FORMACIÓN DOCENTE

Cae a la mitad la tasa de egreso de profesores en el interior

La tasa de graduados de los CERP se acerca al IPA, no por mejora del segundo sino por caída del primero.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En el Interior: más de la mitad de los estudiantes tiene 25 años o menos. Foto: Archivo

El ícono de la formación de profesores, aquel que es emblema de la reforma de Germán Rama y que cumple dos décadas, pasa un momento de zozobra: en los últimos cinco años la tasa de egreso cayó a la mitad. Si se calcula la cantidad de graduados de los CERP (Centro Regional de Profesores) a fines de 2015, son solo el 23% de los matriculados cuatro años antes, el tiempo que demora la carrera docente.

Lo que podría parecer una buena noticia, termina siendo todo lo contrario: los niveles de egreso entre el CERP y el instituto de profesores de Montevideo (IPA) vienen igualándose desde 2011. Pero no se debe a una mejora en los resultados del centro capitalino, sino a la caída de los institutos situados en el interior.

Aun así, desde 2005 "la tasa de egreso es superior en los CERP que en el IPA", al punto que la relación está en tres a uno a favor del interior, dijo Luis Garibaldi, consejero de Formación Docente. Para el jerarca, esta diferencia a favor de los seis centros regionales (Salto, Rivera, Maldonado, Colonia, Florida y Atlántida) se debe a dos motivos: la mayor cantidad de becas y la mayor dedicación al estudio de los alumnos del interior.

"Mientras en los CERP alrededor del 20% de los estudiantes recibe algún tipo de apoyo (alimentación, residencia y transporte) en el IPA lo percibe menos del 3%", explicó Garibaldi. A su vez, los datos del último censo estudiantil revelan que los alumnos de los centros regionales son de menor edad (el 56% tienen 25 años o menos contra el 30% en el IPA). "El 34% de los estudiantes del IPA ya tuvo otros estudios previos, el doble que sus pares de los CERP", señaló el consejero.

Un hecho similar sucede en términos de actividad económica: el 80% de los encuestados del IPA trabaja, frente al 48% de los estudiantes de los CERP. Es decir: "mayormente, los estudiantes de los CERP pueden dedicarse más al estudio que aquellos del IPA", concluyó Garibaldi.

Pero para Eduardo Rodríguez Zidan, investigador de Universidad ORT y uno de los formadores en el CERP de Salto, hay otras causas que explican el "éxito" del modelo CERP y, también, su caída. "En los centros regionales había un seguimiento a los alumnos, formadores de tiempo completo (40 horas a la semana en un único instituto)", espacio de investigación y una carrera estructurada en áreas de conocimiento y no en asignaturas al estilo Secundaria". Pero en los últimos años, "eso desapareció y se dio un salto atrás", dijo. "Se igualó para abajo".

Prueba de ello, explicó, se quitaron los exámenes de ingreso que, a su juicio, generaban que los estudiantes que se presentaban tuvieran un mayor compromiso e interés, además de captar a un grupo poblacional más selecto.

"La masividad de la matrícula genera la ilusión de una falsa igualdad: transmite la idea de que es gratuita, que todos tienen acceso al conocimiento y a las oportunidades", dijo el investigador. "Sin embargo, hay desvinculación a corto plazo. Mucho quedan en un limbo, cursando por un tiempo indeterminado, engrosando las matrículas, pero sin graduarse".

Garibaldi, sin embargo, cuestionó la postura del investigador: "En un país en que faltan docentes recibidos, con una profesión que no tiene atractivo económico y tiene bajo reconocimiento social, las pruebas de ingreso no parecen ser una solución adecuada" dijo. La estrategia de los consejeros está dirigida "a darle mayor flexibilidad a las propuesta curricular, mayores apoyos académicos personalizados, mejorar la modalidad semipresencial y extender el sistema de becas con contrapartida de rendimiento para su renovación", un modelo más parecido a los inicios de los CERP.

Para un total de los 3.500 matriculados en los CERP el año pasado, el Consejo de Formación Docente entregó 730 becas. La inversión significó $ 46 millones, incluyendo alimentación y transporte. Este esfuerzo explica, según Rodríguez Zidan, que la titulación de profesores en el interior se haya cuadriplicado a dos décadas de su creación.

Despacito: el ritmo de la titulación de docentes.

En Uruguay egresan unos 700 profesores por año. La meta que se propuso el Consejo de Formación Docente es alcanzar los 1.000 graduados hacia 2020, pero "no será posible llegar" a ella, reconoció el consejero Luis Garibaldi. Un objetivo realizable sería alcanzar los 800, dijo. En el país se retira o jubila un 5% de la masa de profesores: unos 1.000 por año. Si bien no hay un reemplazo, está creciendo la titulación porque quienes están ingresando lo hacen con diploma.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)