DOS MUNDOS

Caminos de la periferia y calles de zona centro

Los municipios A y B tienen dos realidades territoriales muy diversas; el primero abarca zonas urbanas, y suburbanas o casi rurales. El segundo tiene una jurisdicción netamente urbana.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Página del Municipio

En ambos, sin embargo, mejorar la vialidad es una preocupación y una meta no siempre posible de ser cumplida. En el Municipio A (que incluye el Paso de la Arena, Nuevo París, Belvedere, Prado Nueva Savona, La Teja, Cerro, Casabó, Pajas Blancas, La Paloma, Tomkinson, Tres Ombúes y Pueblo Victoria) hay una importante cantidad de asentamientos irregulares y una caminería que en ciertas zonas es muy precaria o inundable.

En el Municipio B, (que incluye los barrios Cordón, Parque Rodó, Palermo, Barrio Sur, Ciudad Vieja, Centro, parte de La Aguada, La Comercial y Tres Cruces), no hay en cambio caminos de tierra o balasto, pero sí muchísimas calles para atender.

El alcalde del Municipio A, Gabriel Otero, que cumple su segundo período en el cargo electo, dijo en la Junta Departamental de Montevideo que la prioridad en la planificación vial sigue radicada en "las zonas con población más vulnerable y donde es necesario arreglar calles que después de un día de lluvia hacen que un niño no pueda ir a la escuela por tres días".

Según Gabriel Otero, las obras viales que realizó el Municipio A en 2016 (por $ 51.656.158) beneficiaron a 40 mil personas. Ahora se está intentando llevar más carpeta asfáltica que balasto.

En el Municipio B la inversión en vialidad durante el 2016 fue menor a la que se tenía prevista, ascendiendo a $ 6.700.000.

El alcalde Carlos Varela, que también cumple su segundo mandato, dijo en la Junta Departamental que se pudo trabajar en muy pocas calles, "entre otras cosas porque el valor del metro cuadrado tanto de asfalto como de hormigón es muy alto".

Sin embargo, sí se avanzó en la eliminación de los cordones de las veredas para construir rampas de accesibilidad por un monto de $ 6 millones y medio. Al fin de su mandato, Varela espera haber cumplido con el 100% de esas obras. Pero en el Municipio B, la verdadera "vedette" sigue siendo el arbolado; exigió una inversión de $ 38:575.044.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)