UN CAMBIO QUE AFECTA A MILES DE PERSONAS

Cambia el ritmo de Ciudad Vieja por obras en calle Buenos Aires

Empleados salen de sus trabajos y no encuentran las paradas de ómnibus.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Calle cortada: los trabajos en la calle Buenos Aires se extenderán por meses. Foto: F. Ponzetto

Desde el lunes, la calle Buenos Aires está cortada desde Maciel hasta Ituzaingó. Sin embargo, las primeras horas del martes fueron las más complicadas.

Empleados de empresas radicadas en la Ciudad Vieja buscando paradas de ómnibus "desaparecidas", algunos vecinos rastreando un lugar para estacionar y otros que al abrir la puerta de su casa se encontraron con una feria en su cuadra.

Por obras, la Intendencia resolvió que la salida de todo el tránsito de la Ciudad Vieja se hará por la calle Reconquista. Ello obligó a cambiar el sentido de circulación de esa calle y determinó la instalación de nuevas paradas de ómnibus.

Estaba previsto que el corte comenzara a la hora 8.00 del lunes y culminara dentro de cuatro meses cuando finalicen los trabajos. Sin embargo, el corte se cumplió recién a la hora 14.00 del lunes cuando la señalización fue colocada durante el fin de semana.

"En el medio casi se matan unos cuantos, venían por Reconquista con el flechado nuevo y tenían que esquivar a los aparecían por el otro lado, nadie los paraba. Un verdadero peligro", dijo a El País un inspector de una empresa de transporte colectivo.

Hasta ayer las obras alcanzaban a las veredas de la calle Buenos Aires, entre Maciel y Colón. Allí se estaba levantando el material a fuerza de martillo neumático. No se sabe con exactitud el momento en que se comenzará a trabajar sobre el pavimento.

Estacionamiento.

En la Ciudad Vieja viven unas 12.000 personas pero durante el horario de oficina la población puede llegar a 70.000 por efecto de la importante cantidad de empresas, bancos y organismos oficiales que hay en el barrio, según datos del Municipio B.

Estacionar en la tarde puede ser un odisea. Desde ahora habrá menos lugar. Mientras la calle Reconquista continúa cerrada en el tramo entre Bartolomé Mitre y Ciudadela por obras de la nueva sede de la Corporación Andina de Fomento (CAF), en el antiguo Mercado Central, la zona perdió decenas de plazas para estacionar.

Días antes del inicio de las obras la comuna y el municipio B hicieron una pequeña campaña informativa para dar a conocer a los vecinos las características de los trabajos y las restricciones que deberán enfrentar mientras dure la obra.

En ese sentido, se informó mediante volantes que los vehículos estacionados por la calle Reconquista, frente a los complejos habitacionales, no podrán ser estacionados en 45 grados, como lo hacían hasta el momento y que deberán ser colocados junto al cordón.

Tampoco se podrá ocupar algunos espacios de la calle Colón, por donde pasarán los ómnibus de las líneas especiales. Ante el incumplimiento de algunos vecinos, los guinches municipales retiraron algunos vehículos.

La prohibición de estacionar en la calle Buenos Aires alcanza hasta donde se están realizando las obras. Tampoco se puede aparcar en Reconquista entre Misiones y Treinta y Tres, en zona de parada de ómnibus. Lo mismo sucede en la acera este de la calle Maciel, entre Buenos Aires y Reconquista ya que por ahí pasan los ómnibus.

Además, los funcionarios de la Intendencia pusieron carteles en las nuevas paradas.

Por otro lado, se hizo un desvío en el cruce de las calles Reconquista y Camacuá donde se une el tránsito de ambas arterias para tomar Brecha y desde allí a Buenos Aires.

Desde el lado de Camacuá vienen los ómnibus que salen desde la terminal y desde Reconquista todo el tránsito que hasta el lunes circulaba por Buenos Aires.

Paradas.

Miriam trabaja como administrativa desde muy temprano en una importadora de la calle Rincón. Desde hace nueve años, todos los días baja del ómnibus en una parada de la calle Cerrito y sube en otra de la calle Buenos Aires, tras cumplir con su jornada laboral de ocho horas.

Ayer terminó su tarea y no encontró la parada que utiliza desde que trabaja en la zona. Tras preguntar a varias personas, supo que debía caminar una cuadra hacia la rambla para tomar el ómnibus que la llevaría a su casa.

"Parece que estoy muy distraída, no me enteré que iban a cambiar la parada. Espero que sea para bien, las calles y veredas están destrozadas", afirmó a El País la administrativa.

Algo similar le sucedió a Carlos, un vecino de la calle Alzáibar. Ayer sintió ruidos en la madrugada y abrió la ventana. Vio gente cargando cajones y no entendió nada. Se volvió a acostar. Al despertar tenía una feria en la puerta de su casa.

Por las obras de la calle Buenos Aires, la feria vecinal de los martes y viernes que estaba en la calle Reconquista se instaló lo largo de Alzáibar entre Buenos Aires y Sarandí.

El Municipio B pretende trasladar la feria los días viernes a la calle Colón, lo que afectaría la circulación de las líneas especiales de ómnibus. Hasta el momento la decisión final no fue tomada por las autoridades.

También se resolvió la reubicación de los contenedores de limpieza que estaban instalados en Reconquista, entre Treinta y Tres y Misiones, que serán reubicados en Treinta y Tres y la rambla.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)