VIOLENCIA DE GÉNERO

Brutales ataques contra mujeres en Canelones

Hombre de 82 años asestó un hachazo a su esposa, de 78

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Patrullero de la Policía de Canelones. Foto: Archivo El País

Dos dramáticos casos de violencia doméstica ocurrieron en menos de 24 horas en Canelones. Una mujer de 78 años se encuentra internada en grave estado, en el CTI de la Corporación Médica de Canelones (Comeca), luego de haber sido atacada con un hacha por su marido, de 82 años, en la localidad de San Ramón.

Los dos hijos del matrimonio, de 34 y 36 años, respectivamente, se hallaban en la vivienda en el momento del ataque, que ocurrió a primeras horas de la madrugada. Ambos fueron los que dieron aviso a la policía e inmediatamente se procedió a trasladar a la anciana a la emergencia.

Se le diagnosticó una herida cortante en la cabeza, de aproximadamente 20 centímetros, así como traumatismo de cráneo con pérdida de masa encefálica y heridas en el brazo izquierdo.

La justicia dispuso la realización de una pericia psiquiátrica para el agresor, con el fin de establecer su eventual inimputabilidad.

De acuerdo a lo que narró a la policía, el agresor dijo haber visto "una comadreja en la cama" y atinó a agarrar el hacha para matarla. En cambio, sus hijos explicaron a los efectivos que su padre padece demencia senil.

Golpiza a expareja.

El otro caso de violencia doméstica, que causó considerables heridas y lesiones a una joven de 23 años, tuvo lugar en las inmediaciones de Soca.

Un hombre de 25 años —que resultó procesado anoche por el delito de "desacato agravado"— propinó una brutal golpiza a su expareja. El hecho ocurrió el jueves.

La joven salió de casa de sus padres en moto junto con su hijo de 3 años a hacer un mandado. Según contó Luis Brillasca, el abogado de la joven a Telenoche, durante el trayecto la víctima fue interceptada por su expareja, quien "la bajó de los pelos" de la moto y la insultó delante de su hijo. Además de ello, el agresor se subió a la moto, la obligó a ella y a su hijo a subirse también y se dirigió hasta el puente de la localidad de Soca.

"Allí paró la moto, agarró al niño con una mano y con la otra volvió a bajar a la mujer de los pelos" propinándole duros golpes en todo su cuerpo, narró el abogado.

La mujer, a pesar de haber entrado en estado de shock, logró escapar corriendo, pero dejó a su pequeño con el agresor. Frente a la situación el hombre le gritó a la mujer que si no volvía, "mataría a su hijo y lo ahogaría" en el arroyo, por lo que la joven regresó a buscar al niño. En ese momento, el hombre volvió a golpearla propinándole puntapiés en la zona del útero.

La víctima tomó a su hijo y corrió hasta la casa de un vecino para pedir ayuda. Desde allí se contactó con su madre para pedirle que avisara a la policía. Una vez auxiliada, la mujer fue atendida en la Policlínica de Parque del Plata y luego derivada con graves lesiones al Hospital Pereira Rossell, donde permanece internada con traumatismo de cráneo y de vagina. El agresor, que no tardó en ser detenido, ya contaba con dos denuncias por violencia doméstica, una de ellas realizada por su expareja. A raíz de eso, la justicia le había impuesto en el mes de abril una orden de restricción que le impedía acercarse a la joven de 23 años, por un plazo de 90 días.

El juez del caso, Marcos Seijas, lo procesó con prisión por un delito de "desacato agravado", por violar la medida cautelar que le prohibía acercarse a la mujer. No pudo imputarle el delito de "lesiones graves o gravísimas" debido a que un paro de médicos forenses impidió calificar las lesiones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)