TURISMO EN LA REGIÓN

Camboriú recibe cada año más de 20.000 turistas uruguayos

Más de 10.000 visitaron el parque Beto Carrero en poco más de un mes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El balneario tiene diversas actividades para los turistas. Foto; unipraias.com.br

Un cambio favorable y el hábito cada vez más extendido de viajar dentro de la región, ya sea por vía terrestre o aérea, reafirman esta temporada la presencia de uruguayos en los estados brasileños de Río Grande del Sur y Santa Catarina, en donde más allá de la isla de Florianópolis hay playas paradisíacas y muy buena infraestructura para acoger a los visitantes.

A 1.315 kilómetros de Montevideo y 1.000 del Chuy, el balneario Camboriú es uno de los ocho destinos más requeridos de Brasil. Tiene 124.000 habitantes permanentes y es visitado por unas 600.000 personas al mes en alta temporada.

Según informaron a El País fuentes del Convention & Visitors Bureau de Camboriú, el año pasado 20.207 uruguayos eligieron el destino. Mayormente, fueron turistas de clase media que viajaron en automóvil o en ómnibus. Desde Montevideo el viaje por carretera demanda unas 16 horas y desde el Chuy 4 menos.

En tercer lugar, los uruguayos viajaron en avión, que cuesta aproximadamente US$ 360 de ida y vuelta, y es una forma cómoda y rápida de llegar, en vuelo directo hacia Florianópolis y adicionando un recorrido terrestre de una hora y media.

"El perfil del turista uruguayo depende de la época del año. Al final del año recibimos muchos estudiantes y familias y en los meses de marzo y abril el público que tenemos es de tercera edad", agregaron las fuentes del Convention & Visitors Bureau, en base a información de la oficina de turismo local y del Cristo Luz, uno de los principales atractivos y emblema de la ciudad. Este complejo tiene la segunda estatua de Jesucristo más grande de Brasil después de la de Río de Janeiro y es gerenciado, desde hace años, por el uruguayo Miguel Fajardo.

Un cambio auténtico.

A diferencia de muchos destinos tradicionales, Camboriú ha hecho un notorio esfuerzo para dejar de ser una propuesta exclusivamente de sol y playa y transformarse una ciudad atractiva los 12 meses del año.

Tiene en construcción —y muy avanzado— el centro de convenciones más grande del sur de Brasil y ha hecho fuertes apuestas a la oferta recreativa y de aventura, para captar no solamente a las familias, sino también al turismo joven.

Uno de los símbolos del balneario es el Parque Unipraias. Un moderno teleférico con 47 cabinas (bondinhos) entrelaza estaciones de ascenso y descenso, trepa hasta el Morro de la Aguada y baja hasta la playa de Laranjeiras, de aguas cristalinas y tranquilas. El viaje ofrece una vista privilegiada de la ciudad y de la Mata Atlántica, que se puede recorrer en dos trenes que zigzaguean la floresta. También es posible llegar a Laranjeiras en el tradicional Barco Pirata, que durante el viaje presenta un show de aventuras al mejor estilo Jack Sparrow.

Dejando los miedos de lado, se ofrece la posibilidad de hacer una bajada vertiginosa en tirolesa (de 240 metros de altura y 750 de extensión) sobre la Mata Atlántica, donde el aventurero viaja sentado en una silla suspendida por un cable a una velocidad de 60 kilómetros por hora (foto superior).

Todos estos atractivos, al igual que un "bosque encantado" sobre el morro, ideal para visitar con niños, fueron incorporados con una fuerte inversión en los últimos años.

Para quienes opten por los paseos de tierra, la ruta Interpraias revela, en tan solo 16,5 kilómetros de extensión, paisajes únicos deslumbrantes. Desde ella se puede acceder a seis playas de la costa sur, una de las cuales es Pinho, el primer espacio público nudista de Brasil.

Otros cambios notorios del balneario son los nuevos edificios de la zona céntrica, que cada vez se hacen más altos y angostos, para aprovechar mejor los escasos espacios de construcción disponibles.

Adrenalina, shows y cultura alemana

A 37 kilómetros de distancia de Camboriú se encuentra el Beto Carrero World, uno de los parques temáticos más completos del mundo, con juegos mecánicos para niños y adultos, espectáculos familiares, un zoológico inserto en la naturaleza y muchas otras atracciones.

Desde la Navidad y hasta fines de enero, más de 10.000 uruguayos visitaron el parque, lo que confirma que se trata de un adicional muy requerido por quienes viajan a ciudades como Florianópolis o Camboriú.

Se dice que el creador de esta para nada pequeña Disneylandia sudamericana, João Batista Sérgio Murad, conocido popularmente como Beto Carrero (1937-2008) ofreció el parque a distintas ciudades pidiendo una exoneración de impuestos por varios años, como contrapartida por el beneficio que éste traería a la actividad turística, la generación de empleos y el desarrollo urbano. Finalmente, el Beto Carrero World se instaló en la pequeñísima ciudad de Penha, en la provincia de Santa Catarina, un lugar prácticamente desconocido de Brasil hasta que el sueño de Batista, artista circense y empresario, un visionario para muchos, se materializó en 1991.

En la actualidad, el Beto Carrero World está asociado a dos estudios de Hollywood: DreamWorks y Universal. Y es famoso por sus juegos cargados de adrenalina: montañas rusas que dejan a los visitantes cabeza abajo y caídas libres desde 100 metros de altura.

No muy lejos de allí, la ciudad de Blumenau es un destino que merece visitarse para vivir el Brasil de alma alemana y disfrutar de la cultura de la cerveza. Aunque es famosa por su Oktoberfest (la segunda más importante del mundo después de la que se hace en Alemania), la ciudad tiene fiestas y eventos durante buena parte del año.

Del 8 al 11 de marzo, por ejemplo, se hará la novena edición del Festival Brasileño de la Cerveza, en la que más de 700 marcas de todo el país se reunirán para una verdadera bacanal de cervezas artesanales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)