INTERPELACIÓN RÍSPIDA

Bonomi cargó a la oposición la culpa de la violencia en el fútbol

El ministro sostuvo que blancos y colorados “no pudieron poner freno” a la escalada.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Eduardo Bonomi. Foto: Ariel Colmegna

En 1905, bajo la presidencia de José Batlle y Ordoñez, se suspendió por primera vez un partido clásico y en 1924 murió la primera víctima de la violencia en el deporte. Estos fueron algunos ejemplos usados ayer en la interpelación por el ministro Eduardo Bonomi, para historiar el origen del problema y acusar a los ministros blancos y colorados de "mirar para el costado" mientras crecía el poder de los barrabravas.

El hecho que motivó la interpelación es más que conocido y quedó plasmado en una imagen que recorrió el mundo: una garrafa que fue arrojada desde la tribuna Ámsterdam durante el clásico celebrado, a fines de noviembre del año pasado, entre Peñarol y Nacional. El operativo considerado como un "éxito" por Bonomi, motivó que tanto el diputado colorado Germán Cardoso como el diputado nacionalista Pablo Iturralde pidieran el llamado a sala.

"Háganse cargo de lo que hicieron antes. No hicieron casi nada cuando el problema de las barrabravas se instalaba en Uruguay", dijo Bonomi ante los diputados. La interpelación "a dúo" —como la llamó irónicamente Bonomi— fue según él "la primera en la historia" del país por la violencia en el deporte a pesar de que se contabilizaron ocho muertes por esta causa antes de que llegara el Frente Amplio al gobierno. Después de mostrar recortes de diarios con cada una de las muertes, Bonomi afirmó que "antes de vaticinar el apocalipsis en el deporte deberían recordar eventos que terminaron con muertos y heridos en los estadios".

No solo la oposición fue blanco de las críticas, también Bonomi responsabilizó directamente a la Asociación Uruguaya de Fútbol y a los clubes de las barrabravas como "organizaciones delictivas". Aseguró que la relación entre los barras y los dirigentes partió de la base de un "pacto de mutuo uso" materializado en la entrega de entradas, el empleo en clubes y transporte a los partidos. Como ejemplo citó el caso de 140 socios de Peñarol "a tasa cero", es decir que no pagan la cuota.

Desde la oposición, se respondió a las acusaciones. "Háganse cargo porque acá se gargarea… acá se buscó decir que el Partido Colorado y el Partido Nacional no hicieron nada, que nada le aportaron al país. En 81 años fueron 7 muertos por la violencia en el fútbol y en 12 fueron 5. Esta verdad es virtual y sigue dando muy mal, muy mal. Hay que hacerse cargo", reclamó Cardoso.

Por su parte, Iturralde contradijo a Bonomi, quien había destacado el "éxito" del operativo en el clásico entre Peñarol y Nacional. "En el clásico, el éxito fue de los delincuentes y de los barrabravas. Señor ministro ustedes fracasaron. ¡Háganse cargo!", reclamó. Luego de escuchar a Bonomi, Cardoso afirmó que se quedó "con la sensación amarga de que no son para nada satisfactorias las respuestas". "Mañana la vida sigue y los uruguayos seguirán sufriendo los altísimos índices de inseguridad", concluyó el interpelante.

"Nepotismo".

Cardoso acusó a Bonomi de usar el cargo a favor de familiares de su esposa, la diputada Susana Pereyra (MPP). El legislador dijo que en la Cárcel de las Rosas trabajan el hijo de la diputada y la esposa del mismo, lo que calificó de "llamativo". "Si uno quisiera acomodar a alguien no lo haría por un sueldo de poco más de 20.000 pesos", respondió Pereira.

Además Cardoso indicó que el director de la Guardia Republicana, Alfredo Clavijo, está "vinculado sentimentalmente" a otro familiar de la esposa de Bonomi. "No puede ser que el que quiere dar clase de ética apele a este tipo de prácticas", afirmó. Esto fue desmentido por la diputada: "Clavijo no tiene nada que ver con nadie de mi familia", aclaró Pereyra.

Escucha.

El diputado Germán Cardoso aseguró que le habían el pinchado el teléfono y también le habían hackeado su cuenta de e-mail antes de la interpelación. El ministro Eduardo Bonomi sostuvo que esto no era cierto e invitó a hacer una denuncia penal y a presentar pruebas de que esto fue así. Tras esto Diputados votó, por 86 votos a favor y uno en contra, una solicitud para la presentación de la denuncia.

Anuncian caída de los delitos en enero.

En enero de este año, se ha producido una nueva baja en homicidios 10%, hurtos 5,4% y rapiñas 5,3% sobre la ya registrada en el 2016, informó ayer el ministro del Interior Eduardo Bonomi en la interpelación realizada en la Cámara de Diputados. "No es correcto decir que los homicidios subieron. No se ajusta a la realidad, no es cierto que hubo más de un homicidio por día en enero", afirmó el ministro quien se quejó de que la oposición ponga en duda estas cifras oficiales.

En 2016, los homicidios tuvieron una caída de 9,6% en todo el país y de 15,6% en Montevideo". Entanto, las rapiñas descendieron 3,7%. Por lo que remarcó que el 2016 ha significado "un punto de inflexión", ya que se revirtió la tendencia al alza de los elitos como homicidios y rapiñas.

Según dijo, desde 1985 ningún gobierno en su último año de gestión logró que existieran menos rapiñas que en el año que inició su administración. Por lo que afirmó que el objetivo de bajar en 30% las rapiñas "es ambicioso", pero se compromete a cumplirlo. Además, anunció que este año se piensa extender el alcance del Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO). "Es un sistema que tiene que modificarse porque trata de identificar cómo piensan los delincuentes. Va a tener otras características para evitar que lo evadan. Pensamos que este nuevo PADO se verá fortalecido", explicó. Se evalúa una extensión horaria o territorial. Según el balance del Ministerio del Interior, los primeros 10 meses de aplicación del PADO demuestran que el programa junto a la videovigilancia "han sido exitosos" para la reducción de las rapiñas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)