VELOZ MARCHA ATRÁS

Cae el gerente general de Alur nombrado por Sendic

Ancap anuló el convenio de su subsidiaria que incluía ajustes bimestrales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Alur: le vende biocombustibles a Ancap para que los mezcle con nafta y gasoil. Foto: Presidencia

El directorio de Ancap decidió ayer por unanimidad dejar sin efecto el preacuerdo que tres gerentes de su subsidiaria Alcoholes del Uruguay (ALUR) habían firmado con el sindicato de la planta de Bella Unión de la empresa. También resolvió dar un golpe de timón en la gestión ya que removió al gerente general, Manuel González, firmante del borrador del convenio que había sido nombrado por el hoy vicepresidente de la República, Raúl Sendic. Para sustituirlo nombró a Victoria Hernández que era gerente comercial.

De esta forma, el directorio siguió las directivas del presidente Tabaré Vázquez que había dejado claro que el acuerdo no podía ser aceptado porque se apartaba sustancialmente de los lineamientos oficiales al establecer ajustes salariales por inflación cada dos meses, aunque no determinaba incrementos en términos reales. Ancap hizo el anuncio a través de un comunicado en el que explicó que se apunta a la "optimización de costos", y que se consideró que el acuerdo no se ajustaba a la realidad actual del país y de Ancap. El directorio encomendó continuar las negociaciones para un nuevo convenio en el ámbito del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

González dijo a El País que por ahora no hará declaraciones "porque es un momento complejo", pero que más adelante hará "aclaraciones".

La decisión cayó muy mal en el Pit-Cnt y augura un enfrentamiento por este tema entre el gobierno y la central sindical. Su secretario general, Marcelo Abdala, dijo a El País que lo ocurrido es "muy desprolijo", porque "los trabajadores somos respetuosos de la palabra".

"Es legítimo que el Poder Ejecutivo cambie, pero con este nivel de avance y considerando que el convenio era a un año, se podría haber dejado los cambios para la próxima", sostuvo.

El encargado del Interior en el Pit-Cnt, Ricardo Cajigas, que fue especialmente a Bella Unión a conocer la situación de primera mano, sostuvo que "ahora nadie va a negociar con un abogado o un gerente, y habrá que exigir directamente negociar con los presidentes de los organismos".

"Estamos sorprendidos por el escándalo por un acuerdo que no tenía ni un solo peso de aumento salarial. Y la sorpresa se acompaña con bronca cuando se escucha a legisladores blancos que no dicen que en 17 intendencias, de las cuales 12 son blancas, hay convenios con ajustes anuales cada 6 meses, hasta cada cuatro meses, y en algunos casos con 1,5% o 2% de incremento por sobre la inflación", señaló.

Ruben Couto, secretario general del Sindicato de Obreros de la Caña de Azúcar, dijo a El País que desde la época en que existía Calnu (antecesora de ALUR) los trabajadores recibían ajustes por inflación bimensuales. Eso no cambió ni siquiera durante la crisis de 2002. Couto explicó que el sindicato asumió que lo negociado tenía el aval de los directores de ALUR que eran, sostuvo, permanentemente consultados por los gerentes. El acuerdo iba a tener vigencia hasta el 31 de abril de 2017, e iba a abarcar a 506 trabajadores en Bella Unión y a 14 en Montevideo cuyos salarios promedio son de $ 25.500 nominales, dijo Couto. El convenio extendía a los trabajadores las condiciones de la recientemente aprobada ley de "nocturnidad", y fijaba un 70% extra en los jornales correspondientes a los días domingo. El acuerdo que cayó fue aprobado por unanimidad el mes pasado en la asamblea del sindicato.

ALUR tiene tres plantas dedicadas a la producción de biocombustibles y alimento animal en Montevideo, Paysandú y Bella Unión. En total emplea a 800 personas de manera directa. Funciona desde 2006 y es propiedad en un 91% de Ancap. El resto del paquete accionario es propiedad de Petróleos de Venezuela. Los biocombustibles que produce para mezclar con gasoil o nafta son vendidos a Ancap a un precio que para la oposición es excesivo. La gestión de ALUR fue muy cuestionada en la comisión investigadora de Ancap.

El sindicato se reunió por la tarde con la ministra de Industria, Carolina Cosse, y el presidente de ALUR, Juan Carlos Herrera, y se acordó la creación de un ámbito para mejorar la gestión de la subsidiaria de Ancap. Couto recordó que "hace rato que denunciamos irregularidades y nadie nos da bola". El sindicato incluso había declarado al removido González "persona no grata". Cosse convocó a la reunión ayer y el sindicato concurrió aunque a disgusto porque había pedido el encuentro hace tres semanas.

La ministra sugirió la limitación de los sueldos gerenciales. El salario del gerente general en 2014 era (con bonos) $ 438.752.

Cosse sugiere bajar sueldos de gerentes.

La oposición aplaudió la decisión de dejar sin efecto el preacuerdo salarial en ALUR y la remoción de su gerente general, aunque marcó matices.

El senador nacionalista, Álvaro Delgado, que participó de la comisión investigadora de Ancap, dijo a El País que los trabajadores "no tienen la culpa" de lo ocurrido y advirtió que los gerentes "no negociaban sin consultar", por lo que a su juicio hay responsabilidad de los directores "y no deberíamos cortar el hilo siempre por lo más fino".

De todas formas, consideró importante "dar señales" de que se comienza a poner orden en Ancap.

Delgado recordó que el removido González fue nombrado cuando presidía ALUR el hoy senador Leonardo de León, hombre de confianza del vicepresidente de la República, Raúl Sendic.

El senador colorado Pedro Bordaberry también apoyó la decisión. Tenía la intención de interpelar a Cosse si no había una marcha atrás. Pidió también corregir la gestión en otras áreas muy deficitarias de Ancap como la producción de cemento y cal. Y el senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, señaló que la anulación del preacuerdo muestra "un mínimo indispensable de decoro y sensibilidad".

Hasta el senador Marcos Otheguy, otro hombre de confianza de Sendic, reconoció que los ajustes salariales establecidos en el preacuerdo no eran adecuados para el momento que atraviesa el país, aunque dijo desconocer los motivos por los que fue destituido González. Los directores de Ancap no quisieron hacer declaraciones sobre el tema.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)