ACUSADO DE TERRORISMO

Boliviano-uruguayo denuncia prisión injusta ante la OEA

Estuvo detenido entre 2012 y 2015; se negó su extradición.

El ciudadano uruguayo-boliviano Alejandro Melgar que estuvo detenido entre 2012 y 2015 en Montevideo, presentó su caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, donde planteó que el Estado uruguayo violó sus derechos humanos con una detención prolongada e indebida.

La comisión puede emitir recomendaciones (como que el tema sea analizado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos), realizar audiencias o reprender al Estado uruguayo.

Melgar, que tiene ciudadanía uruguaya porque su madre lo es, fue detenido en abril de 2012 en el aeropuerto de Carrasco cuando intentaba viajar a Brasil. Es acusado por el gobierno de Evo Morales de rebelión y terrorismo, pero la Justicia uruguaya denegó su extradición. Permaneció hasta 2015 en Cárcel Central y fue liberado, aunque la resolución que le concedió la libertad fue apelada por el Ministerio Público.

La abogada estadounidense Katerina Barquet, que lo asesora en su presentación, dijo a El País que vino a Uruguay a reunirse con integrantes de la Suprema Corte de Justicia para explicar la situación de Melgar y los alcances de la presentación realizada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Melgar no puede salir de Montevideo y debe presentarse una vez por semana ante el juez. A su vez, Melgar que es representado por el abogado Miguel Langón y por su hijo, no descarta acciones ante la Justicia local para ser resarcido por su encarcelamiento.

La jueza de Crimen Organizado, Adriana de los Santos, había concedido la extradición de Melgar. Pero el Tribunal de Apelaciones la denegó. Entendió que no se daban en la Justicia boliviana las garantías para el extraditado. El gobierno de Morales entiende que Melgar formaba parte de grupos que intentaban la separación de Bolivia del departamento de Santa Cruz.

Los sucesos por los que se lo acusa a Melgar, quien se ha declarado como un perseguido político, ocurrieron en la madrugada del 24 de noviembre de 2009, cuando un operativo militar detuvo en el Hotel Las Américas de Santa Cruz de la Sierra a varios extranjeros que fueron acusados de ser integrantes de una célula que había llegado a Bolivia para crear una milicia que derrocaría a Evo Morales. Esa noche murieron tres hombres.

Según la acusación del gobierno boliviano, a Melgar se lo identifica como el contacto en Santa Cruz de Eduardo Rozsa Flores, el cabecilla del supuesto grupo terrorista que fue uno de los tres muertos. Melgar niega que hubiese estado esa noche en el hotel.

El boliviano-uruguayo, que es abogado, fue liberado bajo fianza. Tiene 47 años, dos hijos y vivía en Pocitos cuando fue detenido. Se le incautó una computadora y un celular. También está realizando contactos a nivel político, y ayer fue recibido por el diputado blanco Gustavo Penadés.

El legislador dijo a El País que "a priori" la detención de Melgar es un "exceso". Recordó que el fiscal boliviano que llevó adelante las acusaciones en su contra en primer término, luego pidió asilo en Brasil (que le fue concedido) y reconoció que el gobierno de Morales lo había presionado para que llevara adelante las acusaciones contra Melgar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)