HISTÓRICO CHALET DE MALVÍN PODRÍA SER RECUPERADO

Burreros favoritos para mudarse a la Villa Yeruá

Dueños de caballos proyectan sede en el chalet de Gardel.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Perteneció al argentino Francisco Maschio, quien entrenaba caballos de Gardel. Foto: M. Bonjour

Finalmente la Villa Yeruá, el chalet de Malvín en el que veraneaba Carlos Gardel, se encamina a tener un nuevo dueño. Se trata de la Asociación Uruguaya de Propietarios de Caballos de Carrera (APC), que presentó un proyecto para colocar allí su sede y un museo sobre el turf y el tango.

Como informara El País, el motivo que lo llevó a Gardel a comprar terrenos cerca de la playa La Mulata y construir una casa sobre la calle Pablo Podestá (en la que nunca llegó a vivir), se debió a que a fines de la década de 1920, el "Zorzal Criollo" frecuentaba la Villa Yeruá, propiedad del argentino Francisco Maschio, entrenador de caballos purasangre y compañero de andanzas del cantor.

Uno de los "pingos" de Gardel que entrenó Maschio fue el famoso "Lunático", al que llevaba a reponerse de las carreras de Maroñas a las dunas y aguas de Malvín, que en ese entonces era un "balneario".

"En el fondo está el box de Lunático. Le bajaron un poco el techo, habría que reciclarlo", declaró a El País el presidente de la APC, Daniel Pombo.

La concesión a la Asociación Uruguaya de Propietarios de Caballos de Carrera ya fue aprobada por el Municipio E, aunque todavía no tiene la confirmación final de la Intendencia. Otro proyecto para colocar un restaurante en la histórica casona quedó por el camino.

"Sería una custodia a 15 años, prorrogable por otros 15. Lo que vamos a hacer es reciclarla, no se le va a hacer ningún tipo de reforma estructural ni nada que se parezca, la idea es recuperar la estética que tuvo en su momento", dijo Pombo.

"Vamos a poner nuestra sede administrativa, una sala de reuniones y posiblemente una biblioteca. Y abajo irá el Museo del Turf con la base de la colección de Luis Costa Valeta, que tiene una enorme cantidad de cosas en su casa. La Villa Yeruá parece que está muy venida a menos, pero los techos por dentro están bien", agregó.

Uno de los vocales de la APC, Carlos Decia, tiene una empresa constructora. Él hizo el proyecto y se encargará de las reparaciones.

Costos.

El vicepresidente de la APC, Gabriel Santana, dijo ayer a El País que la negociación "está avanzada" y que estima que recuperar la vivienda costará entre US$ 80.000 y US$ 100.000.

"El techo no hay que hacerlo todo nuevo. Pero igual es una incógnita: hasta que no levantemos las tejas, no lo sabremos. Estoy seguro que está bien, porque hemos visto las maderas y están bien. No tiene ni una gotera", indicó.

"El problema de la casa es que le han robado absolutamente todo. Creo que lo más caro va a ser el entrepiso y recuperar la fachada. Después, en la parte de arriba, lo que son las tejas, los postigones, hay que hacer todo nuevo. Pero el piso, aunque parezca mentira, está bien, es de época", agregó Santana.

La Villa Yeruá es "bien de interés municipal" desde el año pasado.

También, y desde 2015, el inmueble de Rimac y la rambla no tiene sereno: la comuna optó por ponerle una alarma porque su cuidado, a cargo de una cooperativa y sin que hubiera nada que robar en su interior, costaba bastante más de un millón de pesos al año.

Varios años de abandono aumentaron su deterioro.

El inmueble de Malvín fue expropiado por la Intendencia en el año 1960 y desde entonces permaneció ocupado por un hombre de apellido Aguirre, quien falleció en 2010. Luego, fue habitado por su hijo, hasta que el 21 de noviembre de 2012 se hizo el lanzamiento. En agosto de 2014, la Intendencia adjudicó de forma directa el cuidado del espacio a la cooperativa social "Redes".

El contrato era por $ 1.087.152 y por el término de 8 meses ($ 135.00 por mes). La cooperativa finalmente se sacó porque costaba demasiado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)