SEGURIDAD CIUDADANA

Bonomi pronostica reducción de 3.000 rapiñas en este año

Aseguró que se cumplirá promesa electoral de reducir ese delito en 30%.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El ministro inauguró ayer cámaras en el Paso Molino. Foto: M. Bonjour

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi pronosticó una baja de 3.000 rapiñas en este año en comparación con 2015. En ese año se cometieron unas 21.000 rapiñas. "Pretendemos bajar en un 15% esos guarismos en el correr de 2017", dijo Bonomi a El País al finalizar ayer el almuerzo de la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM) en Punta Cala.

A fines de mayo o a principios de 2018, la aspiración del secretario de Estado es que las rapiñas bajen un 24%. "Y llegar al 30% cuando termine este gobierno", agregó en alusión a la promesa electoral realizada por Tabaré Vázquez.

En rueda de prensa, Bonomi dijo que lograr un descenso de un 30% de los atracos implica llegar a 14.792 rapiñas anuales, 6.340 rapiñas menos.

Ante un auditorio lleno de empresarios, el secretario de Estado señaló que desde el retorno de la democracia ningún presidente logró que al finalizar el mandato existieran menos rapiñas que cuando había iniciado el mismo.

En la pasada campaña electoral, el Frente Amplio se propuso no solo romper esa tendencia y ser los primeros en lograrlo, sino que además planteó un objetivo: reducir un 30% las rapiñas.

Según Bonomi, para la coalición de izquierda era ineludible una reforma profunda en el Ministerio del Interior y en la Policía, la que muchas veces entra en contradicción con los tiempos políticos. "Había que hacer la reforma para que pudiéramos tener resultados. La hicimos junto a un equipo de policías profesionales y de civiles especializados en diversas áreas de seguridad y convivencia. El resultado está a la vista", dijo.

La reforma policial representa la plataforma que posibilita la meta de reducir un 30% las rapiñas, según el jerarca gubernamental. Bonomi agregó que la meta de disminuir las rapiñas se sostiene por cuatro pilares: el nuevo sistema de patrullaje de alta dedicación operativa (PADO); la extensión de la videovigilancia; la mejora tecnológica y de equipamiento policial; y la mayor capacidad de análisis criminal y de construcción de escenarios.

Según el ministro del Interior, durante 2016, en los barrios donde se desplegaron los mil efectivos del PADO, las rapiñas descendieron un 40% y en las calles específicas alcanzó hasta un 60%.

El segundo pilar que el Ministerio del Interior cree que le permitirá proyectar el cumplimiento del compromiso de bajar las rapiñas es el sistema de videovigilancia y la respuesta asociada.

La cartera inició este sistema en 2012 en la Ciudad Vieja. Desde el 2012 a la fecha, en ese barrio las rapiñas bajaron un 70% y los hurtos un 83%, dijo Bonomi durante su disertación.

El ministro subrayó que en este momento la cartera tiene desplegadas 1.855 cámaras en todo el país que cubren 845 puntos en todo el territorio.

En los próximos doce meses se instalarán 4.095 cámaras adicionales, lo que representa un aumento del 220%.

El tercer pilar en el que se basa la estrategia del Ministerio del Interior para bajar las rapiñas es la mejora del equipamiento y tecnología disponible para prevenir y combatir el delito, según Bonomi. "Hoy el Ministerio del Interior cuenta con un presupuesto adecuado luego de décadas de abandono", aseguró el titular de Interior.

A juicio de Bonomi, el cuarto pilar para poder lograr la promesa electoral de Vázquez es la "capacidad desarrollada" en el Ministerio del Interior y la Policía Nacional de análisis criminal sistemático en base a información y evidencia.

Bonomi sostuvo que la utilización de sistemas de denuncias en línea y el desarrollo de la georreferenciación del delito posibilita un estudio muy detallado y actualizado del comportamiento criminal. En base a un método científico de análisis se despliega el patrullaje, con lo cual se vuelve "más eficiente" el uso de los recursos y por ende la Policía es más eficaz en su trabajo. Enseguida agregó: "La reforma producida en la Policía configura entonces la plataforma que posibilita los cambios".

La policía tiene buenas armas.

El ministro Eduardo Bonomi rechazó que los delincuentes estén mejor armados que la Policía. "Tienen una o dos armas pesadas, pero no una concentración de armas superiores a las de la Policía", dijo. Señaló que, luego de la irrupción de la pasta base en el 2002, en este momento hay una guerra de narcomenudeo que genera violencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)