CARGOS EN JUEGO

Blancos piden dos cargos a cambio de uno en la SCJ

El grupo de Lacalle Pou pretende TCR y Corte Electoral.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El miércoles de esta semana, Chediak volvió a asumir la presidencia de la SCJ. Foto: F. Flores

La fecha límite es el 26 de febrero. Allí vence el plazo para alcanzar un acuerdo de consenso político y definir un nuevo miembro de la Suprema Corte de Justicia (SCJ).

De lo contrario ingresará el más antiguo de los jueces de tribunales. Esa situación se quiere evitar. Los cuatro partidos con representación parlamentaria están decididos a alcanzar una negociación global. Por eso el martes 7, la comisión que trabaja en el tema, se reunirá para intentar alcanzar una definición por todos los cargos que se renueven en lo que resta del periodo de gobierno en Suprema Corte de Justicia, del Tribunal de Cuentas (TCR) y de la Corte Electoral.

En ese marco global el Partido Nacional está dispuesto a permitir el ingreso de Rosina Rossi a la SCJ, que fue propuesta por el partido de gobierno, a cambio de que uno de los nombres que ingrese al TCR, y otro en la Corte Electoral sea propuesto por los blancos.

Las negociaciones están siendo muy reservadas. Además de los blancos, colorados y frenteamplistas, por primera vez ingresó un representante de la Unidad Popular en la comisión que trabaja el tema.

En las últimas semanas intentaron acelerar las negociaciones. El motivo fue que el juez Jorge Larrieux cumplió 70 años el sábado 28 de enero y cesó en su condición de miembro de la corporación. El 26 de febrero se vence el plazo para que ingrese un nuevo juez por acuerdo; de lo contrario entrará el más antiguo de los jueces de tribunales: en este caso Eduardo Turell Araquistain.

El Frente Amplio propuso a la presidenta del Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA), Alicia Castro Rivero. Ésta comunicó a los dirigentes políticos que le hicieron el ofrecimiento su negativa a estar en las nominas que se negocian.

Castro dijo a El País que el hecho que los legisladores hayan manejado su nombre para integrar la SCJ es un enorme honor. A pesar de eso explicó que no lo considera oportuno, ya que solo estaría en el organismo por un año. Eso se debe a que en enero de 2018, Castro cumple 70 años, por lo que supera el límite de edad para permanecer en la corporación.

"Para mi es un honor enorme entrar en la Suprema Corte, pero no tiene sentido ni razonabilidad ir por un período tan corto. Parece hasta desubicado integrarse para estar unos pocos meses", dijo la actual presidenta del TCA. Explicó que su decisión no es "caprichosa, ni hubo retiro de apoyo político". Sí que no pretende llegar a la institución solo para figurar y no tener el suficiente tiempo para trabajar.

"Me hicieron un ofrecimiento informal el año pasado si quedaba la vacante y apenas dije que no la negociación rumbeó hacia (Rosina) Rossi en la primera conversación en agosto. En el TCA hay mucho para hacer y prefiero seguir concentrando mi actividad ahí", explicó Castro.

La propuesta a Rossi no conformó en su totalidad al Partido Nacional, comentaron a El País un dirigente blanco y otro frenteamplista.

Sin embargo con el fin de no trancar las negociaciones están dispuestos a permitir el ingreso de la postulada por el oficialismo a cambio de dos cargos: uno en el TCR y otro en la Corte Electoral, comentó a El país un legislador nacionalista.

La idea fue del sector "Todos" que lidera el senador Luis Lacalle Pou; quien pretende llegar a la presidencia de la República en las próximas elecciones nacionales. Además los blancos pretenden dejar negociado dos cargos en la SCJ que se modificaran en lo que resta del periodo.

Constanza y Pedro y una discusión por las mayorías.

La senadora Constanza Moreira (Frente Amplio, Casa Grande) criticó las demoras en las negociaciones que a su entender están ocasionando los representantes de la oposición. "Frustración por los pocos avances que conseguimos en nombramiento de SCJ. Las mayorías especiales son la excusa para el veto de las minorías", publicó en su cuenta de la red social Twitter ayer en la tarde. La senadora hizo referencia a que para llegar a un acuerdo se necesita de los votos de la oposición. Se requiere una mayoría especial de tres quintos. Para lograr las designaciones se requieren dos tercios de los votos de la Asamblea General. Así está estipulado en el artículo 236 de la Constitución. Eso representa 87 votos de los 130 totales que componen el cuerpo. Su comentario generó la reacción del senador del Partido Colorado, Pedro Bordaberry. El legislador defendió el papel de las minorías en el Poder Legislativo. "¿No será al revés? Una cuestión de perspectiva; la Constitución es sabia", escribió remarcando el papel que le otorga la carta magna a las minorías políticas. "La Constitución no es sabia: es un pacto político. Y fue hecha antes que el FA existiera", le respondió Moreira.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)