EXPOSICIÓN

Body Worlds aterrizó en la rambla

La muestra de cuerpos humanos plastinados pasó por 115 ciudades de todo el mundo.

Los cuerpos son articulados en diversas posiciones.
La muestra busca mostrar la fragilidad y la complejidad del cuerpo. Foto: Fernando Ponzetto
La exposición ha sido vista en 115 ciudades de todo el mundo. Foto: Fernando Ponzetto
La exposición convocó el fin de semana pasado a una cantidad de espectadores que conforma a los organizadores. Foto: Fernando Ponzetto
La colección que llegó a Montevideo presenta 18 cuerpos y decenas de piezas. Foto: Fernando Ponzetto

Después de mucha limpieza y varias manos de pintura, necesarias para cubrir los grafitis que dejaron estampados los vándalos, y después de la colocación de alguna puerta hurtada, de la reposición de vidrios y de la instalación de un piso flotante en uno de los ambientes en donde el parqué fue incendiado en noches invernales por parte de intrusos que buscaban evitar la hipotermia, quedó lista el pasado viernes la casona que fuera sede del ex Club Banco Comercial, en la rambla y Luis Alberto de Herrera.

Esos trabajos de recuperación estuvieron a cargo de la productora de eventos de Aldo San Martín, quien recibió el inmueble en comodato de parte del grupo empresario que integra Carlos Lecueder.

Por unos años, hasta el 2020 por lo menos, allí se organizarán actividades culturales de diverso tipo y exposiciones de trascendencia mundial, como Body Worlds Vital, que dio el puntapié inicial al nuevo emprendimiento. Se trata de un museo del cuerpo humano que da cuenta de la imponencia de este, de su complejidad y también fragilidad, gracias a plastinaciones de órganos, cortes traslucientes del cuerpo y cuerpos enteros transformados a través de un proceso de conservación inventado y perfeccionado por el anatomista alemán Gunther von Hagens.

Para presentar esta exposición, que ha sido vista en 115 ciudades de todo el mundo, estuvo en Montevideo la doctora Angelina Whalley, directora del Instituto de Plastinación de Heidelberg, Alemania, diseñadora creativa y conceptual de Body Worlds y esposa de Gunther von Hagens.

Orígenes.

Como ha explicado Whalley, la idea de esta exposición nació hace veinte años, cuando su marido inventó la tecnología, pero en principio como una muestra académica, para enseñar anatomía en las universidades. En 1995 fue que decidió montarse la primera exposición pública, en Japón, que fue un éxito por la cantidad de visitantes pero también por sus reacciones, dijo Whalley.

"Es muy importante para todos aprender sobre nosotros mismos, porque la exhibición no es necesariamente sobre anatomía, es acerca de la vida".

La colección, que por primera vez llegó a Montevideo y consiste de 18 cuerpos y un total de 180 "piezas", convocó ya el pasado fin de semana a una cantidad de espectadores que conforma a los organizadores, quienes destacan no solo el carácter científico del evento sino su propuesta didáctica, que a través de cartelería anexa y cinco pantallas de video emerge atrapante también, y fácil de procesar, por ejemplo cuando se comparan órganos afectados o no por diversas patologías.

El asistente podrá observar además el esqueleto, los músculos, los nervios o arterias del cuerpo humano.

Todo esto, como ha afirmado más de una vez Angelina Whalley, a los espectadores "les cambia la percepción de sí mismos. Y eso es, desde mi perspectiva, el poder que tiene esta exposición. Porque cuando sales te das cuenta que tu cuerpo no es una máquina, es algo de lo que tú eres responsable, vale la pena tratarlo bien, cuidarlo. Es algo de lo que estoy orgullosa, ya que educa realmente a las personas".

Los cuerpos y cortes exhibidos han sido obtenidos, según sostiene Whalley, a través de un programa de donaciones hechas por personas que en vida manifiestan su acuerdo para la conservación permanente, que se consigue con la plastinación.

Este proceso consiste en extraer líquidos como el agua y los lípidos por medio de acetona, para luego sustituirlos por resinas elásticas de silicona y rígidas de epóxicas. Cada cuerpo es después llenado con una solución de polímero y colocado en una cámara de vacío, deteniendo su descomposición.

Por dentro.

En caso de que surjan dudas entre los visitantes de la exposición de la Rambla, a mano contarán con el apoyo de estudiantes de Medicina que les brindarán información complementaria. Asimismo se están desarrollando charlas informales con un grupo de médicos uruguayos, algunos de ellos especialistas en distintas áreas.

La casona está abierta todos los días de 10:00 a 22:00 horas, y las funciones son a las 10:00, 14:00 y 18:00 horas.

El visitante no tiene límite de tiempo para quedarse en las salas, si bien se establece que si compró la entrada de la función de las 14:00 horas (lo cual aparece estampado en el boleto), podrá ingresar hasta las 18:00 horas, es decir hasta 4 horas después. Eso se definió para saber desde la preventa el nivel de concurrencia y el personal con que debe contarse.

Las entradas están en venta en Red UTS; de lunes a jueves los adultos pagan $ 250 y los niños desde 12 años: $ 200. De viernes a domingo y feriados los precios suben a $ 280 y $ 230. A esos valores hay que sumar $ 70 por el servicio de la red de cobranzas. Hay descuentos para grupos de estudiantes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)