INSEGURIDAD

Caen cifras de delitos y de procesados

En 8 meses de 2017, bajó un 9% la cantidad de remitidos y 20% internación de menores.

Los delincuentes usan sistemas de contrainteligencia para neutralizar los patrullajes. Foto: F. Ponzetto
Los delincuentes usan sistemas de contrainteligencia para neutralizar los patrullajes. Foto: F. Ponzetto

Los últimos indicadores del Ministerio del Interior muestran una caída de la eficacia policial. Es que existe una relación entre la actividad policial y el número de procesados por delitos o faltas.

En los primeros ocho meses de este año, mermaron los procesamientos de adultos con prisión o por faltas en un 9% en comparación con el mismo período de 2016. En tanto, la disminución de las internaciones en hogares de la Colonia Berro o de Montevideo bajaron un 20% de un año a otro.

Un magistrado penal, que está de turno esta semana y su jurisdicción abarca una parte de la periferia de Montevideo, señaló a El País que, en estos días, hubo tiroteos y rapiñas en esa zona. Sin embargo, la Policía le llevó pocos detenidos.

A su juicio, la merma de la actividad policial se debe a que los delincuentes de barrio —no los que integran organizaciones criminales— aprendieron la forma de evadir la presencia policial.

Otro operador judicial señaló a El País que la baja de la actividad policial se debe a la caída de las denuncias y agregó que ello conlleva a que un número inferior de personas sean indagadas por la Policía.

El 19 de abril de este año, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, informó que en el primer año de aplicación del Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO), las rapiñas bajaron 8,2% en todo el país y un 9% en el área metropolitana.

En este período, los homicidios disminuyeron un 9,2% en todo el país y los hurtos un 0,6%. En este 2017, las rapiñas cayeron un 13,3%; los hurtos 7,3% y los homicidios un 13,1% en todo el país.

Hoy los hechos muestran que la delincuencia muta y utiliza tácticas de contrainteligencia para burlar el patrullaje especial de la Policía. Adolescentes y niños ubicados en las esquinas y drogadictos contratados por un dosis de pasta base hacen tareas de vigilancia y avisan cuando detectan la presencia policial en el barrio.

En los últimos diez años, la Policía mejoró su armamento con compras de pistolas automáticas Glock, de origen aus-tríaco, que usan el FBI y las principales policías del mundo.

Además, el Ministerio del Interior adquirió subfusiles automáticos y tres helicópteros, entre otras compras de relevancia. "A los helicópteros los llamás y a los 15 minutos están patrullando arriba nuestro. Son de gran ayuda", dijo un jerarca policial a El País.

Pero también aumentó el poder de fuego de los delincuentes. En 2016, patrulleros se vieron envueltos en un tiroteo entre dos bandas rivales en Cerro Norte que utilizaban armas automáticas y subfusiles de guerra, entre ellos un FAL.

El 25 de septiembre pasado, efectivos del Departamento de Información Táctica (DIT) decomisó un fusil AUG Styer, similar a los rapiñados a soldados en enero de 2015 en una unidad militar de Montevideo. En esa investigación, referida al homicidio de un menor en una guerra entre bandas, la Policía también incautó otras armas poderosas como una carabina M1 con cargadores y un subfusil marca Halcon, balas para ese armamento y armas de menor calibre. Los delincuentes acostumbran adaptar un cargador a las pistolas Glock que les permite disparar hasta 30 tiros. Esas pistolas aumentan el temor de las víctimas durante las rapiñas porque se parecen a un subfusil.

Penas.

El Ministerio del Interior divulgó ayer datos del Observatorio Nacional sobre Violencia y Criminalidad referidos a procesamientos por delitos y penas por faltas entre enero y agosto de 2016 y 2017. Las estadísticas son elaboradas a partir de información suministrada por Policía Científica.

En los ocho primeros meses de este año, hubo 7.774 procesamientos por delitos. Asimismo, en ese plazo se registraron 1.126 penas por la comisión de faltas, señala el informe del Ministerio del Interior. Ello totaliza 8.900 personas puestas a disposición de la Justicia.

Los datos muestran que, en el mismo período de 2016, la eficacia policial fue mayor: 8.291 procesamientos por delitos y 1.473 por faltas.

Según los indicadores, este año cayeron los procesamientos totales de delitos en un 8,8% en comparación con los primeros ocho meses de 2016.

Los procesamientos por homicidios bajaron un 25%; las rapiñas, un 13,9%; los hurtos, un 10,1% y por drogas, un 9,6%. Sí aumentaron los casos de procesamientos por tenencia y porte de armas de fuego en 2017. Pasaron de 208 a 2014.

En tanto, las penas por faltas bajaron un 23,6% en 2017 en comparación con 2016.

En este momento, los hogares del Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente (Inisa) alojan a 430 menores con privación de libertad y 220 con medidas de semilibertad o alternativas a la internación.

El director blanco del Inisa, Álvaro Viviano, dijo a El País que hace un año las internaciones de menores promediaban unas 90 por día.

"Hoy rondan las 60 o 70", dijo. Se trata de una caída que supera el 20%

El jerarca también percibió que hubo una suba de medidas sustitutivas a las internaciones de menores, ya que los jueces "perciben" que el Inisa puede ofrecer otras posibilidades que evitan la prisión.

Instalan 4.000 nuevas cámaras.

El sistema de videovigilancia del Ministerio del Interior cuenta con 1.850 cámaras en todo el país. A partir de una licitación pública internacional se sumarán 3.250 equipos que se instalarán a partir de octubre. Los departamentos priorizados son Montevideo, Canelones y San José. También se recibirá una donación de cámaras de China, por lo cual se instalarán 4.000 nuevos equipos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)