Defensoría del Vecino propone multas más duras para los comerciantes

Boliches ruidosos encabezan los reclamos montevideanos

Los problemas con los boliches ruidosos encabezan los reclamos de los vecinos de Montevideo que recibe la Defensoría del Vecino, según se desprende del informe anual de esa oficina en poder de El País, que será presentado el jueves 28 en el Teatro Solís.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Lo que es divertimento para algunos, puede ser una pesadilla para otros. Foto: A. Martínez

Desde el comienzo de su actuación, en 2007, la Defensoría del Vecino ha atendido cientos de casos de contaminación acústica. Es que lo que es divertimento para unos, puede ser una pesadilla para otros.

A lo largo de 2014, la institución realizó una serie de actuaciones y articulaciones sobre contaminación sonora de bares, boliches y pubs, a partir de las denuncias de ciudadanos que ven vulnerados sus derechos, particularmente por la permanencia de gran cantidad de personas en las veredas circundantes a los locales, en muchos casos por tiempos prolongados.

Durante el segundo semestre del año pasado, la nueva defensora del vecino de Montevideo, Ana Agostino, se ocupó de profundizar en el conocimiento de este fenómeno y de esbozar posibles soluciones contemplando las perspectivas de los actores involucrados, que abarcan desde la Intendencia hasta los municipios, la Jefatura de Policía, la Fiscalía de Corte, la Institución Nacional de Derechos Humanos y la Junta Departamental de Montevideo.

Según el octavo informe anual de la Defensoría del Vecino (el primero de Ana Agostino), la vía telefónica sigue siendo la más utilizada para el ingreso de los reclamos, con un aumento sustancial del uso del correo electrónico.

Desde 2007, la Defensoría del Vecino de Montevideo (que se encuentra en Juan Carlos Gómez y 25 de Mayo) ha atendido 12.452 asuntos, de los cuales 916 ingresaron en el correr del año pasado.

En lo que tiene que ver con denuncias puntuales, los problemas de limpieza, basura y contenedores encabezan la lista que maneja la Defensoría. Pero los planteos más recibidos tienen que ver con "problemas de convivencia entre vecinos" y "contaminación acústica".

Medidas.

El trabajo de la Defensoría sobre ruidos molestos se sintetizó en un documento de presentación y propuesta, que fue entregado a las autoridades de la Junta Departamental, Intendencia y municipios, así como al jefe de la Policía Comunitaria de Montevideo. En este texto se sugiere revisar, actualizar y formular normativas.

El documento también plantea la modificación de horarios, tanto de funcionamiento de locales como de venta de alcohol con distinción entre permisos adentro y afuera del local.

Asimismo, sugiere la revisión de los "bajos costos" de las multas y la incorporación del "ruido social" como parte de las condiciones de habilitación y viabilidad de uso.

Del mismo modo, plantea la identificación de zonas preferenciales para la habilitación de actividades nocturnas con horarios más prolongados y "evaluar y resolver posibles zonas acústicamente saturadas por acumulación de denuncias y reclamos". Actualmente, Pocitos es uno de los barrios a los que se ha "corrido" desde otras zonas la movida nocturna.

Recomendaciones.

La Defensoría tiene la posibilidad de hacer sugerencias y recomendaciones a la Intendencia sobre hechos que afectan los derechos individuales o colectivos.

En diciembre del año pasado, presentó una recomendación en relación con los ruidos vinculados a la concurrencia y permanencia de personas en la vía pública por la asistencia a locales nocturnos en el Municipio B, que abarca barrios como el Cordón, Parque Rodó, Palermo, Barrio Sur, Ciudad Vieja, Centro, parte de La Aguada, La Comercial y Tres Cruces.

La Defensoría del Vecino propuso que mientras tanto no se fortalezcan los servicios inspectivos de los municipios, se dote "en forma expresa" al Servicio Central de Inspección General de la Intendencia de "la potestad para desarrollar el control de las habilitaciones otorgadas por el Municipio B de Montevideo para la instalación en espacios públicos de mesas y sillas con o sin entarimado".

La institución de derechos humanos también recomendó controlar que los locales de esparcimiento nocturno que no cuenten con habilitación para la colocación de mesas y sillas en el espacio público "no utilicen dicho espacio como área de consumo de los servicios prestados por dicho local". Hoy, es habitual ver en muchos boliches de Montevideo a los clientes parados y consumiendo bebidas en la vereda, o incluso sobre la calle.

La administración de Ana Olivera ha multado e intimado a decenas de locales a retirar decks, sillas y sombrillas de las veredas, tanto en los barrios del Municipio B como en Carrasco, Pocitos y Punta Carretas.

"Derecho de admisión": cuando se discrimina en locales nocturnos.


La Defensoría del Vecino advierte que existe "preocupación" en varias instituciones públicas sobre las "reiteradas situaciones de discriminación en el acceso a establecimientos privados de uso público", lo que ha llevado a la instalación de un grupo de trabajo en torno a la temática. Este grupo se encuentra integrado por la Institución Nacional de Derechos Humanos, la Comisión Honoraria Contra el Racismo, la Xenofobia y Toda Forma de Discriminación, la IMM, la Junta Departamental y la Defensoría del Vecino. Su objetivo es la elaboración de una propuesta normativa departamental, orientada a garantizar que las condiciones de admisión y permanencia en los establecimientos destinados a cualquier tipo de espectáculo, entretenimiento o recreación, sean conformes a los derechos humanos y no supongan un trato discriminatorio o arbitrario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)