video

BPS controlará veracidad de certificaciones médicas

La Justicia investiga a un médico por licencias por enfermedad “truchas”.

El Banco de Previsión Social (BPS) planea "reforzar las inspecciones a domicilio" para controlar la veracidad de las certificaciones médicas de los trabajadores. Así lo informó a El País el presidente del organismo, Heber Galli.

"Acá lo que influye es un tema cultural. Algunos se creen que es de vivo estar sano y meter una certificación para no ir a laburar. Yo lo que digo es que no es de vivo, es de malo. Es injusto que si una tarea la tienen que hacer entre cuatro, la terminen haciendo entre tres. Porque si la persona está enferma, todo bien; pero si está sana, está perjudicando a sus compañeros", disparó el jerarca.

Galli enumeró una serie de medidas que llevará a cabo el BPS para "reforzar el tema de las certificaciones". Por un lado, la institución nombró un gerente de administración de salud, al tiempo que reforzó el personal de la gerencia de certificaciones y peritajes. Entre otras cosas, contrató 10 médicos certificadores más para Montevideo y tiene prevista la incorporación de otros 70 profesionales en el interior.

En el caso de que una empresa lo requiera, estos irán al domicilio de los trabajadores certificados para comprobar que estén en su lugar de residencia y que verdaderamente estén enfermos. "Esto yo lo hago acá en el BPS y funciona", dijo Galli.

También se va a llevar a cabo un cambio en el software que se utiliza en la gerencia de salud, lo que permitirá detectar cuáles son los médicos que más certificaciones firman.

Galli explicó que se está llevando a cabo un trabajo coordinado entre los prestadores de salud (tanto públicos como privados), el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) y el propio BPS "para determinar qué hay por detrás de la certificación médica; o sea, instruir, informar a los profesionales, sobre qué amerita una certificación".

Además, el presidente del Banco adelantó la realización de un convenio con la Universidad de la República "para que se incluyan en los planes de estudio cursos de determinación de la incapacidad, lo que busca dar un mayor respaldo a los médicos certificadores".

"Existen malos profesionales", continuó Galli, "a mí no me cabe duda de que hay cuestiones que están rozando la ética cuando un médico justifica una dolencia que no existe, solo para que la persona no vaya a trabajar. Hay que atacar la cuestión cultural, esto tiene que ver con la cultura del trabajo. No es de vivo no ir a trabajar y hacerse el enfermo".

Desde el SMU, en tanto, el vicepresidente Alfredo Toledo dijo a El País que el gremio está dispuesto a trabajar para "buscar soluciones a los problemas que se detecten".

"Hay que hacer un análisis en profundidad. El médico hace un acto médico y está regulado por la ley del código de ética médica", explicó.

Certificado "trucho".

Por otra parte, la Justicia Penal investiga a un médico que realizaba certificados "truchos". La denuncia la hizo el BPS, tras una nota publicada por El País (ver fragmento aparte) en la cual se mostraba cómo el doctor cobraba 300 pesos por una licencia médica.

El BPS hizo un seguimiento del médico y descubrió una gran cantidad de certificaciones que fueron firmadas por él. Fuentes del Banco dijeron que las licencias médicas avaladas por el doctor "perjudicaron a la institución". La Justicia Penal, en tanto, intenta determinar si las otras certificaciones que llevó a cabo el médico eran falsas o verdaderas.

El País publicó en junio de 2015 el caso de este médico que, por un costo de 300 pesos, hacía certificados. El doctor se solía cuidar de que sus certificaciones, realizadas con la firma, sello, boleta original del Sistema Nacional de Certificación laboral, no llegaran al Banco ya que firmaba licencias por tres días consecutivos y no más.

Pero según la fuente del BPS, en alguna oportunidad este mismo médico hizo certificados por más de tres días, por lo que el organismo debió pagar por los días en que el trabajador faltó sin una razón que lo justifique.

En 2014, el BPS pagó 149 millones de dólares por subsidios de enfermedad y complemento de accidentes de trabajo. Los beneficiarios fueron 441.736 trabajadores. En 2013, el pago había sido por 123,5 millones de dólares para 429.572 beneficiarios. El incremento, entonces, fue de 20,3% en apenas un año. Desde 2010, las cifras de subsidios han aumentado exponencialmente. El organismo aún no tiene procesadas las cifras del año 2015. Lo que sí se sabe es que las certificaciones son entre un 40% y un 50% más de las que deberían ser.

¿Cómo se obtuvo el certificado?

Una camilla vieja con un sobre de dormir sobre ella. Al lado un canasto: algunos rollos de papel higiénico, frascos y jeringas. Y una silla. La consulta que tuvo el periodista del diario El País con el médico en julio del año pasado fue breve. No más de dos minutos:

Doctor: Sentate. Tú dirás…

"Paciente": Yo lo había llamado porque un compañero de trabajo me dijo que le podía pedir un certificado médico... Porque tengo que ir a Paysandú, tengo un tema familiar y no me dejan ir en el laburo… Me dijo que usted le había hecho alguna vez un certificado...

Doctor: ¿En qué trabajás?

"Paciente": En una barraca.

Doctor: Impecable. ¿El primer día que te vas a ir cuál es?

"Paciente": Mañana, viernes.

Doctor: ¿Hoy trabajaste?

"Paciente": Sí.

Doctor: ¿A qué hora pensabas salir mañana?

"Paciente": Tipo a las 10 de la mañana.

Después el doctor pregunta nombre, número de cédula, y si el "cliente" hace fuerza en la barraca en que trabaja. Listo: con firma y sello queda pronto el certificado, en una boleta original del Sistema Nacional de Certificación Laboral del BPS. Todo por 300 pesos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)