INTERNA NACIONALISTA

Los blancos buscan la reconciliación

Lacalle Pou quiere limitar a San José el problema entre ambos sectores partidarios.

Larrañaga y Lacalle Pou atraviesan un momento tenso en su relación política. Foto: D. Borrelli
Larrañaga y Lacalle atraviesan un momento tenso en su relación política. Foto: D. Borrelli

Los dos principales sectores blancos, Todos y Alianza Nacional, quieren bajar el clima de confrontación existente entre ambos, y para eso comenzaron las "misiones de paz" en ambos sentidos. El interior del país, que tanta solidez política aportó históricamente al Partido Nacional, ahora es tierra fértil para las diferencias internas.

Tras los duros cruces producidos entre los líderes partidarios Luis Lacalle Pou y Jorge Larrañaga por la situación del intendente de Soriano Agustín Bascou, y luego por la crisis política en la intendencia de San José, en lo que no participó tan directamente Larrañaga, comenzaron las conversaciones para bajar las tensiones, dijeron a El País fuentes partidarias.

Lacalle Pou no se reunió con Larrañaga sino que lo hizo con el senador Carlos Camy porque el clima aún está tirante entre ambos, especialmente de parte del líder aliancista. Camy ha trabajado políticamente toda su vida en San José, y está al frente de los aliancistas locales, pero también hay que decir que es uno de los dirigentes más cercanos a Larrañaga.

Más allá de los sucesos de Soriano, donde la actitud del intendente Bascou está a estudio de la Comisión de Ética del Partido Nacional, el choque en el gobierno departamental de San José echó leña al fuego. El pasado martes Falero echó de su gabinete al director de Cultura Juan Carlos Barreto, al subdirector Fernando Menéndez, y al director de Gestión Ambiental, Yarwynn Silveira, todos del sector de Larrañaga. El motivo fue que los seis ediles aliancistas no votaron en septiembre en la Junta Departamental la aprobación de un crédito solicitado por la Intendencia al Banco República por $ 64 millones para obras.

En la conversación de estas horas, que fue pedida por Lacalle Pou a Camy, el líder de Todos se puso a disposición de los dirigentes maragatos para determinar de qué forma podría ayudar a superar el problema.

Problema local.

Los informantes destacaron que la idea de Lacalle Pou fue tratar de mantener el tema "en San José" y que no se proyectara a nivel nacional. La proximidad en el tiempo con el episodio de Bascou en Soriano hizo que desde algunos sectores se lanzaran advertencias de preocupación por la unidad partidaria.

En las próximas horas habrá un encuentro entre el intendente Falero y Camy para tratar de superar un problema político entre ambos sectores blancos que viene desde largo tiempo, incluso desde bastante antes del viaje que Falero realizara a China.

A pesar del encuentro en el Palacio Legislativo donde intentaron limar asperezas, ayer Camy volvió a ser duro con el intendente Falero. En radio Carve dijo que la actitud del intendente maragato, que removió a tres jerarcas de Alianza Nacional en el cargo, "tiene un sesgo autoritario".

El senador dijo que "hace meses" planteó sus discrepancias con la gestión económica que está realizando Falero en la comuna. "Le manifestamos las discrepancias y realizamos algunas alertas del rubro de-partamental en esa materia", subrayó.

Sin embargo, Falero le restó entidad a la situación financiera, al decir a El País que los recursos del préstamo del BROU se destinarían a arreglos viales, salarios y aguinaldos y que, sin ellos, hubiese tenido que postergar obras.

Pero dejó ver su malestar con los dirigentes de Alianza: "Es una solicitud de préstamo a pagar en febrero. Tampoco estoy para que me tomen el pelo. Estoy grande ya", dijo Falero.

RECLAMOS Y REPROCHES

Una interna compleja en San José

El intendente de San José, José Luis Falero y el senador Carlos Camy están enfrentados por la gestión del gobierno departamental. La última Rendición de Cuentas "no cerraba bien. Ya van seis años deficitarios", declaró al portal Ecos la edila de Alian- za, Adriana Etchegoimberry. Según confirmó, el senador Camy se reunía con el jefe comunal periódicamente para tratar de "mejorar la gestión". Falero se molestó con que esto saliera a luz. "No puedo permitir que se quiera desprestigiar a una gestión que ha sido reconocida por la ciudadanía. Están armando una película. No me extraña en el Frente, pero lo de Alianza me llama poderosamente la atención. Si no se ayuda a gobernar cuando el intendente pide una anuencia, no puedo seguir trabajando en equipo. En San José se trabajó siempre sectorialmente. El intendente actual es el que ha dado más participación", dijo a El País.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)