La Columna de Pepe preguntón

Bonomilandia

En una entrevista publicada el jueves 11 por el semanario Búsqueda, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, afirmó que "la epidemia de la delincuencia está controlada" en el Uruguay.

Sí, así como lo lee. Aunque cueste creerlo. Todo está absolutamente bajo control. No lo parece, pero lo está. Las rapiñas, hurtos con violencia, van en aumento. No paran de crecer. Fueron 16 mil en 2013. Superaron las 18 mil en 2014. Y alcanzaron las 19.420 el año pasado. Pero todo está bajo control.

Los homicidios también aumentan. Eran 260 al año en 2013. Fueron 289 el año pasado. Pero no hay que alarmarse. Muchos son "ajustes de cuentas". Aunque ahora, de repente, el propio ministro diga que ya no se debe hablar más de "ajustes de cuentas". Se trata, lisamente, de "una guerra" entre bandas de delincuentes que se disputan zonas y mercados, según el ministro. El mismo ministro que tiene todo controlado, claro.

Usted no tiene por qué alarmarse. Casi la mitad de las muertes se producen, según Bonomi, por enfrentamientos entre delincuentes. Claro que a veces, como en las últimas semanas, una adolescente, un bebé y un joven mueren en medio de esos enfrentamientos. Bueno, todo no se puede controlar. Pero se trata, en todo caso, de excepciones que confirman la regla.

Bonomi está firmemente convencido que todo marcha bien. La Policía uruguaya tiene, según dijo sin sonrojarse, niveles de efectividad en la aclaración de delitos que nada tienen que enviar al FBI, a CSI o a la mismísima Scotland Yard. No se ría. Que el hombre lo dijo en serio.

El ministro destaca que los delitos contra la propiedad bajaron 12% en los últimos diez años. Usted, que vive en este país y no en Bonomilandia, ¿qué dice? ¿Cuántas veces le han roto el vidrio del auto en estos diez años? Y de ellas, ¿cuántas veces hizo la denuncia? Me pasa lo mismo. Solo denuncio si me robaron documentos o tarjetas de crédito. Si no, a comprar el vidrio o la luneta, a esperar hora y media para que aspiren vidrios y coloquen uno nuevo, a pagar en consecuencia, y a esperar que pase de nuevo. ¿Sabrá el ministro que hay cada día más uruguayos que dejan el auto en la calle, con puertas sin trabas y guantera abierta, solo para que no les rompan los vidrios?

El viernes 12, en una entrevista con el semanario Brecha, el verborrágico Bonomi dijo que cada día recibe más reclamos de montevideanos que residen en "barrios pobres" que vienen a pedirle presencia policial en esas zonas. "Vienen a pedir que entremos", sostuvo Bonomi, quien anunció que ahora habrá mil policías dedicados a combatir las rapiñas en esas zonas. Parece que ahora se dieron cuenta que "hay cuatro lugares de Montevideo donde se produce el 50% de las rapiñas".

Si tuvieron que pedirle al ministro que la Policía entre y si el ministro anuncia que ahora sí van a entrar, estamos reconociendo que, vaya uno a saber desde cuándo, la Policía tuvo zonas donde no entró. No quiso o no pudo. Zonas liberadas para el delito. Ojalá que ahora no sea demasiado tarde [email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)