DESACUERDO POR EL BROU

BROU: cayó declaración del FA por reestructura

Cierre de sucursales del BROU divide a la bancada oficialista.

Sindicalistas bancarios se concentraron ayer en el Palacio Legislativo. Foto: G. Pérez
Sindicalistas bancarios se concentraron ayer en el Palacio Legislativo. Foto: G. Pérez

Por diferencias en la interna del Frente Amplio con la reestructura del Banco República, la bancada decidió no aprobar ninguna declaración ayer en la Cámara de Diputados.

Aunque la noche anterior se había acordado una declaración con el diputado Darío Pérez de la Liga Federal, esta terminó fracasando. El motivo es que en la tarde de ayer, se comunicó que se redactarían dos declaraciones. Una de ellas interna que establecía el compromiso de evitar más cierres de sucursales del BROU —acordada con los trabajadores de la Banca Oficial de AEBU— y otra que no hacía referencia a este punto.

Pérez entendió que no correspondía la segunda declaración que fue redactada por el diputado Alfredo Asti (Asamblea Uruguay) con otros legisladores del Frente Líber Seregni.

Las caras de los legisladores daban cuenta que se había roto el acuerdo. A media tarde llegó el titular del BROU, Jorge Polgar, a la bancada, pero no se reunió con Pérez, quien fue el principal cuestionador de la reestructura.

A los cinco minutos de ingresar el jerarca, Pérez salió molestó de la sala de la bancada. En los corredores del Palacio Legislativo, diputados oficialistas comentaban con asombro que todo lo que se había negociado volvía otra vez a foja cero.

Tras algunas negociaciones, pasadas las 19 horas comenzó a informar el diputado frenteamplista Carlos Varela, coordinador de la bancada. "La enorme mayoría de los uruguayos considera al República como el mejor banco", sostuvo. "No hay cambios que no conlleven resistencia. Pero no hay opciones", agregó Varela, hablando de la facilitación de trámites, la informatización y otros elementos de estos tiempos.

"El proyecto no es improvisado, sino para generar un banco más grande, con más clientes y mejores servicios", dijo Varela, que admitió que ha habido problemas con el sindicato y con poblaciones del interior del país que se sintieron afectadas.

Varela dijo que en lo personal piensa que la reestructura "deja de lado la dimensión humana de la situación" y "afecta la identidad y las costumbres locales, la presencia del Estado", todo lo que debe "ponerse en la balanza". El banco "no es solo una empresa, sino que está comprometida con aspectos sociales" en localidades de todo el país.

Luego, el diputado nacionalista Alejo Umpiérrez, fervoroso opositor de la reestructura del BROU, reseñó el cierre de algunas sucursales desde 2016. "Habrá retaceo de servicios", dijo el diputado, para agregar que "los sueldos se siguen pagando a pesar del cierre de las puertas de las sucursales. La gente termina viajando muchos kilómetros, centenares a veces, para hacer un trámite, mientras el banco mantiene la misma estructura de costos y salarios", analizó Umpiérrez.

"Queremos un Estado eficiente, no fofo ni gordo", dijo.

Criticó al presidente del banco. "Polgar vive en un mundo virtual, paralelo. Mientras nos va degollando nos dice no te estoy matando. Pero los hechos son tozudos. Él niega todo".

"Hoy hay muchos que mienten, pero la realidad es otra", concluyó. Umpiérrez fue aplaudido por los integrantes de la barra, del sindicato bancario, quienes fueron advertidos que la próxima serían desalojados.

El diputado comunista Gerardo Núñez dijo en sala que su sector mantiene "un apoyo crítico" a la reestructura del Banco República.

Están los votos para convocar a Astori a comisión general.

Los legisladores de la oposición quieren información sobre la reestructura del Banco de la República. Por eso, el diputado del Partido Independiente (PI) Iván Posada propuso convocar al ministro de Economía Danilo Astori en régimen de comisión general, para que informe sobre el proceso de transformación, lo que fue aprobado incluso con los votos oficialistas. Y hasta que no comparezca Astori le pidió al BROU que detenga el cierre de sucursales y todo el proceso de reestructura.

En el debate, Posada dijo que es "crítico" de este proceso porque se contrapone con la inclusión financiera. "No se puede hacer de la noche a la mañana", dijo, para agregar que el banco "no escuchó" y que debió haber "un proceso gradual porque requiere un cambio cultural".

A continuación, el diputado colorado Germán Cardoso acusó de cometer "un acto de soberbia desmedida" al presidente Jorge Polgar, y cuestionó que se abandone el cometido social del banco.

A Cardoso lo interrumpió el frenteamplista Pablo González para mostrarle un cartel que decía "Cambio Nelson" y acusarlo de haber depositado dinero allí, a lo que el colorado reaccionó. "Lo tomo como de quien viene, como un ataque rastrero. Al diputado le queda la resaca de haber tenido que defender a Raúl Sendic", sostuvo Cardoso, y recordó que el caso de Cambio Nelson "está en la Justicia". El episodio no tuvo otras consecuencias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)