cree ni quiere la integración del Mercosur". "Creo que puede haber cambios porque Serra es un hombre que desde hace mucho tiempo, ya en campaña 2010, hizo anuncios muy hostiles hacia el Mercosur. Va a volver a una concepción nacionalista incluso algo chovinista", dijo Conde. Según su perspectiva, la asunción de Serra genera "muchas interrogantes", pero "es una política absolutamente riesgosa dejar a Brasil libre".

"Necesaria reactivación"

El excanciller colorado Didier Opertti sostuvo que el canciller brasileño José Serra "viene a introducir en el Mercosur una necesaria reactivación". Opertti dijo que Serra intentará "devolverle a Brasil la visión de potencia mundial" y que en esa estrategia "el Mercosur no será una prioridad". "Lo mejor que puede esperarse es el reconocimiento de las deficiencias" y una mayor "flexibilidad". "Uruguay tiene que actuar con criterio pragmático y no apegado a una serie de religión dogmática que nos puede llevar al estancamiento", sostuvo Opertti.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)