PROYECTO

Blancos con varias dudas sobre UPM

Diputado Olaizola ve que el cronograma previsto está atrasado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"A veces en el Estado perdemos de vista que el tiempo es un factor de la ecuación". Foto: A. Colmegna

El Partido Nacional le planteará hoy al ministro de Transporte, Víctor Rossi, que tiene muchas dudas sobre el proyecto de la segunda planta de UPM y que quiere saber si la postura del gobierno al respecto es la optimista de ese funcionario o la mucho más cauta del titular de Economía, Danilo Astori.

El diputado blanco, Juan José Olaizola, planteará al ministro, por ejemplo, que sus cálculos indican que UPM no necesitaría más de tres trenes al día ingresando a Montevideo con pasta de celulosa y que, de ser así, no se justificaría la enorme inversión en soterramientos y pasos elevados que se planifica.

También le planteará a Rossi su preocupación por lo que ocurrirá durante el lapso en que se mejorará el acceso ferroviario a Montevideo con Servicios Logísticos Ferroviarios, la operadora de carga. Esta ya atraviesa dificultades y tendría que descargar más al norte y trasladar al puerto en camiones la mercadería, con el consiguiente incremento de sus costos. "Va a haber un perjuicio para una empresa que ya viene mal", sostuvo Olaizola. Y mencionó que la empresa acaba de contraer un crédito de US$ 25 millones con la Corporación Andina de Fomento para la compra de material rodante que sería repagado en cuatro años, coincidiendo con una etapa en la que su operativa se vería complicada. Olaizola considera, además, que se debería aprovechar la oportunidad para instrumentar soluciones de fondo para el ingreso al puerto montevideano de camiones.

El diputado blanco tiene dudas respecto a que se pueda cumplir con el cronograma de obras previstas. A su juicio, en el mejor de los casos, la planta se inaugurará a fines de 2021 o comienzos de 2022. Olaizola entiende que ya hay atraso respecto al cronograma originalmente anunciado.

En su opinión, además, deberán tomarse recaudos para que las obras de mejoramiento del sistema ferroviario que demandarán US$ 1.000 millones y que correrán por cuenta del Estado, sean simultáneas con la construcción de la planta para evitar el riesgo de que la inversión se haga y luego UPM no concrete el emprendimiento.

UPM quiere trasladar la pasta de celulosa desde el centro del país, donde construirá su nueva planta, al puerto de Montevideo en trenes de entre 550 y 770 metros que podrían llegar a circular a una velocidad de 80 kilómetros por hora.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)