ALTAS EXPECTATIVAS PARA FEBRERO

Las Cañas vive una de sus mejores temporadas en años

Regresaron los argentinos en enero y hubo muy alta ocupación hotelera.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Daniel Rojas

Aunque el número de campamentos descendió, la ocupación hotelera en la localidad de Las Cañas en Río Negro estos primeros días de febrero continúa siendo alta y hay confianza en cerrar una de las mejores temporadas de los últimos años.

A pesar de ello, nunca más se repitieron las exitosas temporadas de fines de los 80 y principios de los 90, cuando prácticamente no había lugar para colocar una carpa y los argentinos llegaban desde todas partes para "copar" el principal balneario de agua dulce del país.

Con el paso de los años, las rutas y los modelos de automóviles permitieron acortar los tiempos, y el turista de clase media empezó a cruzar el puente internacional con el objetivo de alcanzar las playas del este del país. Pero no fue lo único motivo. El litoral argentino también comenzó a desarrollar su infraestructura de servicios, generalmente rodeado de termas, y Las Cañas no se "aggiornó".

El inicio del conflicto por Botnia, empezó a alejar a los entrerrianos de la costa fraybentina y después, el largo bloqueo de la frontera terminó por "enterrar" al balneario como destino de los argentinos.

Terminado el piquete y en un escenario de cambio con moneda favorable y medidas restrictivas —como la compra de dólares— que ya fueron eliminadas, los argentinos empezaron a volver. Seis años después, la "Perla del litoral" como fue bautizada hace años, vive un momento de brillo que se intenta asemejar a la vieja época.

"Hicimos un primer balance muy positivo al finalizar enero. En el área de camping tuvimos un aumento importante en comparación con el año anterior, registrándose los fines de semana un promedio de 350 carpas y ocupación hotelera prácticamente del 100%", informó Andrea Schunk, directora municipal de Turismo.

La afluencia de visitantes de origen argentino "fue notoriamente superior al verano pasado", aseguró la funcionaria, aunque no se facilitaron cifras.

Según las inmobiliarias, la ocupación de los moteles y las casas de alquiler "fue completa durante los fines de semana y, en muchos casos, durante todo el mes", indicó Schunk a El País.

Febrero.

La segunda mitad del verano generalmente sufre una caída significativa en relación al primer mes del año. De todos modos, las autoridades confían en que las buenas cifras logren mantenerse para los próximos veinte días.

"El primer fin de semana fue lluvioso, eso enseguida nos impacta, fundamentalmente en el camping. La ocupación hotelera, si bien ha disminuido, se mantiene en buen nivel y se ve colmada durante los fines de semana", informó Schunk.

El paseo cultural por excelencia del departamento, el ex frigorífico Anglo (declarado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad), también se vio beneficiado por la llegada masiva de turistas. Este año pudieron superar ampliamente los 800 visitantes del año anterior.

Menos espera.

Esta temporada parece ser la primera en muchos años en donde no existen quejas en los pasos de frontera por las largas colas de automóviles, a pesar de que han ingresado más turistas que el año anterior. Más funcionarios y vías de acceso, trámites online y un seguimiento del nuevo jefe local en la primera línea de acción, son acciones que han permitido acortar los tiempos de espera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)