UNA PÉSIMA IDEA PARA CUMPLIR CON LA LEY

El BSE se disculpó tras ser denunciado por discriminar

Hizo un concurso y marcó con pegotines rojos a las personas negras.

La reunión en la que se pidió disculpas se hizo a solicitud de la Institución Nacional de Derechos Humanos. Foto: archivo El País
La reunión en la que se pidió disculpas se hizo a solicitud de la Institución Nacional de Derechos Humanos. Foto: archivo El País

El Banco de Seguros del Estado (BSE) se disculpó con un grupo de afrodescendientes que denunció haberse sentido discriminado en un concurso laboral para cargos administrativos. Durante la prueba, se identificó a las personas negras con un sticker rojo y se las colocó en un lugar separado del salón.

La disculpa del Banco llegó luego de la intervención del Mides y de la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo.

El programa Todo Pasa de Océano FM dio a conocer ayer lo sucedido, y compartió las declaraciones de una de las denunciantes, Virginia Britos. El hecho ocurrió sin embargo hace diez días, y fue denunciado en primera instancia por la misma joven en sus cuentas de Instagram y Facebook.

En esta última red social, Britos colgó un video que hasta ayer tenía más de 4.000 visualizaciones, en el que señala que "cuando llego me hacen identificarme con un pegotín rojo. Entro y para mi sorpresa resulta que los negros estábamos sectorizados en una parte del salón. En las tres primeras filas éramos todos negros, y el resto eran blancos. Además, como si eso no alcanzara, los sobres tenían un pegotín rojo que decía afrodescendiente. Me pareció una situación muy incómoda. Lo consulté con algunos chicos que tenía al lado y me dijeron que lo sentían igual".

En las bases del concurso se aclaraba que de acuerdo a la ley 19.122, de los 42 cargos que estaban en concurso, cuatro correspondían a personas que se autodefinen como afrodescendientes.

La joven dijo que "no estoy 100% de acuerdo con esa ley, pero lamentablemente creo que es la única forma de que los negros seamos tenidos en cuenta. Es horrible, pero es así". "En realidad, mi descontento es con el trato, que me pareció algo totalmente innecesario, se podría haber hecho de otra forma. Se podrían haber identificado solamente los sobres, no era necesario identificar a las personas con un pegotín, ni sectorizarlas en una parte del salón. No lo entiendo. Si no es discriminación, está muy cerca", señaló.

Luego, Britos se refirió a algunos comentarios que leyó en las redes: "Otra cosa que surgió con los videos que subí a Instagram es que mucha gente me dice que no soy negra, no sé por qué. Tal vez creen que no soy negra porque no tengo motas o porque no soy negra oscura, pero lamento decirles que sí, soy negra. No sé por qué la gente entra en el tema de la escala de marrones. Soy descendiente de negros y por lo tanto soy negra. Mi madre es blanca, mi padre es un mal llamado pardo, hijo de un negro oscuro. Es raro que esté dando esta explicación, pero hay gente que se agarra de eso, lo que igualmente no invalida mi reclamo", dijo la joven.

Explicación.

La joven no quiso decir nada mientras se rendía la prueba porque —como lo explicó en su video—, "tenía que hacerla y no quería generar ningún tipo de situación incómoda para mí y para el resto".

"Decidí hacer la prueba y luego de que la terminé dejé mi sobre y pedí para hablar con algún responsable. Di con una funcionaria y le pregunté por qué habían hecho el procedimiento de esa forma. Me contestó que era una forma práctica para corregir y recoger las pruebas de los distintos grupos de forma ordenada. Lo cual no me pareció lógico", indicó.

"Automáticamente, aparecieron dos funcionarios más que se sumaron a la conversación, no sé por qué. Como intentando justificarse, uno de los funcionarios apareció con una planilla que era una especie de croquis del salón en el que se clasificaba a los concursantes por departamentos. Cada departamento tenía un color y los negros teníamos el rojo", señaló Britos.

Mediación.

Juan Faroppa, integrante de la Institución Nacional de Derechos Humanos, dijo a El País que tomó conocimiento del tema a partir de la denuncia de un grupo de jóvenes afrodescendientes, entre los que se encontraban dos mujeres que habían participado del concurso.

"Cuando esta gente llega a la institución, lo primero que hacemos es llamar al Mides, porque tenemos una buena coordinación con ellos en estos temas de discriminación racial. El Mides hizo los primeros contactos y después se concretó la reunión en el BSE", explicó.

La reunión se hizo con representantes de la Institución Nacional de Derechos Humanos que acompañaron a una de las chicas denunciantes.

"El acuerdo al que se llegó fue reconocer el error, que hubo un procedimiento que no fue adecuado. El Banco pidió disculpas y se comprometió a no volver a repetir el procedimiento en otras oportunidades. Lo importante para destacar es que hubo una mala praxis, el Banco la reconoció y pidió disculpas, y la parte denunciante se sintió reparada en su vulneración. Dentro de las normas internacionales esto se conoce como reparación integral. Nosotros le pedimos al Banco que no vuelva a repetir esa práctica y este lo aceptó", dijo Faroppa.

"Sería muy bueno que todos los organismos del Estado hicieran lo mismo", agregó.

La ley 19.122 reconoce que la población afrodescendiente "ha sido históricamente víctima del racismo, de la discriminación y la estigmatización desde el tiempo de la trata y tráfico esclavista", por lo que pretende contribuir "a reparar los efectos de la discriminación histórica".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos